El Consejo Catalán del Deporte concedió 40 millones en subvenciones 'a dedo' en 2010

La Sindicatura de Cuentas denuncia que el organismo autonómico, entonces dependiente de Carod-Rovira, "no ha cumplido adecuadamente la legalidad en la concesión y en la gestión de las subvenciones". La lista de irregularidades detectadas es innumerable.

3 min
Ivan Tibau (CiU) durante la toma de posesión como secretario general del Deporte de la Generalidad, relevando a Anna Pruna (ERC), en enero de 2011
Redacción
Viernes, 27.09.2013 12:46

El Consejo Catalán del Deporte concedió "todas las subvenciones" correspondientes al año 2010 -39.455.009 euros - "de forma directa, sin ninguna convocatoria pública y sin acreditar las razones de interés público, social, económico o humanitario" que exige la ley para estos casos.

Esta es la principal ilegalidad detectada por la Sindicatura de Cuentas de Cataluña en un informe hecho público este jueves que analiza el ejercicio 2010. Entonces, el Consejo Catalán del Deporte dependía de la Vicepresidencia de la Generalidad, en manos de Josep Lluís Carod-Rovira (ERC).

La institución fiscalizadora concluye de forma contundente: "El Consejo Catalán del Deporte no ha cumplido adecuadamente la legalidad en la concesión y en la gestión de las subvenciones en el ejercicio 2010" . Y advierte de que las subvenciones directas sólo pueden otorgarse en "casos excepcionales" .

Innumerables irregularidades

La lista de irregularidades es larga y variada: la contabilidad financiera "no expresa de forma razonable la imagen fiel" y "no contiene la información necesaria y suficiente para su adecuada comprensión e interpretación"; el organismo autonómico "no dispone de un inventario de su inmovilizado completo y adecuadamente valorado, ni de un registro contable de los bienes que tiene cedidos o adscritos de distintas administraciones", y "no ha habilitado los medios personales y materiales adecuados para cumplir la función inspectora, contrariamente a lo dispuesto en la normativa", entre otras cuestiones.

La Sindicatura también denuncia que la entonces presidenta del Consejo Catalán del Deporte, Anna Pruna, firmó subvenciones directas por menos de 300.000 euros cada una hasta un montante total de 21.543.863 euros, cuando, por ley, debería haberlo hecho el consejero responsable, esto es, Carod-Rovira.

El informe detecta la concesión de subvenciones por 1,5 millones que ni siquiera habían sido solicitadas por los beneficiarios, tal como exige la normativa. Y se entregaron subvenciones para realizar actividades que, en realidad, son competencia del Consejo Catalán del Deporte .

La Sindicatura también ha detectado múltiples casos en que los beneficiarios no justificaron las actividades subvencionadas. E, incluso, se pagaron facturas justificativas de subvenciones procedentes de empresas que no eran los titulares de la subvención.

Competir internacionalmente bajo la bandera de Andorra

La independencia de Cataluña en el ámbito deportivo fue uno de los principales objetivos del tripartito, un propósito que mantiene el actual Ejecutivo autonómico, en manos de CiU.

Para conseguirlo, la Generalidad lleva años destinando a ello ingentes cantidades de dinero público. La Plataforma Pro Seleccions Esportives ha sido una de las entidades más beneficiadas.

Con Artur Mas al frente de la Generalidad, la estrategia se ha centrado en subvencionar las federaciones de deportes minoritarios aceptados en federaciones internacionales.

De hecho, Mas nunca ha escondido sus intenciones. Basta recordar que, durante la precampaña de las elecciones autonómicas de 2003, cuando ejercía como consejero en Jefe de la Generalidad, no descartó negociar con el Gobierno de Andorra para que los deportistas catalanes pudieran participar en las competiciones internacionales bajo la bandera del país vecino. El Ejecutivo andorrano mostró su perplejidad ante tal ocurrencia.