ICV-EUiA quiere un "Estado propio federal, confederal o directamente independiente"

Joan Herrera y Artur Mas han protagonizado este jueves un turno de réplica con un guión muy claro: divergencia en cuanto a las cuestiones sociales, acuerdo casi total sobre todo lo relacionado con la consulta por la independencia.

5 min
Herrera, conversando en el Parlamento autonómico este jueves con el presidente de la Generalidad, Artur Mas, y el consejero de Interior, Ramon Espadaler
Carles Bellsolà
Jueves, 26.09.2013 18:43

El colíder de ICV-EUiA, Joan Herrera, ha hecho hoy un discurso con dos caras muy diferenciadas en el Debate de Política General del Parlamento autonómico. Por un lado, ha mostrado un claro apoyo al Gobierno autonómico de Artur Mas en su camino hacia el referéndum por la independencia, sólo con reproches puntuales y formales. Por otro lado, en cambio, ha sido extraordinariamente duro con Artur Mas -y con sus socios de ERC- en cuanto a la política social.

"El autonomismo ya no crea consenso en Cataluña", ha empezando diciendo Herrera, que incluso se ha se ha mostrado ligeramente más decantado hacia el soberanismo que en otras ocasiones cuando ha declarado que, partiendo de su "tradición federalista", quiere un "Estado propio que puede ser federal, confederal o directamente independiente". Un objetivo para el que ICV-EUiA tiene un camino claro: la consulta.

"Yo quiero consulta", ha dejado claro Herrera. Y ha precisado que nunca ha puesto palos en las ruedas en cuanto a la fecha, porque nunca ha "discutido si en 2014 o en 2015". Pero sí ha aportado una exigencia: que esta consulta se celebre "cuando antes mejor y en las mejores condiciones". Por eso, y en el (breve) capítulo de las críticas, Herrera ha señalado que, desde que arrancó el proceso hacia la consulta, CiU y ERC "sólo han hecho dos declaraciones", y que esto es "poca cosa".

Herrera ha rechazado las soluciones unilaterales tomadas desde Cataluña. "Creo más en la vía de Quebec que en la vía báltica", ha dicho. Y ha hecho un símil del mundo de los videojuegos para pedir que, en el proceso, "no nos pasemos ni una sola pantalla". En este sentido, Herrera ha pedido un "debate impecable" previo al referéndum, rechazando los "escenarios catastrofistas", y ha puesto el ejemplo de las predicciones sobre el futuro de una Cataluña independiente fuera de la UE, como también los argumentos independentistas sobre el déficit fiscal.

Insta a ERC a "no mirar hacia otro lado" en los recortes

Muy diferente ha sido el discurso y el tono de Herrera en cuanto a los recortes. De entrada, se ha dirigido a los "amigos de ERC", indicando que "los elementos positivos" que los independentistas incorporaron en el pacto de Gobierno no han salido adelante", mientras que sí han salido adelante "los recortes". "No miréis a otro lado", les ha pedido. Y se ha vuelto a referir a ello en la contraréplica, apelando directamente al líder independentista, Oriol Junqueras:

"Oriol, quiero a Cataluña, pero no me fío en absoluto del Gobierno de Convergència. Las políticas injustas que hacen en Madrid son las que harían aquí si tuvieran las competencias".

Un tono amable que ha abandonado completamente cuando se ha dirigido a Mas, de quien ha señalado que, en su discurso de ayer "no mencionó la palabra desigualdad". Herrera ha acusado a CiU no sólo de los recortes practicados directamente por la Generalidad, al "no hacer política de ingresos", sino de haber sido "siempre" la "voz amiga" de los Gobiernos del PP y del PSOE en sus políticas de ajustes.

El líder ecosocialista ha cargado contra las privatizaciones, opinando que "no son eficaces", pero que permiten que "haya quienes hace mucho, mucho negocio". "Ustedes se están cargando el contrato social europeo", ha llegado a decir. Y añadiendo que "decir que no hay alternativas" a las políticas de recortes "es atentar contra la democracia".

Herrera también ha hecho una breve, pero dura, alusión a los escándalos de corrupción. Ha explicado que no sólo hay "corruptos", sino también "corruptores". Y ha aludido directamente a CDC cuando ha explicado que "el caso Palau no es una anécdota ni un caso puntual, sino una implicación estructural del partido mayoritario de Cataluña en un caso de financiación ilegal".

Mas replica con el freno echado

Como ya es habitual últimamente cuando se dirige a ICV-EUiA -un aliado en cuanto al referéndum, pero en ningún caso un rival electoral-, la réplica de Mas ha sido notablemente suave, en el contenido y, sobre todo, en el tono.

En cuanto a la crítica de Herrera a los recortes, Mas se ha defendido con un argumento muy concreto: que hay "dos formas de cargarse" el Estado del bienestar. Por un lado, "no creer en él", según Mas. Por otro, "considerar que la prestación de servicios no tiene nada que ver con el hecho de si hay recursos o no".

En este sentido, ha lanzado una -muy leve y muy matizada- crítica a la herencia del tripartito, del cual formaba parte ICV-EUiA. Mas ha asegurado que "si hemos apretado tanto" con los recortes es porque "la situación de partida" era mala. Añadiendo la precisión de que parte de la culpa también era debida a la crisis y al "déficit fiscal", y añadiendo incluso una disculpa: "Si ustedes consideran que esto es una crítica excesiva les pido disculpas".

Y si Mas ha sido suave con Herrera en cuanto a la política social y económica, en cuanto al posible referéndum por la independencia ha coincidido directamente en todo: "Suscribo lo que ha dicho usted, me ha parecido muy correcto, razonable, coherente", ha dicho Mas. Precisando que también coincide con Herrera en preferir "el modelo de Quebec al modelo báltico", y que el Estado propio es una oportunidad para "hacer un país mejor". "En este sentido nos podemos entender y podemos hacer cosas buenas", ha cerrado Mas.