Bramidos independentistas y recortes silenciosos

'Rajoy tiene una táctica definitiva sobre el soberanismo'

"Rajoy -me dice la fuente- sigue la política catalana menos de lo que Mas y los medios de comunicación de la Generalidad pretenden hacer creer. [...] La fuerza política que quiera introducir el derecho a la secesión puede ir a las Cortes y reclamar la reforma de la Constitución. Entonces nos encontraremos ante una reedición del caso Ibarretxe en que el parlamento lo rehusaría por una amplia mayoría y el tema quedaría liquidado".

5 min
Alfons Quintà
Viernes, 20.09.2013 13:01

Semanas después de reunirse secretamente con Rajoy, Artur Mas continúa obrando cómo Hernán Cortés: quemando todas las naves para evitar que nadie se escape de un derrumbe monumental. Él está condenado al fracaso absoluto. Pero como tantos otros demagogos nos quiere arrastrar con él.

En pocos años habrá conseguido liquidar un siglo y medio de catalanismo reformista; Mas lo tiene asumido, me dice un amigo suyo y colaborador. Por lo tanto, actúa con una falta de humanidad que hace estremecer.

Las pruebas saltan a la vista. Mientras Mas va de una obsesión a otra, lo único que avanza es la destrucción moral, económica y política de una Cataluña que había sido vista como modelo de ponderación y hoy lo es de enloquecimiento.

Mas, como ángel exterminador

En una larga conversación telefónica, la fuente aludida me dice: "Para el 25N, Mas quiso propaganda electoral que lo mostrara como un mesías, pero está resultando ser el anticristo o un ángel exterminador, efectuando su cruel tarea de una manera tan cínica que no tiene precendentes en la política catalana o en la española".

Añade: "La realidad de la política catalana es aumentar el proceso de destrozo definitivo de la sanidad pública. Es un paradigma alucinante el hecho de que en tres meses y medio el Hospital Clínico de Barcelona tenga que reducir su gasto en 17,5 millones de euros, mientras que pronto llegará el momento en que, de manera concertada secretamente con el director general del Clínico, se privatizará toda la gestión del que había sido un gran centro público por antonomasia".

Este tema ha sido silenciado por los medios progubernamentales y presentado de manera falaz por otras. Habrá que dedicarle una atención amplia, en un marco complejo y claro, consistente en recordar que Mas y Boi Ruiz en 2013 ya han recortado la sanidad pública catalana en 500 millones de euros. Lo han tapado con discursos milenaristas sobre el brillante futuro que espera a los catalanes. Más maldad sería imposible.

Rajoy, nada angustiado

Hablo con una fuente madrileña con acceso a la Moncloa. Le pido si Rajoy sigue el delirante día a día de Mas y ve como este está sólo buscando formas de tensionar una situación que, con el encuentro entre ellos, parecía que se tenía que enfriar:

"Rajoy -me dice la fuente- sigue la política catalana menos de lo que Mas y los medios de comunicación de la Generalidad pretenden hacer creer. Visto desde un punto de vista constitucional, el tema es muy simple. La fuerza política que quiera introducir el derecho a la secesión puede ir a las Cortes y reclamar la reforma de la Constitución. Entonces nos encontraremos ante una reedición del caso Ibarretxe en que el parlamento lo rehusaría por una amplia mayoría y el tema quedaría liquidado. Si, en cambio, Mas opta por la vía de hecho, quien obrará será el Tribunal Constitucional, con el mismo resultado, prohibiéndola. La orden sería ejecutada sin ninguna dificultad".

Respecto a una consulta con varias preguntas y también varias respuestas, la fuente me dice que fue una sugerencia de UDC, "que hoy por hoy no ha provocado ningún interés en Rajoy ni en Rubalcaba. Los partidos constitucionales no harán nada que los pueda hacer pasar por blandos en la defensa de la Constitución".

Le digo que finalmente quedará claro que las principales víctimas de las preocupaciones de Mas seremos los propios catalanes, a quienes unos planteamientos surrealistas e imposibles habrán tapado un pésima gestión de CDC, así como la eliminación del Estado del bienestar y de la comunicación libre. Me contesta: "Seguramente, tienes razón".

Escocia, ¿como ejemplo? Quizás sí

Hablo con un antiguo dirigente de CDC que ha dejado el partido por su corrupción. Él no es corrupto ni independentista. Me expone un criterio muy interesante. Cree que Rajoy hace muy bien no oponiéndose frontalmente a la consulta y admitiendo el diálogo. Me dice que "si David Cameron se hubiera opuesto a una consulta en Escocia, quizás ahora los escoceses no estarían tanto en contra de la independencia. El hecho que se planteara como una posibilidad ha hecho que los escoceses valoraran los pros y los contras. En consecuencia, han optado masivamente (según las encuestas, en la orden de un 60% o más) por continuar dentro del Reino Unido, porque creen que esto les beneficia más".

Mi fuente cree que los que fallamos somos los catalanes, porque en dos años Mas ha demostrado ser un desastre y un inmoral, capaz de todas las villanías para mantenerse en el poder. De ERC opina todavía cosas peores. Le digo que un alto dirigente del PSC me manifestó hace poco, refiriéndose al periodo del tripartito, que "nuestro gran error fue gobernar con ERC, que es un partido con quién es imposible pactar nada".

Se puede invocar como atenuante la existencia de TV3 y todo un marco mediático subvencionado capaces de neutralizar la formación de una opinión pública normal y racional. Es un factor de gran importancia. Aun así, el talón de Aquiles de Mas y de CDC es la incapacidad de gestionar nada, para estar cegados por el poder en si mismo. ¿Cómo puede ser que haya quien todavía no lo tiene claro?

Comentar