El Eurogrupo valora positivamente el programa de ayuda a la banca española

El presidente del Eurogrupo considera que no será necesario seguir recibiendo ayudas de Europa para sostener la banca española. En un contexto de grave crisis económica, el sistema financiero español parece estar dando muestras de buena salud, según Dijsselbloem, quien asegura que el crédito podría volver a circular si Europa consolida su unión bancaria.

4 min
Redacción / Agencias
Lunes, 28.10.2013 12:19

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, asegura que es posible hacer ya un balance positivo de la asistencia financiera que recibió España para sus bancos, y cree que no será necesario seguir con este programa. En diciembre se estudiará la eficacia del programa de ayuda a la banca española, pero Dijsselbloem se ha mostrado convencido de que el resultado será positivo.

Dijsselbloem ha participado este lunes en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, patrocinado por Red Eléctrica, BT y Asisa, y en su intervención ha destacado la buena posición de que gozan los bancos españoles frente a sus homólogos europeos, por los rigurosos análisis a los que han sido sometidos.

Dijsselbloem ha indicado asimismo que el sistema financiero español está sobredimensionado. No obstante, ha matizado que este hecho es consecuencia de las necesidades de un momento difícil y ha reiterado que la banca española muestra ventajas con respecto de las entidades financieras europeas.

Hacia la unión bancaria europea

Pese a que Dijsselbloem ha garantizado que el crédito a familias y empresas se recuperará en breve, ha admitido que no será fácil que la zona euro llegue a unos niveles de crecimiento económico similares a los de antes de la crisis, puesto que han cambiado las condiciones de acceso al crédito, y en el futuro no se pondrá tan fácil el préstamo.

El presidente del Eurogrupo sostiene que hay que trabajar para que los bancos recuperen sus balances y mejoren sus reservas con tal de lograr que el crédito empiece a fluir, algo que, en su opinión, "ya es el caso en España".

De este modo, Dijsselbloem ha razonado que la mejor opción para desencallar el crédito y recuperar el crecimiento pasa por la unión bancaria. Este aspecto ha sido enfatizado por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (PP), presente en el acto de este lunes, quien ha subrayado que el Eurogrupo tiene entre sus prioridades hacer realidad una unión bancaria con un programa "riguroso, ambicioso y transparente" mediante la cual poder supervisar cuando menos el 80% de las entidades europeas.

El euro, parte de la solución

Dijsselbloem ha apostado también porque en el futuro no sean los contribuyentes, sino los inversores, quienes se hagan cargo de los riesgos inherentes al sistema financiero. En su opinión, el problema ha sido "el contagio de los problemas de las entidades financieras al riesgo soberano". El Mecanismo Europeo de Estabilidad prevé dos respuestas para ello, un programa específico para los bancos, y la recapitalización directa de las entidades. Sobre la última, ha sentenciado que es "muy atractiva pero muy complicada".

En cualquier caso, tanto Dijsselbloem como De Guindos han coincidido en señalar que el euro "no ha sido el problema sino la solución" a la crisis europea, y ambos han subrayado que parte de la solución es también "más Europa".

Por su parte, el presidente del Eurogrupo ha puesto especial énfasis en la necesidad de que todos los países miembros continúen con las reformas estructurales. En cuanto a España, ha aconsejado además abrir el mercado laboral sobre todo a los jóvenes, puesto que se trata de un tema "muy crítico". "Hay que trabajar más largo y más duro", y esto vale tanto para la edad de trabajo como para la prolongación del mismo, ya que según Dijsselbloem ante el envejecimiento de la población los jóvenes deben protagonizar las políticas de empleo y asumir el alargamiento en la edad de jubilación.

Entre los invitados al acto se encontraban, entre otros, la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez; el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín; el ex presidente del Parlamento Europeo Enrique Barón, y el ex ministro de Economía Carlos Solchaga.