La dirección y los sindicatos de Catalunya Banc acuerdan un ERE para 2.153 empleados

La dirección de la entidad y los representantes de los trabajadores llegan a un acuerdo en la madrugada del día en que se cerraba el plazo. Tras tensas negociaciones, los sindicatos consiguen amortiguar el ERE previsto por el banco, aunque la plantilla, reducida a dos tercios de la actual, tendrá que hacer frente a una rebaja salarial y a una disminución de jornada de trabajo, entre otras medidas.

3 min
Redacción
Miércoles, 9.10.2013 10:42

La dirección de Catalunya Banc y los sindicatos SEC, CCOO, UGT y CSICA han pactado este miércoles de madrugada un ERE que afectará a 2.153 personas. La plantilla se reducirá de este modo a dos tercios de la actual, e incluirá la baja incentivada de 401 trabajadores mayores de 50 años.

La decisión se ha adoptado en el límite del plazo legal de consultas, y han sido necesarias cerca de 20 horas de tensa negociación para que el banco cediera a la petición de los sindicatos de elevar la indenmización por despido de 20 días y 12 mensualidades que ofrecía la entidad -el mínimo legal- a 30 días por año y un máximo de 22 mensualidades.

Catalunya Banc, actualmente en manos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), otorgará primas por antigüedad y por voluntariedad para conseguir el mayor número posible de salidas incentivadas antes del 31 de diciembre de 2014. De este modo, los sindicatos han logrado un acuerdo en línea con lo pactado recientemente en el nacionalizado Bankia.

Reducción de salario, movilidad forzosa y otros puntos del acuerdo

Con el fin de reducir el número de despidos, también se adoptan otras medidas de flexibilidad, como la reducción de salario y de jornada de entre el 25% y el 50%. En principio, podrán acogerse a estas medida 525 empleados, generando así, por cada dos que se adhieran, una nueva vacante. Quienes dejen la empresa recibirán una prima de 700 euros por año trabajado (anualidades completas) y una prima de voluntariedad única y que oscilará entre los 12.500 y los 27.500 euros, según los años trabajados.

Las excedencias podrán ser de un período de tres años y se han ampliado a 200 personas. Una vez finalice la excedencia, el empleado sólo podrá reincorporarse si existe una vacante. De lo contrario, se le dará la opción de aceptar la baja incentivada, a la que habrá de restarse el importe cobrado durante la excedencia (12.000 euros brutos al año).

La movilidad forzosa de la plantilla con respecto a otros puntos de España ha sido asunto clave para que el acuerdo se alcanzase: finalmente afectará al 5% de los trabajadores -la empresa había planteado el 25%- y no superará un radio de 50 kilómetros. Será, por lo demás, un medida de carácter temporal y dejará de aplicarse en diciembre de 2014.

Finalmente los sindicatos destacan que la empresa ha mejorado los criterios de afectación del ERE: la plantilla que permanezca verá reducido su salario un 5%, no se les tocará la nómina, aunque sí las aportaciones a los fondos de pensiones o la retribución variable. La entidad no hará prejubilaciones, pero se ha comprometido a ofrecer un plus de 3.000 euros a los mayores de 25 años -en Bankia, recuerdan los sindicatos, fue de 6.000 euros- y dará prioridad a la baja incentivada a los mayores de 50.