El sector nacionalista del PSC quiere que el partido esconda sus siglas en las elecciones municipales de 2015

Agrupament Socialista ofrece su denominación para "aumentar la base socialista" y conseguir aglutinar en torno a un proyecto único a independientes y descontentos con alguna de las tendencias del partido. La dirección se muestra abierta a estudiar "caso a caso" para introducir una marca blanca, pero sin renunciar a sus siglas.

3 min
Miembros de Agrupament Socialista, antes de su reunión constitutiva, en julio pasado
Alejandro Tercero
Domingo, 6.10.2013 15:16

La corriente crítica interna del PSC Agrupament Socialista, capitaneada por el alcalde de Lérida, Àngel Ros, y por la ex consejera autonómica Marina Geli, ha propuesto a la dirección del partido que este renuncie a sus siglas y utilice la denominación de la plataforma para presentarse a las próximas elecciones municipales, previstas para mayo de 2015.

Según ha explicado el propio Ros a ACN, el objetivo de la propuesta en conseguir "aumentar la base socialista" utilizando una suerte de marca blanca que ayudaría a aglutinar en torno a un proyecto único a independientes y descontentos con alguna de las tendencias del partido.

La iniciativa habría sido trasladada al primer secretario del PSC, Pere Navarro, hace algunas semanas, durante un encuentro informal, pero la posibilidad de esconder la denominación clásica del partido no ha sido bien acogida por la dirección.

El portavoz del PSC en el Parlamento autonómico, Maurici Lucena, ha señalado este domingo que la propuesta de ampliar horizontes es "muy bienvenida" y que "se ha de estudiar municipio a municipio, caso a caso", pero ha dejado claro que no renunciarán a que las candidaturas municipales lleven las siglas del PSC.

Sin embargo, los críticos no se rinden, y plantearán su propuesta al responsable de Política Municipal del partido, Josep Mayoral. "Agrupament Socialista lo que quiere es reforzar claramente el espacio socialista de nuestro país [por Cataluña], y pensamos muy directamente en contribuir a la implantación del partido de cara a las municipales", ha explicado Ros, y ha insistido en que hay que "intentar agrupar en torno a nosotros a independientes progresistas que se sientan vinculados a un proyecto como el nuestro".

Un quebradero de cabeza para Navarro

El sector nacionalista del PSC, aunque minoritario, le ha generado a Navarro no pocos quebraderos de cabeza en los últimos meses.

El pasado 23 de enero, cinco de los 20 diputados autonómicos (Joan Ignasi Elena, Núria Ventura, Rocío Martínez-Sampere y los citados Ros y Geli) evitaron oponerse a la resolución independentista promovida por CiU, ERC e ICV-EUiA, rompiendo de esta forma la disciplina de voto del partido. Una situación que se repitió durante las semanas siguientes en varios ayuntamientos.

Durante la constitución oficial de la plataforma crítica, a principios de julio, estos presentaron un texto en el que advertían de que "sería muy importante que el PSC no legitimase campañas antiindependentistas" porque "un partido federalista no puede declararse contrario a la independencia cuando la única alternativa oficial en presencia es el statu quo (la fractura del pacto [constitucional]), de otra forma estaría identificándose, lisa y llanamente, con el españolismo".

Agrupament Socialista también se enfrentó a la dirección del PSC a costa de la Via Catalana per la Independència. Los críticos abogaron por poder asistir libremente a la manifestación independentista de la Diada, mientras que la posición oficial del partido fue la de no participar en la movilización.

A finales de agosto, el secretario de Acción Política del PSC y alcalde de Cornellá (Barcelona), Antonio Balmón, lanzó una seria advertencia a los críticos, apuntando que en el partido "sobran los profesionales del ruido sin ninguna relevancia actual que son utilizados para hacer chirriar y desorientar nuestras posiciones", dando "munición al adversario". "A diferencia de otros, yo sí creo que en el PSC sobran algunos", sentenció.

Comentar