Si aspirara a alcalde, sería excluido

Artur Mas sería candidato a la Generalidad en contra de las 'normas' de Convergència

Los votantes de CiU prefieren al candidato de ERC, Mas vuelve a batir un récord de impopularidad. Se salta una norma de CDC, según la cual tendría que dejar de ser candidato.

3 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas, durante la pasada campaña electoral
Alfons Quintà
Martes, 8.10.2013 08:32

Si en vez de ser el único candidato potencial (por ahora) de CiU a la Presidencia de la Generalidad, Mas fuera candidato a alcalde de una capital de comarca, ahora mismo su partido lo retiraría.

En efecto, desde hace muchos años, en CDC hay una norma no escrita, pero aplicada un gran número de veces, según la cual si un candidato suyo a alcalde tiene menos expectativa de recoger el voto de CiU que el candidato de otro partido, CiU retira a su aspirante.

De CiU pero prefiriendo a ERC

Respecto a Mas, la encuesta publicada por La Vanguardia el pasado domingo muestra que los votantes de CiU se inclinan preferentemente por el líder de ERC, Oriol Junqueras. Por elemental analogía, Mas tendría que ser declarado un candidato inaceptable, y ser sustituido.

No se trata de nada hipotético. Fuentes de CDC me dan el nombre de cinco capitales de comarca donde se aplicó severamente la norma expuesta. En algunos de estos casos, Mas era secretario general de CDC y secretario de Organización, Lluís Corominas, que ahora es vicesecretario general.

No doy los nombres de las ciudades para no identificar a mi fuente, de CDC. En todo caso, esta práctica es muy conocida por los militantes.

Mas, por encima de las normas de CDC

Resulta escandaloso que no se aplique a Mas, respecto a una elección mucho más importante y donde el cabeza de lista es decisivo, la misma norma que a candidatos municipales, teniendo en cuenta los grandes y nada limitados poderes de un presidente de la Generalidad.

El proceso municipal descrito se suele llevar a cabo entre un año y seis meses antes de las elecciones municipales correspondientes. Cuando se ve a un candidato débil, en relación al propio electorado de CDC, la dirección decide encargar una encuesta, seria y profesional, a nivel local. Si confirma que los anteriores votantes de CDC se van a otro candidato, del partido que sea, se retira el hasta entonces aspirante a candidato, incluso si es alcalde saliente, para presentar a otro.

Aun así, la gestión de Mas ha sido tan demagógicamente personalista que en CDC no hay ningún candidato alternativo. Los nombres de sus colaboradores reales sólo dan risa. Homs, Rull, Turull, Corominas son meros cortesanos.

Mas se declaró irresponsable de las cuentas de su partido, como si nada. Fue un hecho insólito. Ahora, Mas se sitúa fuera de la aplicación de una norma de CDC que otros candidatos han sufrido. Si esto no es un caso puro y duro de caudillaje, ¿qué es? Como se aplicó a sí mismo un caudillo de triste memoria, ¿Mas sería sólo responsable ante Dios y la historia?

Junqueras mandando y Mas recibiendo

Si se tiene en cuenta que la aplicación prioritaria por Mas de la política de ERC ha sido objeto de un increíble crescendo, todo indica que la preferencia por el original (Junqueras) respecto a la copia (Mas) también irá aumentando. En estos casos, Josep Pla solía decir: "A este le han hecho canario", aludiendo a un peligroso juego de cartas.

Como ya es habitual, Mas y su gobierno no llegan al aprobado, mientras que ERC aprueba, mejor que ningún otro, como partido de oposición.

Esto tiene mucha gracia, dado que, en realidad, y cómo es constatable, ERC es la que impone la línea política a Mas en todo aquello que tiene una mínima importancia. Mas obliga a recordar el adagio "además de cornudo, apaleado".

Comentar