El Rey volverá a ser operado en dos meses

Tras una operación "exitosa", el Rey tendrá que someterse a una segunda operación, en que le implantarán la prótesis definitiva. El equipo médico aconseja que el monarca reduzca su actividad.

2 min
Robert Trousdale (izquierda) y Miguel Cabanela (derecha), durante la rueda de prensa posterior a la operación del Rey
Redacción
Miércoles, 25.09.2013 08:38

El Rey será operado de nuevo después de que este martes por la noche se le haya extraído la prótesis de cadera infectada y colocado una provisional. Miguel Cabanela, responsable del equipo médico del Hospital Quirón de Madrid, ha descartado que el monarca pueda asistir el 12 de octubre a los actos de celebración del Día de la Hispanidad.

Cabanela, en declaraciones a los medios de comunicación, tras la operación, que ha durado unas cicno horas, ha asegurado que esta primera operación se ha saldado con éxito, y ha explicado que Juan Carlos I estará sujeto al suministro de antibióticos por vía intravenosa, al menos durante seis semanas.

Al término de este periodo de recuperación, se le realizarán nuevas pruebas para valorar cuándo podrá someterse a una segunda operación. Todo apunta, según los médicos, que la segunda operación se llevará a cabo de aquí a ocho semanas.

Una agenda "limitada"

El cirujano, que ha estado acompañado por el también especialista de la Clínica Mayo de Minnesota, Robert Trousdale, y por el traumatólogo que le instaló la primera prótesis, Ángel Villamor, ha asegurado que la próxima será una operación de "riesgo mucho menor".

Los médicos han informado de que, pese a la "enorme cantidad de células" afectadas por la infección, ni la parte alta de la pelvis ni el fémur apenas se han dañado. El equipo médico sí ha advertido, sin embargo, de que la agenda de trabajo del Rey "siempre será un poco limitada".

Juan Carlos I se rompió la cadera en abril al sufrir una caída durante una cacería de elefantes en Botsuana. Un accidente que levantó una fuerte polvareda mediática y criticas desde parte de la opinión pública y los medios de comunicación, por el hecho de que la cacería se produjo en un contexto de crisis y de recortes presupuestarios, y porque el viaje del monarca a África trascendió solo tras el accidente.