¿Firmeza o negociación?

La prensa nacional analiza las implicaciones de la movilización independentista de la Diada. Todos coinciden en concluir que el independentismo catalán es un problema de primera magnitud pero difieren en las propuestas para intentar solucionarlo.

11 min
Portadas de los principales diarios nacionales y autonómicos
Redacción
Jueves, 12.09.2013 10:22

"Hay prisa". Con este titular, inspirado en un vídeo de Òmnium Cultural para promocionar la manifestación contra el Tribunal Constitucional de julio de 2010, El Periódico resume el sentimiento generalizado del nacionalismo catalán reflejado en la Via Catalana cap a la Independència que ayer movilizó a cientos de miles de personas en toda Cataluña.

Tres décadas de una calculada estrategia puesta en marcha por Jordi Pujol, continuada por los tripartitos y rematada por Artur Mar en los últimos años han generado una sensación de sobreexcitación en una parte importante de los catalanes, que ha desembocado en una intensificación del independentismo catalán sin precedentes.

Hoy, toda la prensa nacional analiza cómo se ha llegado a esta situación, y cómo solucionarla, proponiendo diferentes conclusiones que basculan entre la firmeza y la negociación.

El País: "Solo una parte" de la población se manifestó

El País, en su editorial, propone que la Generalidad y el Gobierno "deben dar cauce político al malestar provocado en la cadena catalana". Pero considera que la movilización fue "no únicamente independentista" porque los organizadores "supieron arrastrar al nacionalismo de CDC". Y advierte de que el presidente de la Generalidad, Artur Mas, no debe "confundir el carácter masivo de la asistencia con una mayoría o la totalidad de la ciudadanía catalana", ni "dejarse arrastrar por el calendario e impulsos de los organizadores, al tiempo acicates y criaturas de su indecisa estrategia".

El diario de cabecera del grupo Prisa no ve "nada extraño" el éxito de la movilización independentista "tras un año de continua agitación, de intensa propaganda oficial y de ausencia de real gobernación". "La institución [por la Generalidad] hace seguidismo de la calle y los representantes autorizados de esta actúan como estrambote de los eslóganes oficiales, en una confusa espiral de contornos imprevisibles", añade.

E insiste en que el Gobierno autonómico se ha "escorado" hacia la parte "más visible y activa de la población", "pero solo una parte". "No son esas las condiciones mínimas para el ejercicio imparcial del pluralismo requerido para cualquier consulta", advierte. Sin embargo, también hace responsable de la situación actual al "inmovilismo" del Gobierno, del que considera que "no plantea otra alternativa al secesionismo que una involución autonómica con algún perfil neocentralista".

El Mundo: "Rajoy no puede seguir de brazos cruzados"

Por su parte, El Mundo exige al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que no siga "de brazos cruzados" y que actúe con "firmeza para acabar con la impunidad con la que actúan Artur Mas y sus cómplices separatistas". Critica la "falta de pudor" de la Generalidad por poner "todas las instituciones catalanas al servicio del independentismo", utilizándolas como "instrumento de progaganda de un nacionalismo que identifica Cataluña con sus propios intereses".

El diario de referencia de Unidad Editorial advierte de que la Via Catalana "fue un gran acto de exaltación de un nacionalismo fanático que, en perjuicio de los ciudadanos de esa Comunidad, recurre a los métodos del totalitarismo para avanzar hacia una independencia que se sustenta en un permanente victimismo y en la presentación de España como una nación opresora". Y alerta de que "el nacionalismo encadenó a los ciudadanos catalanes a unos mitos y una deriva que pueden conducir a una confrontación civil si quien puede impedirlo lo permite".

Por último, considera que la intensificación del independentismo catalán responde a "la dejación de responsabilidades del Gobierno de la nación, que ni con Zapatero ni con Rajoy ha hecho nada para que se cumplan las sentencias de los tribunales ni las leyes en materia de lengua, educación y símbolos, conculcadas sistemáticamente por la Generalidad". Y lamenta que la respuesta de Rajoy pase por una "negociación secreta" con Mas para "seguir financiando la destrucción del Estado español" y "mantener la ficción de que los nacionalistas son interlocutores respetables con los que se puede dialogar.

La Vanguardia: no se pidió la independencia, sino el "derecho a decidir"

Para La Vanguardia, la Via Catalana cap a la Independència no fue una manifestación secesionista, sino una movilización "convocada para reivindicar el llamado derecho a decidir", a pesar de que sus organizadores lo han desmentido en varias ocasiones.

El rotativo del Grupo Godó apunta que "el hilo conductor de las movilizaciones multitudinarias de carácter soberanista o abiertamente independentista que se vienen desarrollano en Cataluña desde 2010, a raíz de la sentencia del Tribunal Constitucional que laminó el Estatuto de 2006 después de haber sido escrupulosamente validado por el Parlamento [autonómico], las Cortes y el mismo pueblo catalán en el preceptivo referéndum, es la sensación de trato injusto a Cataluña, cuando no abiertamente hostil, por una parte del Estado, el Gobierno y sus instituciones".

Y concluye que "sería de todo punto irresponsable negar la evidencia o mirar hacia otro lado" ante este "malestar". Y que "una mayoría de los catalanes está pidiendo un cauce democrático para expresarse libre y pacíficamente sobre su futuro político", un reto al que Rajoy y Mas "deben buscar vías para dar respuesta" mediante "el diálogo con altura de miras" y aunando "el respeto a las leyes y al principio democrático".

El Periódico: el Gobierno es consciente de que ha de negociar un referéndum

El Periódico también considera que "las adhesiones a la Via Catalana han sobrepasado los estrictos límites del independentismo político, de forma que muchos ciudadanos templados han antepuesto una necesidad emocional de expresar en la calle su profundo descontento por la situación de Cataluña a un análisis más sosegado y frío sobre las incertidumbres y riesgos que conllevaría una ruptura unilateral con España en tanto el Gobierno central se mantenga en la oposición más absoluta".

Para el diario de referencia del Grupo Zeta, el "proceso soberanista hoy son los ciudadanos los que lo protagonizan" y "el ritmo y el tempo ya no los marcan las fuerzas políticas", lo que califica de "desafío" para los políticos porque se corre el riesgo de que las instituciones queden "sobrepasadas por la calle".

Por ello, apuesta por conseguir celebrar un referéndum secesionista que sea "fruto de un pacto, explícito o cuanto menos tácito, con el Estado". Y considera que "los poderes del Estado -los más lúcidos, al menos- son conscientes de que insistir en el nunca jamás sin apuntar salidas a los anhelos de más libertad de Cataluña solo significaría aplazar la resolución del problema, pero al precio de agravarlo". "La frustración sería lo peor para un pueblo una parte significativa del cual proyectó ayer al mundo una masiva reivindicación de su identidad. Con aire festivo, pero con cívica firmeza", concluye.

Abc exige al Gobierno "defender la unidad de España"

En su editorial, Abc "pide al Gobierno un cambio de rumbo y que tome las medidas necesarias para defender la unidad de España, tal y como demandan la mayoría de los españoles" porque "de poco valdrá superar la crisis económica si lo que queda al final es una España mutilada".

El diario de Vocento es muy duro en sus críticas a los independentistas, a los que califica en dos ocasiones de "sediciosos" que "trabajan a tiempo completo contra España", y alerta que desde la Generalidad "reescriben la historia con mentiras, que se inculcan desde las escuelas, donde se fomenta la aversión a lo español", mienten sobre la financiación, utilizan TV3 como "un aparato de propaganda continua a favor de la independencia", y subvencionan a los medios privados "para que se avengan a las tesis del poder separatista".

Abc pone el acento en que "la Generalidad incumple las sentencias ante la mirada abúlica del Gobierno y la pose filonacionalista del PSOE, que no acierta a embridar al PSC", y alerta de que "está en marcha una operación de gran calado, sufragada con dinero público, para lograr en breve la independencia de Cataluña".

Por ello, lamenta que el Gobierno, con su "actitud acomplejada ante el separatismo", haya "renunciado a explicar a los catalanes y al resto de los españoles que la Generalidad está vulnerando flagrantemente las normas de nuestra democracia; y lo que es peor, no obliga al infractor a cumplirlas". "El Gobierno no ha hecho pedagogía. No responde políticamente a la batalla propagandística que ha entablado la Generalidad. No existe un contradiscurso que cuente la verdad frente al bulo del 'España nos roba' y la mixtificación del pasado", concluye.

La Razón: "Mas debe retirar su estéril proyecto de consulta ilegal"

La Razón editorializa advirtiendo de que "Artur Mas debe retirar su estéril proyecto de consulta ilegal y proponer, en diálogo leal con el Gobierno, aquellas medidas que sirvan para mejorar la situación económica, social e institucional de Cataluña".

"No son posibles otras vías de representación popular que las que marcan las normas de la democracia y las leyes consagradas en nuestra Constitución, que establecen con meridiana claridad que la soberanía de la Nación reside en la voluntad de todos los españoles libremente expresada a través de las urnas", añade el diario dirigido por Francisco Marhuenda.

Y concluye que Rajoy "nunca ha dejado de tender la mano para reconducir la situación, pero la condición necesaria es que el nacionalismo moderado vuelva a tomar las riendas de un liderazgo que ha perdido o entregado a manos del separatismo".

Ara: hay que buscar el "aval internacional" para hacer un referéndum

Según el diario Ara, "el mensaje que la Via [Catalana] ha lanzado al mundo y a la clase política es que desde la calle, con los pies en el suelo, enlazados, ilusionados, una gran mayoría de catalanes, de procedencias ideológicas y sociales bien diversas, ya han tomado una decisión: la de construir un país nuevo, un Estado propio".

El editorial considera que el independentismo "de forma prioritaria ha de trabajar para la celebración de una consulta que tenga el aval internacional".

Y alerta de que, aunque la cadena humana ha recorrido Cataluña de "arriba a abajo", "todavía hay territorios mentales que conquistar, miedos que desterrar y sensibilidades que sumar a un proyecto que ha de ser cuanto más amplio mejor".

El Punt-Avui: está en juego "la supervivencia" de Cataluña

El Punt-Avui considera que "no puede haber pausa" para convocar un referéndum independentista porque "hay una multitud que espera".

E insiste en que el "proceso no se puede demorar mucho tiempo" porque "de ello depende la supervivencia de una nación y el bienestar ciudadano".

El editorial del diario del Grup Hermes destaca que hubo una partipación "masiva" en la movilización; que esta tenía por único objetivo la independencia; que no hay "alternativas ilusionantes" a la secesión; y que "si alguien quiere intentar rebatir estas evidencias o desmentirlas, solo lo puede hacer contándolos en las urnas", algo a lo que "el pueblo catalán está dipuesto y lo espera".

La Gaceta: "Ya existe una lista de 'buenos catalanes' independentistas"

Para La Gaceta, lo "más trascendente" de la Via Catalana "es que se ha puesto otro ladrillo en el edificio de la movilización social por el separatismo".

Y critica que la movilización fuera "auspiciada por la Generalidad" con el objetivo de conseguir "imágenes propagandísticas" para sus objetivos.

Además, considera "inquietante" que "en los días previos, algunas personas -unas notorias, otras no- se preocupasen de dejar públicamente claro que se habían inscrito como integrantes de la cadena, especificando el tramo y el número, como si tuvieran necesidad de demostrar ante un posible poder totalitario futuro su alto grado de integración", lo que supone que "ya existe una lista de 'buenos catalanes' independentistas".