Navarro: el PSC "no tiene que añadirse a nada" que pida la secesión de Cataluña

El líder de los socialistas catalanes reivindica la reforma de la Constitución propuesta por su partido y reclama que la Carta Magna no impida la independencia de Cataluña. Carga contra Mas y Rajoy por no estar debatiendo cómo llevar a cabo un referéndum y asegura que el giro del PSOE -que defiende una reforma constitucional- es gracias a los 20.000 kilómetros que ha hecho por toda España.

4 min
Pere Navarro, en los pasillos del Parlamento autonómico
Redacción
Viernes, 13.09.2013 10:22

El primer secretario del PSC ha defendido, este viernes, que su partido "no tiene que añadirse a nada que alguien ya ha hecho", en referencia a la Via Catalana cap a la independència, y ha remarcado que los socialistas de Cataluña se mantendrán a favor de realizar un referéndum secesionista, pero sin que se tenga que concretar, ahora, la fecha del mismo.

En una entrevista para RAC1, Pere Navarro ha señalado que el PSC no se sumará a la exigencia planteada por los organizadores de la Via Catalana y que ha obtenido el respaldo de la Generalidad. Pero ha reivindicado que los socialistas han sido los que más han defendido la celebración de una consulta, incluso votando en contra del PSOE en el Congreso, iniciativa que fue propuesta por el propio Navarro ante la cúpula del PSC.

Sobre el acto de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), ha recordado que "es tan legítimo lo que se expresa en la calle como lo que dicen los partidos que tenemos un gran apoyo detrás". En este sentido ha pedido "respeto" y ha indicado que en Cataluña hay que "construir un espacio de pluralidad" que permita dar frutos útiles para los ciudadanos. "Exijo el derecho a poder expresar nuestro proyecto político", ha añadido, del que asegura tiene "puntos en común" con el de los independentistas.

"No se puede decir que la independencia nos llevará a las mil maravillas"

En este tema, ha criticado que haya partidos que "están más interesados en una fecha" para la celebración de un referéndum que en propuestas que afectan a la ciudadanía en el día a día. Así, ha señalado que "no se puede hacer un discurso diciendo que la independencia nos llevará a las mil maravillas", tal y como hace CiU, porque, en su opinión, "no es verdad".

Navarro ha defendido que lo importante no es tanto la fecha de la hipotética consulta sino "que el proyecto salga bien". Ha añadido que:

"¿Queremos hacer una consulta? ¿Queremos? Pues no me ponga una fecha como límite. [...] Una consulta no es un proyecto político concreto. Ni puedo ni quiero marcar un calendario. Estamos jugando con el futuro de millones de personas, en un momento de crisis económica".

Así, ha pedido responsabilidad a "los representantes políticos". Entre estos, sobre todo, a Artur Mas y Mariano Rajoy, a quienes ha exigido que se sienten a dialogar para que el Gobierno acepte la celebración del referéndum, y se pueda hacer de forma legal. Exhortado por la autorización que deben dar las Cortes Generales, ha señalado que: "Llevar el tema al Congreso es un brindis al sol", ya que sin acuerdo de Mas y Rajoy es imposible que se apruebe.

La Constitución "se nos ha quedado pequeña"

En cuanto al proyecto de reforma de la Constitución presentado por el PSC, el diputado autonómico ha indicado que "lo que está haciendo el PSC es colocar encima de la mesa un proyecto político" que, a grandes rasgos, comparte con el PSOE. Un texto que, por otra parte, nadie ha criticado ni ha respondido desde el ámbito político.

Navarro y Alfredo Pérez Rubalcaba, de hecho, tienen reuniones periódicas para poder defender un solo proyecto y limar sus diferencias (sobre todo, la de que se celebre un referéndum en Cataluña). Y ha sacado pecho de que el PSOE haya aceptado casi todas las propuestas de reforma constitucional que ha planteado el PSC:

"El PSOE se ha movido porque he hecho 20.000 kilómetros por toda España. Las cosas se arreglan así, hablando, discutiendo".

El líder del PSC ha defendido reformar la Constitución porque "se nos ha quedado pequeña", ha indicado que no se debe tratar la Carta Magna como si fuera la Biblia y se ha mostrado a favor de que la Constitución no impida la secesión.

Finalmente, ha reconocido que cambiar el texto constitucional es "difícil" y "costoso", pero ha dicho que si no se intenta no se podrá hacer nunca. Hay que cambiar "la relación de Cataluña con España", ha añadido.

Comentar