Rajoy responde a Mas por carta apelando a la ley, la unidad y el diálogo, pero no menciona el referéndum independentista

El presidente del Gobierno exige al dirigente nacionalista "lealtad institucional" y "respeto al marco jurídico que a todos nos protege y que a todos nos vincula, en especial a quienes ejercemos responsabilidades de gobierno". Sin embargo, evita rechazar explícitamente la consulta secesionista, como sí hizo la vicepresidenta del Gobierno ayer, lo que generará especulaciones sobre supuestas negociaciones secretas.

3 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
Redacción
Sábado, 14.09.2013 18:27

Tal y como se esperaba, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), apela a la ley para responder a la petición del presidente de la Generalidad, Artur Mas (CiU), de negociar la celebración de un referéndum para la secesión de Cataluña.

Sin embargo, la carta que ha recibido Mas este sábado -a la que ha tenido accso la agencia Efe- no hace ninguna mención a la consulta independentista, por lo que reactivará todo tipo de especulaciones sobre supuestas negociaciones, a pesar de que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (PP), fue contundente este viernes rechazando el referéndum.

Rajoy se presenta a Mas como "una persona comprometida plenamente con el diálogo como forma de resolver las diferencias políticas o de cualquier otra índole", pero también le exige "lealtad institucional" y "respeto al marco jurídico que a todos nos protege y que a todos nos vincula, en especial a quienes ejercemos responsabilidades de gobierno".

"Los vínculos que nos unen no pueden desatarse sin enormes costes"

El presidente del Gobierno subraya que el diálogo ofrecido "no tiene fecha de caducidad cuando se trata de atender al interés general de los españoles y, por ello, de todos los catalanes".

E insiste en apelar a la ley:

"En este sentido, considero que el mejor servicio a la legitimidad democrática que usted invoca es precisamente respetar ese marco jurídico en el que los gobiernos hallan su fundamento y legitimidad y los ciudadanos encuentran la garantía para la convivencia y la concordia".

Rajoy también se muestra "convencido de la extraordinaria relevancia que Cataluña tiene para el conjunto de España y de la riqueza, pluralidad y singularidad de la sociedad catalana".

"Pienso asimismo que los vínculos que nos mantienen unidos no pueden desatarse sin enormes costes afectivos, económicos, políticos y sociales. Y por supuesto, quiero también transmitirle la firme convicción de mi Gobierno de que hemos de trabajar en el fortalecimiento de esos lazos y huir de los enfrentamientos. Debemos hacerlo desde la lealtad recíproca y el fomento de la corresponsabilidad en las dos direcciones", añade.

Tiempo para estudiar el informe del Consejo Asesor para la Transición Nacional

El presidente del Gobierno insiste en que está "convencido de que juntos ganamos todos y separados todos perdemos". "Le invito a que ejerzamos responsablemente nuestra función como gobernantes democráticos con lealtad hacia los ciudadanos y las instituciones que representamos en estos momentos de dificultad económica y social que padece nuestra sociedad", continúa.

Y termina:

"Desde el profundo afecto que siento por la sociedad catalana en su conjunto y el respeto institucional a la Generalitat de Cataluña que usted representa hoy, quedo a su disposición para trabajar conjuntamente y ofrecer así la mejor respuesta a las necesidades reales de todos los ciudadanos".

Antes, Rajoy también le pide al dirigente nacionalista más tiempo para llevar a cabo "el exhaustivo análisis que exige el informe jurídico y político" que adjuntó a la carta enviada a finales de julio. Se trata del dossier de 220 páginas confeccionado por el Consejo Asesor para la Transición Nacional de la Generalidad que plantea cinco fórmulas para celebrar un referéndum secesionista y propone una declaración unilateral de independencia como alternativa, en caso de no poder utilizar esas fórmulas.

Este mismo sábado, Mas había adelantado cuál sería su contestación ante una previsible negativa a celebrar un referéndum independentista. El presidente de la Generalidad buscará el apoyo de los partidos nacionalistas para enfrentarse a Rajoy.

Comentar