CDC lanza una campaña para convencer de los beneficios de "la disolución" de España a los catalanes procedentes del resto del país

Con la independencia, la formación nacionalista promete mejores pensiones e infraestructuras; seguir en la UE; que el Barça seguirá jugando la liga española; que Cataluña será el séptimo país más rico de la UE; y que el paro bajará a la mitad en cinco años, entre otras cosas. Toda la campaña está editada en riguroso bilingüe: catalán y castellano.

4 min
Campaña de CDC para convencer a los catalanes procedentes del resto de España de los supuestos beneficios de la secesión
Alejandro Tercero
Domingo, 15.09.2013 12:01
"Orgulloso de sus orígenes. Orgulloso de Cataluña". Este es el lema de la campaña que CDC ha presentado este sábado y que tiene como objetivo convencer a los ciudadanos catalanes procedentes del resto de España de las supuestas bondades que les aportaría la independencia de Cataluña.

Según han explicado al alimón el secretario de Organización del partido, Josep Rull, y el vicesecretario general de Coordinación Institucional, Lluís Corominas, la campaña apela a catalanes "de todos los orígenes", está enfocada fundamentalmente a los indecisos, y durará "hasta que los catalanes puedan" votar en una consulta secesionista.

"Cataluña es un solo pueblo, al margen de las raíces y de los orígenes de cada uno", han indicado, en contraposición a "los profetas del miedo", que "quieren hacer de la cuestión actual una confrontación de identidades y dividir".

Interminable lista de supuestos beneficios

Los argumentos de la campaña se recogen en la web queganoyoconelestadopropio.cat. En ella se muestran todo tipo de mensajes propagandísticos sobre los beneficios de una hipotética independencia de Cataluña, que supondría, según aseguran textualmente, "la disolución de España".

Entre esos beneficios destacan promesas como que "las pensiones estarán aseguradas" y "podrán ser mejores"; "podremos superar los obstáculos actuales en el acceso a la vivienda"; Cataluña "contaría con unas infraestructuras más potentes"; los ciudadanos tendrían "doble nacionalidad", española y catalana; Cataluña "seguirá formando parte de la Unión Europea" y del Espacio Schengen; "la relación con el pueblo español será de total normalidad"; "habrá total libertad de circulación para las personas, los bienes y los capitales" con el resto de España; Cataluña "será el séptimo país más rico de la UE, con una renta per cápita de 30.416 euros"; y "los equipos catalanes podrán seguir jugando en la Liga de Fútbol Profesional".

La campaña subraya que "Cataluña, que desde hace años tiene prácticamente todas las competencias en salud, ha sabido diseñar y gestionar un sistema sanitario de excelencia, a pesar de los obligados ajustes causados por la crisis y el ahogo económico al que nos somete el Estado".

Y asegura que "la creación de puestos de trabajo vendrá de la mano de la recuperación económica y del simple hecho de que Cataluña ponga fin al expolio fiscal que sufre lo que permitirá aumentar inversiones, rebajar la presión fiscal a empresas y personas y mejorar prestaciones sociales". Según CDC, esto tendrá un efecto cuasi milagroso: "Así, el primer año el paro podría reducirse en un 10%, hasta llegar a una tasa de entre el 12% y el 15 % en un plazo de cinco años".

Campaña en riguroso bilingüe

Sin embargo, el aspecto más sorprendente de la campaña es el repentino apego por el bilingüismo que muestra la formación nacionalista. "No importa si tu lengua materna es el castellano, el gallego o el catalán", reza el mensaje principal.

Y es que tanto el material gráfico como la página web se ha editado rigurosamente en catalán y en castellano. Algo insólito, sobre todo si se tiene en cuenta que CDC es uno de los partidos más beligerantes contra el bilingüismo escolar, pese a que así lo han ordenado numerosas sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional.

Otro de los lemas utilizados en la campaña indica: "No importa si tus raíces están en Cataluña, en Andalucía o en Aragón". En este caso, los responsables de comunicación de CDC parecen haberse olvidado de las palabras del presidente de la Generalidad, Artur Mas, de hace dos años, cuando en un pleno del Parlamento autonómico no dudó en mofarse del acento de los niños andaluces y gallegos; o cuando el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, acusó a los jornaleros andaluces de pasarse todo el día "en el bar de su pueblo". En todo caso, según asegura CDC, "con el Estado propio, todos ganamos".

Comentar