"Más que mayoría silenciosa, a los que este sábado 12 de octubre salieron a manifestarse en Barcelona por la unidad de catalanes y españoles, los llamaría mayoría valiente. Mayoría con un par. Hoy en día tiene más mérito y requiere más coraje gritar que eres español en medio de la Plaza de Cataluña, que gritar que eres independentista catalán en la Puerta del Sol"

Redacción
Domingo, 13.10.2013 18:42

Anna Grau, periodista, en un apunte en su blog publicado en Abc:

"Más que mayoría silenciosa, a los que este sábado 12 de octubre salieron a manifestarse en Barcelona por la unidad de catalanes y españoles, de españoles y catalanes (tanto monta, monta tanto…) yo los llamaría mayoría valiente. Mayoría con un par. Servidora que nació en Gerona y que es catalana a rabiar y española a mucha honra está harta y afónica de decirlo: hoy en día tiene más mérito y requiere más coraje gritar que eres español en medio de la Plaza de Cataluña, que gritar que eres independentista catalán en la Puerta del Sol.

Entre otras cosas porque en Madrid (como en muchos otros sitios de la piel de toro) lógicamente, pasan. Este tema no es su monotema. ¿Que unos cuantos catalanes dicen que se quieren ir? Habrá a quien eso le duela, habrá a quien le enfade, pero, sobre todo, habrá muchos a quien ya canse y aburra. Que ya tengan bastante de esta maldita letanía. Que prefieran obsesionarse con cualquier otra cosa.

Mientras que en la Cataluña de hoy en día, ay… no se puede ni ir al servicio sin encontrarte la estelada en el papel higiénico y una (por ahora simbólica) pistola apuntada a tu cabeza mientras te preguntan: ¿tú eres normal o eres español? Hasta los horóscopos catalanes giran alrededor de la Magna Cuestión Única de si España "nos" roba y de cuánto falta para acabar de una vez con "esto".

[...] En este inflamado y distorsionado contexto tienen un mérito enorme esos "miles" que salieron ayer en Barcelona a desmarcarse del discurso oficial, a pasear la corona de espinas de que les llamen traidores a su propia y amada tierra, cuando no rancios, fachas, etc. Esos "miles" seguro que calculados a la baja, como los otros los calculan al alza. ¿Qué piensan hacer los Robespierre independentistas con todos estos catalanes rebeldes? ¿Cortarles la cabeza?

Por cierto, y ya de paso, una sugerencia: ¿qué tal si en lo sucesivo, además o, incluso, en lugar de celebrar el Día de la Hispanidad con un desfile militar y una recepción en el Palacio Real, se buscan maneras más sugestivas y creativas de festejar y promocionar lo español? Qué sé yo, desde maratones de cocina hasta conciertos gratis por todo el territorio nacional, actos bilingües y trilingües, explosiones de fraternidad, complicidad y encanto? ¿Por qué no disparar al corazón antes que a la terca y ofuscada cabeza?

El secreto mejor guardado de España es que podría molar tanto, si la dejaran".

Comentar