Campaña de Convivencia Cívica para exigir el bilingüismo escolar a la consejera Rigau

Empieza el curso escolar y la entidad cívica facilita a los padres que lo deseen un escrito para que la Consejería de Enseñanza cumpla las sentencias de los tribunales que obligan a la Generalidad a aplicar la conjunción lingüística en las aulas. Convivencia Cívica, que defiende el bilingüismo equilibrado, asesora a los padres que quieran que sus hijos tengan las dos lenguas oficiales de Cataluña como vehiculares.

4 min
Campaña de Convivencia Cívica Catalana a favor del bilingüismo escolar
Daniel Tercero
Martes, 17.09.2013 12:25

Coincidiendo con el inicio del curso escolar de este año, Convivencia Cívica Catalana ha puesto en marcha una campaña dirigida a los padres con niños en edad escolar para que soliciten ante la Consejería de Enseñanza la educación bilingüe, en español y catalán, tal y como permite y obliga la ley.

Este lunes, la entidad que preside Francisco Caja ha iniciado una campaña titulada "Sí al uso equilibrado de nuestras dos lenguas" que tiene como objetivo "promover el bilingüismo en los centros educativos catalanes" y "proporcionar la información y los medios para que los padres que lo deseen puedan solicitar una enseñanza bilingüe para sus hijos".

Lejos de lo que desde la Generalidad y los partidos políticos contrarios al bilingüismo en las escuelas anuncian, la entidad cívica no defiende la escolarización exclusivamente en español sino que exige, en cumplimiento de lo que han establecido los tribunales, que la Consejería de Enseñanza, en manos de Irene Rigau (CiU), establezca un sistema de conjunción lingüística con las dos lenguas oficiales de Cataluña como vehiculares en las escuelas.

"En lugar de la inmersión monolingüe"

Convivencia Cívica Catalana ha recordado, en un comunicado, que los padres "tienen derecho a solicitar una educación bilingüe con una presencia equilibrada de la dos lenguas oficiales, en lugar de la inmersión monolingüe con todo solo en catalán".

Con la campaña que se ha puesto en marcha, desde la asociación se quiere facilitar la tarea a los padres a la hora de dirigirse ante la Consejería. Así, los padres de los alumnos que lo deseen pueden rellenar un formulario -disponible en la web de Convivencia, también en catalán- en el que se solicita de una manera "respetuosa" la escolarización en bilingüe.

Desde la asociación han insistido en que, si Cataluña es bilingüe, "le debe corresponder, por sentido común y por respeto a todos, una escuela también bilingüe, donde ninguna de las dos lenguas sea despreciada y tratada poco menos que como un idioma extranjero".

Convivencia defiende que el bilingüismo "es más enriqucedor" que el monolingüismo y sostiene que los niños que aprenden en las dos lenguas, con unas asignaturas en un idioma y otras, en otro, de forma equilibrada, "es algo positivo para su desarrollo educativo y su futuro profesional".

Por ello, la inmersión lingüística obligatoria exclusivamente en catalán es un sistema discriminador, excluyente, contrario a la cohesión social, genera desigualdad y "contrario a la voluntad de la mayoría" de los ciudadanos de Cataluña, según las encuestas, en opinión de la entidad.

Rigau: "No soy una prevaricadora"

Sobre este aspecto fue preguntada hace unos días Rigau. El viernes pasado, entre el inicio del curso de los más pequeños y el de los alumnos de Secundaria, la consejera de Enseñanza aseguró que, sin tocar la inmersión lingüística, algunos colegios "utilizan el castellano como lengua vehicular en algunas materias".

Por primera vez, Rigau ha admitido que los centros pueden -y deben, según los tribunales- ofrecer materias no lingüísticas en español (e inglés), lo que deja sin efecto en la práctica la inmersión lingüística tal y como se ha ido aplicando en los últimos años, es decir, con el 100% de las asignaturas no lingüísticas en catalán.

Rigau, que se mostró contraria a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) -e incluso señaló que no piensa cumplirla-, norma que está ahora mismo en comisión parlamentaria en el Congreso, mantiene sin embargo que el catalán sea la única lengua vehicular de las escuelas, una decisión que también ha sido enmendada por los tribunales en diferentes sentencias.

Preguntada -en TV3 y en la Cadena Ser, en desconexión para Barcelona- por si podría acabar siendo juzgada por prevaricación, en tanto que no está aplicando la conjunción lingüística en todo el sistema escolar, la consejera dijo que: "No soy una prevaricadora y lo puedo demostrar con las sentencias".