La asociación se presenta en Barcelona

Federalistes d'Esquerres no ve posible una consulta sin modificar la Constitución

La nueva asociación presenta este miércoles sus propuestas federalistas. Coll, Valls, Cruz y Villarejo las han avanzado en una rueda de prensa.

4 min
Joaquim Coll, Carme Valls, Manuel Cruz y Carlos Jiménez Villarejo, este miércoles en rueda de prensa al Ateneo Barcelonès
Carles Bellsolà
Miércoles, 25.09.2013 16:30

"No hay ninguna razón moral para la secesión. Hay problemas, pero no los podemos convertir en dramas". Así ha hablado este miércoles el historiador Joaquim Coll, miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL, y uno de los principales impulsores de la plataforma Federalistes d'Esquerres, acompañado por otros tres destacados nombres de la asociación: el filósofo Manuel Cruz, la expresidenta de Ciutadans pel Canvi, Carme Valls, y el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo.

En rueda de prensa en el Ateneu Barcelonès, donde esta tarde se celebra la conferencia de presentación de Federalistes d'Esquerra, los cuatro han dejado muy claro el objetivo de la asociación: promover "el debate" sobre el federalismo, pero sin pretender "decir a los partidos lo que tienen que hacer", en palabras de Cruz. Y los cuatro también han coincidido en rechazar la posibilidad de celebrar una consulta sobre la independencia sin modificar antes la Constitución.

"Sin reforma constitucional veo imposible plantear la consulta", ha analizado Villarejo, que ve tres motivos principales. En primer lugar, que la Constitución actual deja bien claro que cualquier referéndum se tiene que convocar en ámbito "de todo el Estado". En segundo lugar, que estos son siempre "consultivos". Y en tercero, y no menos importante, que el texto constitucional fija claramente que la pregunta se tiene que poder responder "con un sí o un no".

En una línea parecida se ha expresado Coll, para quién "cualquiera consulta independentista" se tiene que celebrar después de reforma la Constitución, porque "no es posible legalmente" una Cataluña independiente con el texto de 1978. Y aun ha ido más lejos cuando ha razonado que "la consulta" sobre el futuro de Cataluña será el futuro referéndum por la reforma de la Constitución que pide Federalistas d'Esquerres. Sólo en ese momento Coll se mostraría abierto a "abrir el proceso de la secesión", si una "mayoría de catalanes" rechazara la reforma constitucional. "De esta crisis, el Estado o se rompe o sale fortalecido", ha concluido.

Los federalistas del resto de España

Especial acento ha puesto Carme Valls en rechazar la idea, común entre el soberanismo, de que en el resto del país "no hay federalistas". La exdiputada ha recordado la última encuesta del CIS, según la cual "entre un 30 y un 40%" de españoles apoyan la opción federal, y ha señalado que este dato no se conocía "porque no se les habían preguntado nunca".

"Se confunde la parte con el todo", ha insistido Valls, que se ha esforzado también en distinguir entre " un partido, el PSOE, que dice que sí quiere una reforma federal", y otro "que tiene la mayoría absoluta", que es "quien nos está oprimiendo y que recogió firmas contra el Estatut", y que no se plantea tocar la Constitución porque "la han sacralizado".

Y aun ha lanzado otra idea Valls. Que "la España real ya es federal". Una "España real" que ha identificado con las organizaciones articuladas de forma "horizontal", sean científicas, culturales, o incluso deportivas. En este sentido, y a su parecer, lo que faltaría ahora es poner de acuerdo el España real con el oficial.

Villarejo no ve "legitimidad" en CiU

Más agresivo ha sido Villarejo, que ha dedicado buena parte de su tiempo a criticar "el error mayúsculo" de la declaración de soberanía que aprobó el Parlamento autonòmico en enero, a criticar la falta de "pluralidad" que ve en el debate sobre la independencia -"parece que ya esté dada por hecha la consulta, y dado por hecho el resultado-, y especialmente, a criticar a CiU y sus aliados de ERC. "Al Gobierno [autonómico] le falta una evidente legitimidad democrática", ha opinado, aduciendo que el ejecutivo de Artur Mas "ha roto la cohesión social" con los recortes.

"Es indignante plantear la independencia cuando en 35 años la Generalitat no ha podido aprobar una renta básica de ciudadanía", ha continuado. También ha señalado que CiU ha votado junto al PP en "17 de 27 veces" posibles en esta legislatura. Incluyendo la reforma laboral. "¿Quién son ellos para hablar de independencia ni de nada?", se ha preguntado.

Pero también ha habido críticas para los teóricos compañeros de viaje. Concretamente, por parte de Cruz, que ha destacado -sin dar nombres- que alguno de los partidos catalanes de tradición federal "a estas alturas del partido todavía no sepa qué hacer" en una consulta. Y no menos penetrante ha sido su siguiente dardo: "No siempre podemos coincidir con lo que dicen los partidos presuntamente federalistas".

Comentar