Las corridas de toros dan un paso más para convertirse en Bien de Interés Cultural

El Congreso rechaza las enmiendas a la totalidad y ahora debatirá sobre enmiendas parciales. De ahí, si se aprueba el texto, pasará al Senado. El PSOE se abstiene en varias votaciones y apoya la propuesta de CiU, que pedía rechazar la propuesta de ley por invasión competencial de las CCAA.

5 min
Corrida de toros
Redacción / Agencias
Jueves, 26.09.2013 20:28

El pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado, este jueves, las enmiendas de totalidad con texto alternativo presentadas por la Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA, CHA), CiU, UPyD, ERC y Compromís a la proposición de ley para la regulación de la fiesta de los toros como Bien de Interés Cultural defendida por el PP a propuesta de una ILP.

La enmienda de la Izquierda Plural ha sido rechazada por 32 votos a favor, 179 en contra y 107 abstenciones. La de ERC con 31 votos a favor, 182 en contra y 105. El texto presentado por Compromís, 31 votos a favor, 178 en contra y 107 abstenciones. Y las enmiendas de CiU y UPyD han sido rechazadas con 132 votos a favor, 181 en contra y 3 abstenciones y 6 votos a favor, 313 en contra, respectivamente.

De esta manera, la proposición de ley para que la fiesta de los toros sea declarada Bien de Interés Cultural ha superado un nuevo trámite parlamentario, tras su paso por comisión.

Un Wert conciliador

En el pleno, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (PP), ha utilizado un tono conciliador haciendo una defensa sosegada de las corridas de toros y llamando al consenso para "encontrar una fórmula pacífica en la que todos salgamos contentos".

En esta línea, Wert ha señalado que "es perfectamente posible llegar a puntos en común que satisfagan a las CCAA, así como que el Estado pueda ejercer también los que constitucionalmente crea oportunos para garantizar y proteger una actividad que no sólo goza del arraigo histórico y cultural, sino que posee también un gran componente económico y turístico".

Sin embargo, los distintos diputados de los grupos de la oposición se han mostrado muy críticos con esta reforma legislativa. Joan Baldoví, de Compromis-Equo, ha asegurado que la fiesta de los toros debería "ilegalizarse" por ser "una matanza que forma parte del pasado más arcaico".

Olaia Fernández Dávila, del BNG, ha mostrado su "apoyo total" a las enmiendas de devolución para la regulación de una actividad que considera "ancestral y bárbara". Y para Alfred Bosch (ERC) este proyecto de ley quiere "turbar la paz de todo lo que se consiguió hace dos años y un día en el Parlamento [autonómico] catalán", cuando este prohibió las corridas de toros en Cataluña.

ICV-EUiA: una práctica "violenta"

Pese a estas intervenciones, la más dura ha sido la de Laia Ortiz, de ICV, quien ha considerado lo taurino como "una actividad que busca exaltar un patriotismo trasnochado que divide España" y ha asegurado que con el texto "se coarta la libertad" de las CCAA; y es "indigno" que se pretenda destinar dinero a una práctica "violenta" con la que se haría el "ridículo internacional" en la UNESCO.

Por su parte, la diputada de CiU Montserrat Surroca ha señalado -en la línea de ERC- que esta iniciativa del PP surge como "respuesta" a la prohibición del Parlamento autonómico y se ha ceñido a argumentos únicamente competenciales. "Son las autonomías, y no el Estado, las que tienen la exclusividad competencial para la regulación de los toros, por lo que esta proposición de ley es una ejemplificación folclórica para imponer un modelo único de centralización", ha añadido.

También desde el PNV, por boca de Joseba Agirretxea, se ha criticado la propuesta, al asegurar que "en Euskadi habrá toros o no, en función de lo que decidamos en nuestro Parlamento [autonómico]".

Propuesta novedosa de UPyD

El portavoz del PSOE en estos temas, José Andrés Torres Mora, ha adoptado una posición "templada", de "no promover ni prohibir", aunque instando al Gobierno a que sea "valiente" y busque argumentos "de peso" para defender una disciplina sobre la cual, ha recordado, "no ha habido ninguna enmienda que pida su prohibición".

La novedosa enmienda de UPyD, rechazada ampliamente, proponía que la tauromaquia no sea declarada Bien de Interés Cultural, "ya que esta figura conlleva unas subvenciones", sino Patrimonio Cultural Inmaterial, algo "más adecuado dentro de nuestro ordenamiento jurídico". Toni Cantó ha pedido "la creación de un inventario de bienes inmateriales españoles, sin subvención, donde tiene cabida la tauromaquia, como ya ocurre en Francia, y que sea la propia sociedad la que decida, con su presencia o no, su futuro".

Finalmente, el paso adelante mostrado por el Congreso lo ha representado el portavoz en esta materia del PP, Juan Manuel Albendea, además, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso, quien ha mostrado su rechazo a todas las enmiendas, especialmente las de Izquierda Plural, ERC y Compromis, ya que suponen, en su opinión, un "atentado ecológico, económico, cultural, lingüístico, a las tradiciones y a la libertad".

Protección pública

Una vez rechazadas las enmiendas de totalidad esta proposición de ley, procedente de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) cuya toma en consideración fue aprobada por el Congreso, continúa su tramitación en la Comisión de Cultura, que estudiará las enmiendas al articulado y elaborará el dictamen que será enviado al Senado.

Esta proposición de ley propone que los poderes públicos, de conformidad con lo dispuesto en la Constitución en relación con el patrimonio cultural y económico de España, velarán por la promoción y desarrollo de la fiesta de los toros. Para ello, fomentará y protegerá los espectáculos, creará materias universitarias para su estudio y realizará el desarrollo legislativo necesario para que los menores de edad puedan acceder a su conocimiento,