Rajoy y Mas tienden puentes

Las últimas declaraciones del presidente autonómico y del portavoz de la Generalidad reflejan una mejoría en las relaciones con el Gobierno. Algunas fuentes aseguran que se estaría negociando la celebración de una consulta light para 2016. Mas reconoce que "hay diálogo" aunque, de momento, sin "frutos".

5 min
Mas y Rajoy, durante un encuentro entre ambos celebrado en febrero de 2012
Redacción
Viernes, 6.09.2013 14:38
Varios elementos conocidos en los últimos días apuntan a un acercamiento entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), y el de la Generalidad, Artur Mas (CiU), en la crisis institucional abierta a causa del proyecto secesionista impulsado por este durante el último año.

Por una parte, el portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, aseguró el martes pasado haber detectado un cambio de actitud del Gobierno respecto a las reivindicaciones nacionalistas; por otra parte, Rajoy y Mas tuvieron un encuentro secreto el pasado 29 de agosto; además, algunas fuentes aseguran que ambos gobiernos -nacional y autonómico- están estudiando fórmulas legales para realizar un referendo light en Cataluña dentro de varios años; y Mas ha reconocido la probabilidad de que finalmente no sea posible celebrar una consulta independentista en 2014, como pretendía, a pesar de que este viernes ha matizado estas declaraciones.

"Financiación especial" para la Generalidad

Según el diario Ara, el encuentro secreto de hace una semana entre Mas y Rajoy se celebró en Madrid y tenía por objetivo "explorar si hay margen para dialogar sobre la convocatoria de una consulta en Cataluña". En marzo pasado ya hubo otra reunión similar entre ambos mandatarios. Además, después de que el dirigente nacionalista enviara a finales de julio una carta al presidente del Gobierno solicitándole autorización para llevar a cabo un referendo, también ha habido contactos por vía telefónica.

La reunión del 29 de agosto habría servido para "analizar los escenarios con más calma". Según este diario, Rajoy estaría pensando en hacer una oferta de "financiación especial" para la Generalidad.

Tiempo: el Gobierno está negociando la celebración de una consulta

El semanario Tiempo va más allá y en su edición de este viernes señala que, según fuentes de la Generalidad, "se está trabajando en buscar un escenario común", lo que supondría "intentar encontrar una salida a la crisis que permita salvar la cara a CiU ante su electorado sin necesidad de abrir una crisis institucional con el resto de España que obligaría al Gobierno a intervenir y que tendría consecuencias imprevisibles".

La revista del Grupo Zeta asegura que "expertos de ambas partes [Gobierno y Generalidad] están trabajando sobre un esquema de cuatro puntos que permita celebrar la famosa consulta soberanista de una manera lo suficientemente light como para que Rajoy no se vea obligado a tomar medidas excepcionales en defensa de la unidad de España".

Las supuestas negociaciones incluirían encontrar la cobertura legal necesaria para celebrar un hipotético referendo, que en todo caso sería lo más tarde posible. También apunta a una posible pregunta: "¿Qué tipo de relación prefiere que tenga Cataluña con España?". "Las respuestas serían tres: independencia, mantenimiento de la situación actual o mayor grado de autonomía. Y esta última respuesta llevaría implícito un acuerdo con el Gobierno central que garantizase mayores inversiones en infraestructuras, algún tipo de concierto económico para resolver el problema de la financiación y un compromiso de no injerencia en materia lingüística", añade Tiempo, que también asegura que se estaría barajando acordar una participación mínima del 50% para "aceptar el resultado".

Sin embargo, el rotativo del Grupo Zeta termina con una advertencia final: "Fuentes de ambas partes [Gobierno y Generalidad] señalan que el hecho de que se esté hablando entre bambalinas no garantiza que se pueda alcanzar un acuerdo al final".

Mas matiza sus palabras

Las declaraciones de Mas de este jueves, asumiendo la práctica imposibilidad de celebrar un referendo secesionista en 2014 y proponiendo esperar a las elecciones autonómicas de 2016 para utilizarlas como plebiscitarias, también han sido interpretadas por la mayor parte de los medios como un paso atrás en su órdago secesionista.

Ante las críticas recibidas por parte de los sectores más radicales del independentismo, Mas ha aprovechado una visita de este viernes a Sant Vicenç dels Horts -donde es alcalde el líder de ERC, Oriol Junqueras- para matizar sus palabras:

"No hay dudas, el panorama es muy claro y la decisión es muy firme. Aquellos que puedan pensar que si nos ponen muchas dificultades, daremos marcha atrás y la consulta se dejará de hacer, que se desengañen; si nos ponen muchas dificultades, que es posible que nos las pongan, la consulta se hará igualmente; estoy absolutamente decidido en este sentido, al 100%".

A pesar de ello, y en presencia de Junqueras, el dirigente nacionalista ha vuelto a apuntar a las elecciones autonómicas como alternativa: "La consulta [independentista] se hará sí o sí, no hay ni un solo milímetro de marcha atrás, ni de freno, la consulta se hará en 2014 tal como tenemos pactado, de acuerdo a cinco marcos legales; si finalmente estos cinco marcos legales se boicotean todos, si ninguno de ellos es posible utilizarlo, tenemos un recurso para hacer la consulta, que son las elecciones".

Preguntado sobre la reunión del 29 de agosto, Mas se ha limitado a reconocer que "hay diálogo" con el Gobierno, aunque ha lamentado que, de momento, no está dando "frutos".