Mas, aislado como nunca

Queda muy claro que la última maniobra de Mas, consistente en ver secretamente a Rajoy, no ha inaugurado un período de apaciguamiento de nada. Más bien lo contrario, han surgido multiplicidad de matices, cosa lógica porque aquel encuentro se llevó a cabo en un marco de confusión, o, para decirlo más llanamente, de "pasar el rato".

4 min
Oriol Junqueras y Artur Mas
Alfons Quintà
Martes, 17.09.2013 02:22

Por primera vez, en CDC hay un grupo de dirigentes ultrarradicales dispuestos a enfrentarse a Mas si este acepta formular una consulta con más de una pregunta o con más de una respuesta, como han reconocido públicamente el dirigente de UDC Josep Antoni Duran i Lleida y la vicepresidenta de la Generalidad, Joana Ortega.

Duran conoce bien este dilema. Por eso no deja de referirse a la posible multiplicidad de preguntas y de respuestas.

En cambio, tanto ERC como los talibanes de CDC (Homs, Rull, Turull, Forn) creen que sólo tiene que haber una pregunta y dos posibles respuestas. Optar por una alternativa o por otra lo cambia todo.

Multiplicidad de respuestas

La fuente de CDC que me informa añade: "La dirección central del PP está totalmente al corriente de la disyuntiva. Ha manifestado que nunca aceptará que la pregunta sea '¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente? ¿Sí o no?'. Imaginárselo es soñar despierto. Duran sabe que sobre la multiplicidad de respuestas Rajoy fue contundente. Nadie le puede desmetir. Por eso lo pone de relieve, mientras que Mas lo esconde".

La fuente añade: "Mas está más aislado que nunca y paradójicamente reclama que todo el mundo le siga. Es de locos". Según la fuente, Rajoy ha quedado sorprendido e irritado de la reacción de Mas a su carta. Creía que comenzaría un período de moderación verbal y no ha sido así.

En la Moncloa se pone de relieve que las dos entrevistas, efectuadas por sorpresa, a dos dirigentes de países bálticos hayan sido efectuadas por la agencia de noticias de la Generalidad, controlada estrechamente como medio de mera propaganda o, en este caso, de provocación infantil.

La Unión Europea, diciendo lo de siempre

El tiro les ha salido por la culata, dado que, una vez más, la Unión Europea ha vuelto a repetir que una secesión implicaría la salida de este organismo.

Sin temor a dar risa, TV3 ha informado diciendo que esta reiteración era debida a una presión del Gobierno español. Quizás no saben que la Europa unida nació en Roma en 1953 y fue remodelada en Lisboa el 2007, siempre como una unión de estados.

Queda muy claro que la última maniobra de Mas, consistente en ver secretamente a Rajoy, no ha inaugurado un período de apaciguamiento de nada. Más bien al contrario, han surgido multiplicidad de matices, cosa lógica porque aquel encuentro se llevó a cabo en un marco de confusión, o, para decirlo más llanamente, de "pasar el rato".

Ciudadanos, preparándose por el "no"

Ahora habrá que ver si los partidos intentan sacar provecho de este ir desde el desorden, que ya era dominante, hacia todavía más desbarajuste, hoy muy multiforme.

Así, fuentes de Ciudadanos han informado de que este partido puede considerar pasar de estar contra la consulta a manifestar de manera prioritaria que defenderá el "no" a la secesión.

En sí mismo, esto no sería un cambio ideológico, pero sí que podría afectar a una buena parte del electorado del PSC y del PP, partidos que todavía no se han decidido expresamente por el "no".

El presupuesto todavía pendiente

También hay que tener presente el tema de la aprobación del presupuesto. ERC ahora afirma que no lo votará si no hay una fecha para la consulta y una pregunta concreta.

Por lo tanto, la única alternativa para Mas es volver a ceder respecto a ERC o bien conseguir la abstención del PP y del PSC. Si ambos se definiesen con más precisión sobre la hipotética consulta, los dolores de cabeza de Mas todavía se reforzarían, que ya es decir.

Lo más patético es constatar que Mas caerá, sin lugar a dudas. Pero cuanto más dure su merecida agonía, más se hundirá Cataluña, cosa que al personaje parece que no le preocupe ni lo más mínimo.