Barroso recuerda que para entrar en la UE se necesita el visto bueno de todos los países

El presidente de la Comisión Europea no opina sobre las reivindicaciones secesionistas en Cataluña y Escocia y las encuadra en los respectivos marcos legales de España y Reino Unido, respectivamente. Barroso insiste, solo unas horas después de la Via Catalana, en que los nuevos estados que quieran formar parte de la UE necesitan pedir el ingreso y que ninguno de los actuales miembros lo veten.

2 min
José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea
Redacción / Agencias
Sábado, 14.09.2013 12:20

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha vuelto a recordar que para el ingreso en la Unión Europea (UE) se necesita, obligatoriamente, el visto bueno de "todos los estados miembros", tal y como figura en el Tratado de la Unión Europea.

Unas horas después de la celebración de la Diada y la Via Catalana cap a la Independència, reivindicación secesionista respaldada por la Generalidad de Cataluña, el máximo responsable de la Comisión Europea ha señalado -como ya hiciera tras la Diada de 2012- que este es un asunto interno de España.

Pese a la prudencia y la diplomacia que caracterizan a Barroso, ha explicado que la "doctrina legal" que marca el Tratado de la UE es "clara" al indicar que este club es un conjunto de estados, por lo que "si hay un nuevo Estado, este Estado debe postularse para su adhesión y se deberían llevar a cabo negociaciones para su entrada".

Las reglas se aplicarían a "cualquier Estado" porque son las normas sobre integración de los textos comunitarios y "hay que asegurar que estas reglas se respetan", ha añadido el político portugués.

En el marco de la Constitución

En una entrevista para la televisión Euronews, este jueves, Barroso ha indicado que conoce "muy bien" Cataluña y Escocia, y que como presidente de la Comisión Europea no puede "expresar una opinión" sobre las exigencias secesionistas, ya que les compete "a los países de los que forman parte decidir" y no es competencia del presidente de la Comisión Europea.

Por este motivo, la Comisión Europea no tiene previsto llevar a cabo ningún análisis legal ni oficial sobre posibles consecuencias de la secesión de una parte de un Estado miembro. Salvo que lo solicite el Gobierno de uno de los estados.

Barroso ha recordado, una vez más, que el debate sobre la independencia de cualquier parte de un país de la UE debe llevarse a cabo dentro de ese Estado miembro en el marco de los instrumentos constitucionales que existen.

Comentar