Condenado a dos años de cárcel y catorce de inhabilitación el ex alcalde de Planoles

Josep Antoni Fernández, ex alcalde de Planolas, ha sido sentenciado a dos años de prisión y a catorce de inhabilitación por la Audiencia Provincial de Gerona, después de admitir un desfalco de 15.000 euros durante su mandato. No obstante, Fernández no ingresará en prisión, puesto que devolvió el dinero público que se había embolsado y no tiene antecedentes penales.

2 min
Redacción
Miércoles, 23.10.2013 13:17

La Audiencia Provincial de Gerona ha condenado a dos años de prisión al ex alcalde de Planoles (Gerona) Josep Antoni Fernández (independiente en una lista de CiU), por embolsarse 15.000 euros de las arcas municipales entre los años 2007 y 2008. La sentencia, hecha pública este miércoles, llega después de un pacto entre las diversas partes con la fiscalía.

El Consejo Comarcal del Ripollés (Gerona) denunció en septiembre de 2008 al entonces alcalde de Planoles por supuestas irregularidades contables en la gestión del Consistorio. El ente comarcal, encargado de la supervisión de las cuentas municipales, detectó las anomalías y las comunicó al juzgado de Ripoll (Gerona).

Fernández dimitió pocas semanas después en un pleno extraordinario en el que lamentó "haber sido condenado antes de ser juzgado". Entonces, ingresó en el centro penitenciario de Figueres (Gerona), pese a que la acusación no solicitó en aquel momento su entrada en prisión.

Catorce años de inhabilitación

Durante el juicio, la fiscalía había pedido seis años de prisión. Sin embargo, Fernández no entrará ahora en la cárcel, puesto que no tiene antecedentes y ha empleado los 30.000 euros que pagó por la fianza para cubrir el desfalco.

El ex alcalde, que también ha sido condenado a catorce años de inhabilitación, ha reconocido que se apropió de dinero público haciendo transferencias a cuentas bancarias propias o de su hija, pagando los supuestos servicios de su pareja, Ester Donadeu, también condenada, a quien dio trabajo desde el Consistorio sin que nadie lo supiera.

Donadeu era la encargada de gestionar las fiestas locales, organizar actos socioculturales y gestionar las subvenciones del Ayuntamiento. Pese a no cumplir con los requisitos y no tener contrato, le pagó 2.000 euros e intentó que se le pagaran otros 5.684, pero el Consejo Comarcal lo impidió.