Sánchez-Llibre denuncia ante la policía el ataque "vandálico y fascista" de Madrid

El diputado de CiU lamenta el "sentimiento de catalanofobia" que representa el ataque, pero también destaca que ha sido un acto puntual, y que siempre se ha sentido bien acogido en los 22 años que lleva en Madrid. Reconoce las muestras de apoyo recibidas, desde Mas a Rajoy, pasando por Trias y Jorge Fernández Díaz.

2 min
Jueves, 12.09.2013 15:14

El portavoz adjunto CiU en el Congreso, Josep Sánchez-Llibre (UDC), ha explicado este jueves que ha presentado una denuncia ante la policía por el ataque que protagonizaron el día anterior unos ultras en el centro cultural de la Delegación de la Generalidad en Madrid, y por el cual han sido detenidas ya seis personas.

Sánchez-Llibre ha presentado la denuncia conjuntamente con el delegado del Gobierno autonómico en la capital de España, Josep María Bosch, por "agresiones físicas, vandalismo y fascismo". Ambos sufrieron en carne propia las consecuencias del ataque, al recibir empujones por parte de los agresores.

Según ha explicado Sánchez-Llibre, en rueda de prensa, tanto él como Bosch han presentado la denuncia después de que así se lo recomendaran el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (PP), y el consejero de Interior, Ramon Espadaler (CiU).

Destaca que el ataque fue un hecho puntual

El dirigente de CiU se ha mostrado preocupado por la muestra de intolerancia que representa una agresión como la de ayer, pero aún más por el "sentimiento radical de catalonofobia" que ha advertido. No obstante, ha querido resaltar que el ataque es un hecho puntual.

"Llevo 22 años en Madrid y solo tengo palabras de satisfacción por la acogida de la sociedad civil madrileña, no hay que sacar las cosas de contexto", ha señalado. Al mismo tiempo ha contrapuesto esta agresión con la ausencia de actos violentos contra personas en Cataluña durante la Diada. 

Sánchez-Llibre también ha agradecido las muestras de apoyo recibidas y se ha acordado, en concreto, del presidente de la Generalidad, Artur Mas (CiU), del resto del Ejecutivo autonómico, del alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU), del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría (PP), el ministro del Interior y el resto de grupos del Congreso.

Sobre la muy comentada actitud que mantuvo en los primeros momentos del ataque, al plantar cara al ultra que encabezaba el grupo agresor, el democristiano ha explicado que fue una reacción "innata" y que no tuvo miedo en ningún momento.

Comentar