El Síndic de Greuges denuncia la erosión del modelo de escuela catalana inclusiva

El Síndic de Greuges remite a la Generalidad un informe sobre las repercusiones de los recortes en materia de educación especial. Según Ribó, los alumnos discapacitados pierden progresivamente su derecho a ser escolarizados en centros convencionales. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, replica que el Síndic comete un "error de cálculo" y que los datos indican más bien que los alumnos con necesidades especiales pasan más tiempo en la escuela.

2 min
Redacción
Martes, 22.10.2013 11:39

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, advierte a la Generalidad por sus recortes en educación especial. En un escrito de seis páginas, el Síndic reprocha la reducción de personal, en concreto, de los veladores, que atienden a alumnos con necesidades especiales derivadas de una discapacidad.

Ribó ha puesto especial énfasis en el desajuste entre las necesidades reales de los alumnos en cuestión y las recursos destinados a cubrirlas. "La evolución de la dotación de profesionales de apoyo no siempre está en consonancia con la evolución de las necesidades de atención que requieren los alumnos", ha defendido.

El riesgo, entonces, viene por el lado de aquellas necesidades educativas especiales que podrían quedar desamparadas. Según esto, el Síndic afirma que los recortes en este ámbito implican que los alumnos dejen de formar parte de colegios convencionales y se vean relegados a escuelas de eduación especial, lo cual, según Ribó, "erosiona" el modelo de escuela inclusiva y el derecho de los alumnos discapacitados a ser escolarizados en centros ordinarios.

Discrepancia en la interpretación de los datos

Los datos apuntados por el Síndic hablan de que en 2011 había 12.031 alumnos con necesidades especiales matriculados en escuelas convencionales. En 2012, la cifra descendió a 11.657, un 3,1% menos. Ribó constata el trasvase de estos alumnos a escuelas de educación especial basándose en que, en el mismo período, la matrícula ha subido en estos centros, de 6.369 a 6.744 alumnos.

Por su parte, la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha reprochado a Ribó un "error de cálculo" y le ha instado a celebrar una reunión "inmediata". Según Rigau, la reducción de veladores se debe a la "disminución de las necesidades", y en cuanto al aumento de estudiantes en las escuelas especiales, la consejera sostiene que lo que ocurre es que "los alumnos alargan su permanencia en los centros".