De Gispert se compromete con PP y C's a que tratará a todos los grupos por igual

En la Junta de Portavoces extraordinaria, la presidenta del Parlamento autonómico reconoce veladamente que se equivocó en el pleno del pasado jueves, cuando dijo a los diputados autonómicos del PP y Ciudadanos que no tenían vergüenza y les conminó a que marcharan del hemiciclo, y asegura que no se repetirá. PP y Ciudadanos aceptan las explicaciones pero estarán alerta para que se cumpla el "compromiso".

3 min
De Gispert, atendiendo a los periodistas en los pasillos del Parlamento autonómico
Daniel Tercero
Martes, 15.10.2013 13:26

PP y Ciudadanos han dado una segunda oportunidad a Núria de Gispert (CiU), presidenta del Parlamento autonómico, después de que se sintieran menospreciados por esta en el último pleno, y este martes han renunciado a pedir formalmente su dimisión en la Junta de Portavoces extraordinaria.

Los diputados autonómicos de las dos formaciones protagonizaron, el pasado jueves, una desbandada del hemiciclo después de que De Gispert cortara el micro e impidiera que se expresaran Santi Rodríguez (PP) y Jordi Cañas (Ciudadanos), y permitiendo que portavoces de otros grupos sí pudieran mostrar su posición respecto a temas que no eran motivo de debate en ese momento.

Por esto, populares y liberal-progresistas pidieron una Junta de Portavoces extraordinaria que se ha resuelto con las explicaciones que De Gispert ha dado a todos los grupos. "La imagen lamentable" que se vivió en el último pleno "no quiero que se repita", ha asegurado la presidenta de la Cámara autonómica, quien de forma velada ha pedido disculpas a PP y Ciudadanos.

En la reunión, la democristiana ha advertido de que, a partir de ahora, será más estricta con el uso de la palabra en los plenos, así como en aceptar las peticiones de intervenciones por alusiones, una fórmula parlamentaria que está permitiendo a los diputados autonómicos debatir asuntos que no son los que se tratan en esos momentos.

En este sentido, De Gispert ha indicado que, según cálculos del propio Parlamento autonómico, en ocho meses de legislatura se han contabilizado 230 peticiones de alusiones, mientras que en la última legislatura autonómica de cuatro años -la del segundo tripartito- se contaron 420 alusiones. Algo que es, desde su punto de vista, excesivo.

"Compromiso firme"

La presidenta parlamentaria se ha comprometido a esforzarse más para que "la percepción" que tienen PP y Ciudadanos de que son tratados injustamente en los plenos se resuelva, pero ha advertido de que "es muy difícil" hacer cambiar una "percepción". Y ha pedido "tranquilidad" y "respeto" a todos los grupos políticos.

De Gispert, según ha señalado, no se ha planteado dimitir en ningún momento y ha indicado que la situación que se vivió el pasado jueves "no es un problema de nervios" sino de visión que se tiene desde la Mesa de todo el hemiciclo; y de la mala sonorización que se tiene de las bancadas más alejadas de la Mesa.

Por su parte, Enric Millo (PP) ha insistido en que De Gispert no está actuando "ecuánimemente" con todos los grupos políticos y ha señalado que el PP confía en el "compromiso firme" de la presidenta del Parlamento autonómico para revertir esta situación. Millo ha advertido de que estarán vigilantes para que se cumpla este "compromiso".

También vigilarán que, a partir de ahora, desde la Mesa se trate por igual a todos los partidos políticos Ciudadanos. Jordi Cañas ha asegurado que esto es "un tema muy serio" y "muy grave" porque De Gispert está faltando a la "objetividad" que debe ostentar la presidenta parlamentaria. Tanto populares como liberal-progresistas han indicado que si esta no cambia no descartan pedir formalmente su dimisión.

Comentar