Espadaler abre la puerta a eliminar el uso de pelotas de goma por parte de los Mossos

Ante la petición de ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP, la Consejería de Interior de la Generalidad no descarta sustuir las pelotas de goma por "algún otro tipo de herramienta robusta" para poder afrontar situaciones de extrema violencia, pero advierten de que no sería un cambio inmediato.

4 min
Un mosso, en una manifestación de Barcelona
Redacción / Agencias
Jueves, 24.10.2013 20:37

El consejero de Interior de la Generalidad, Ramon Espadaler (CiU), ha asegurado este jueves que el Gobierno autonómico está dispuesto a retirar las pelotas de goma que usan las unidades antidisturbios de los Mossos d'Esquadra y sustituirlas por "algún otro tipo de herramienta robusta" para situaciones de extrema violencia.

Espadaler ha hecho estas declaraciones después de que ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP hayan solicitado en sus conclusiones de la comisión de estudio del Parlamento autonómico sobre pelotas de goma que se prohíba este tipo de munición de forma inmediata por su lesividad y la falta de control de su trayectoria.

El consejero ha advertido de que "no estamos ante una moratoria, ni una retirada inmediata de las pelotas de goma y tampoco ante un debilitamiento de la capacidad operativa de la Brigada Móvil, estamos abriendo la puerta a permitir esta retirada, pero serán sustituidas por otras herramientas robustas".

"El inicio del final" de las pelotas de goma

La polémica del uso de pelotas de goma se ha intensificado en los últimos tiempos, después de que tres manifestantes perdieran un ojo en las huelgas generales de marzo y noviembre de 2012 en Barcelona, supuestamente, por los impactos de pelotas de goma lanzadas por los Mossos d'Esquadra.

"Hemos entendido el mensaje que se ha querido dar de retirar progresivamente un instrumento que se ha demostrado que tiene elevadas ineficiencias y genera daños que nunca se han querido provocar por el cuerpo de la Policía", ha afirmado Espadaler, aunque ha insistido que, en todo caso será un proceso progresivo:

"No estamos ante el final inmediato de las pelotas de goma, porque no se puede hacer de hoy para mañana, pero sí que estamos en el inicio del final de la vida de estas pelotas de goma a manos de la Brigada Móvil".

La CUP pide eliminar la unidad antidisturbios de los Mossos

Desde ERC han defendido la retirada inmediata de las pelotas de goma porque su uso genera "situaciones de imposibilidad de cumplimiento de los parámetros legales de mínima intervención".

El diputado autonómico del PSC Ferran Pedret ha solicitado que dejen de usarse las pelotas de goma y "los proyectiles de caucho y viscoelásticos del arsenal de los Mossos" porque son potencialmente letales.

Jaume Bosch (ICV-EUiA) ha exigido la prohibición "inmediata y total, sin excepciones" de las pelotas, y ha avanzado que no se prestaran a ningún acuerdo que suponga diluir esta propuesta. Además, propone que el Parlamento autonómico "pida perdón a las víctimas que ha habido en Cataluña" -que cuantifican en seis personas- y que se articulen mecanismos de reparación moral y económica para las víctimas.

La CUP va más allá y también reclama que se disuelva la Brigada Móvil de los Mossos para "transformar el modelo de orden público vigente, fundamentado en sistemas duros, represivos y autoritarios" y convertirlo en un modelo más flexible, preventivo y garantista.

PP y C's proponen revisar los protocolos de actuación

El PP, en cambio, ha defendido la necesidad de que la policía autonómica "mantenga todas las herramientas que actualmente tienen a su disposición para garantizar la seguridad y el orden público" y que se siga con el modelo de orden público de distancia, aunque pide a la Consejería de Interior que evalúe de forma permanente la existencia de armas eficaces y menos lesivas.

En una línea similar se ha posicionado Ciudadanos, quienes consideran que no se puede "dejar desarmada a la policía", si bien plantean una revisión de los procedimientos operativos y los protocolos de actuación.

"La policía de Cataluña no dispone en estos momentos de recursos suficientes, ni humanos, ni materiales, ni económicos por lo que no se le puede exigir al Gobierno [autonómico] un cambio de modelo de seguridad", concluyen.

Comentar