Descubren una cámara y un micrófono ocultos en el reservado de un restaurante frecuentado por la cúpula del PP catalán

El Santiaguiño está situado a escasos 25 metros de la sede central del partido en Cataluña, y en él son habituales las reuniones de Sánchez-Camacho con sus colaboradores. El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acudido al establecimiento en algunos de sus desplazamientos a Barcelona.

3 min
Detector de humos donde se descubrió el dispositivo de grabación oculta, en un reservado del restaurante Santiaguiño de Barcelona
Redacción
Viernes, 4.10.2013 15:31

El escándalo de los espionajes en Cataluña no deja de crecer. Un rastreo minucioso realizado hace unos meses en un conocido restaurante muy próximo a la sede central del PP catalán, en Barcelona, sirvió para descubrir la existencia de una cámara de vídeo y de un micrófono ocultos en un detector de humos de un reservado donde es frecuente que se reúna la cúpula popular.

El barrido -realizado por la empresa Desarrollo y Aplicaciones en Sistemas de Seguridad- fue propuesto por el propio PP catalán, al sospechar que sus reuniones podían estar siendo grabadas.

El Santiaguiño, que así se llama el restaurante -situado a escasos 25 metros de la sede del partido-, no es el único establecimiento frecuentado por la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y sus colaboradores que ha sido revisado. Aunque no ha trascendido que se hayan encontrado más pinchazos en otros locales.

Frecuentado por Rajoy

Según recoge este viernes El Mundo, los propietarios del restaurante desconocían la existencia de esta cámara -sí tenían otras por motivos de seguridad-, y el PP catalán descarta por completo que tengan cualquier responsabilidad al respecto.

"Resulta extraño encontrarlos [la cámara y el micrófono] dentro de un detector de humo, señal evidente de camuflaje", concluye el informe de la empresa de seguridad.

Los dirigentes del PP catalán también han coincidido en ese restaurante con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en algunos de sus desplazamientos a Barcelona.

En una rueda de prensa realizada este viernes, Sánchez-Camacho ha confirmado que su partido presentó una denuncia en marzo pasado por esta cuestión, si bien, esta fue archivada por la justicia unos meses más tarde.

El caso Método 3

El conocido como caso Método 3 estalló en febrero pasado, cuando se conoció que una conversación privada entre Sánchez-Camacho y la ex pareja de Jordi Pujol Ferrusola, María Victora Álvarez Martín, mantenida el 7 de julio de 2010, durante una comida en el restaurante La Camarga, había sido grabada sin el conocimiento ni el consentimiento de ninguna de ellas.

A lo largo de más de dos horas de conversación, Álvarez Martín reveló todo tipo de presuntas corruptelas de la familia Pujol Ferrusola, que posteriormente han coincidido con los datos revelados por la prensa. Algunos datos apuntan a la responsabilidad del PSC en el espionaje a Sánchez-Camacho.

En junio, la líder popular pactó con la agencia de detectives Método 3 -autora material de las grabaciones- retirar la demanda civil y renunciar a emprender acciones penales a cambio de una indemnización de 80.000 euros y de no divulgar el contenido de la conversación. Sin embargo, esta fue publicada poco después en varios medios.

Este jueves, Sánchez-Camacho también ha reconocido la existencia de un acuerdo de confidencialidad entre la líder popular y Álvarez Martín, por el que cada una de ellas se comprometía a no divulgar detalles de la conversación so pena de indemnizar a la otra con dos millones de euros.