Con 3,2 millones de euros

La justicia bloquea tres cuentas de Fèlix Millet y Jordi Montull en un banco suizo

El juez del caso Palau ha ordenado el "bloqueo y embargo" de tres cuentas bancarias del país alpino que, según publicó el diario Abc la semana pasada, están vinculadas a Millet y Montull. Los investigadores averiguan ahora si los 3,2 millones de estas cuentas eran para beneficio propio de los dos imputados, o si tienen relación con CDC.

6 min
El ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol (CDC) entregando la Cruz de Sant Jordi de 1999 a Fèlix Millet
Redacción
Martes, 15.10.2013 15:25

El juez Josep Maria Pijuan, que lleva el caso Palau, ha ordenado bloquear y embargar tres cuentas de una entidad bancaria suiza que sospecha que están vinculadas a los dos principales imputados por el caso, el ex presidente del Palau de la Música y saqueador confeso de la institución, Fèlix Millet, y su mano derecha, Jordi Montull. La existencia de estas cuentas, que podrían tener un saldo total de más de 3,2 millones de euros, se conoció la semana pasada, a partir de una información del diario Abc.

Según un auto divulgado este martes por el Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona, el juez, "a la vista de las informaciones aparecidas en la prensa", solicita a las autoridades suizas el "bloqueo y embargo" de tres cuentas abiertas en sendas oficinas de Societé Genérale Private Banking en Lausana, Ginebra y Zúrich.

El juez explica que Millet y Montull podrían ser "titular, autorizado o apoderado" de estas cuentas, y recuerda que, en un auto de 2012, se ordenó el embargo de los bienes de Millet y Montull, para satisfacer una fianza por posible "responsabilidad pecuniarias" -todavía no plenamente garantizada- de 24 millones de euros. La solicitud se enviará ahora a las autoridades judiciales suizas, en forma de comisión rogatoria.

Se investiga la procedencia de los 3,2 millones en Suiza

Según publicó Abc la semana pasada, agentes policiales, dedicados a delitos financieros, investigan la procedencia de los más de 3,2 millones de euros de estas cuentas en Suiza, y si estos tienen relación directa con CDC o son de origen directo del botín que Millet habría desviado para su beneficio.

Millet -sobre quien pesa una petición de 81 años de prisión por parte de la acusación particular, que sin embargo, no ha acusado a CDC- se sentará en el banquillo de los acusados, junto a su secuaz y mano derecha en el Palau de la Música, Jordi Montull, a finales de 2014 o principios de 2015.

En 2010, el Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona consiguió bloquear 1,4 millones de euros que Millet tenía en Suiza. Sin embargo, haciendo caso de la información que maneja la policía, el acusado tendría una fortuna mayor que la hasta ahora registradada y confesada. En 2009 aseguró que tenía un millón de euros en Suiza.

La apertura de su primera cuenta en el país alpino se remonta a 1975, cuando, según declaró al juzgado, quiso colocar dinero a salvo por la "inestabilidad" que podría sobrevenir después de la muerte del dictador Francisco Franco. Al margen de estas cuentas que habrían evitado al fisco, Millet tiene dos cuentas más en Bankia, en la sucursal de Vía Layetana de Barcelona, muy cerca del Palau de la Música, que suman casi 390.000 euros.

Desviaron más de 18 millones de euros

El juez instructor del caso Palau, Josep Maria Pijuan, cerró la instrucción a mediados de julio, prácticamente cuatro años después de su inicio, imputando a Millet y Montull, Gemma Montull, Rosa Garicano, Pedro Buenaventura, Juan Elizaga, Jaume Camps (CDC), Daniel Osàcar (CDC), Miguel Jiménez-Salinas, Juan Manuel Parra, Pedro Luis Rodríguez, Vicente Muñoz, Juan Antonio Menchén, Ramón Marc Martí, Raimon Bergós, Santiago Llopart y Edmundo Quintana, como responsables criminal y civilmente.

Según la instrucción, entre 2003 y 2009, Millet, "aprovechándose de la situación de poder absoluto que le otorgaban sus diferentes cargos" en la institución cultural, y contando "con la colaboración" de Montull, su hija y Garicano, "y gracias a las facilidades derivadas de la dejación de sus funciones de efectivo control por parte de los órganos colegiados rectores", se dedicó a "un verdadero expolio de los fondos" del Palau.

El juicio se iniciará con varias cifras sobre la mesa. Parece acreditado -así consta en la instrucción- que entre 2005 y 2009, Millet y Montull (Jordi, y su hija Gemma) desviaron dinero de la institución para obras de sus viviendas, a través de facturas a empresas que pagaba el Palau, por un total de 3.175.175,45 euros; emitieron facturas falsas para enriquecerse con servicios inexistentes (en 2008 y 2009) por 1.027.189 euros (sin IVA); se pagaron la boda de las hijas de Millet (en 2000 y 2002) por 164.269,93 euros, la publicación de un libro de Jordi Montull por 19.026,80 euros; "viajes de placer" por todo el mundo (México, Cerdeña, la Polinesia, Tailandia, Kenia, las islas Maldivas y Dubai) por 651.456,59 euros; a los que hay que sumar otros desvíos de fondos entre 2002 y 2009.

En total, según figura en el acto del juez Pijuan, Millet y Montull desviaron 18.017.001,88 euros de los fondos de las entidades que conforman el Palau de la Música "para aplicarlos al lucro particular directo o a otras finalidades desconocidas pero nunca relacionadas" con la institución cultural. Millet habría hecho suyos como mínimo 7.021.245,52 euros y Montull, como mínimo, 1.318.443,09 euros. El juez instructor "desconoce el destino de los restantes 9.677.313,27 euros".

CDC, más de 5,1 millones de euros

Millet y Montull se beneficiaron personalmente y financiaron ilegalmente a CDC. Al menos, según el juez instructor, que señala que CDC habría estado recibiendo un "flujo de fondos" de Ferrovial-Agroman, a través del Palau de la Música, "como pago de comisiones por adjudicaciones de obra pública por parte del Gobierno de la Generalidad de Cataluña u otros organismos públicos", entre los años 2000 y 2009.

La instrucción se cerró fijando que el "acuerdo" entre los dirigentes de CDC y la empresa constructora situaba a Daniel Osàcar, tesorero de CDC, y a Jaume Camps como intermediarios de la formación nacionalista con Ferrovial-Agroman, así como a Carles Torrent, fallecido en 2005, tesorero de CDC hasta su muerte.

El magistrado instructor deja constancia de las obras que habrían implicado mordida y pudo demostrar en la fase de instrucción: obras de revestimiento de la acequia Bellet (2000) por 2.638.496,35 euros; construcción del nuevo pabellón municipal de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) (año 2002) por 4.176.019,06 euros; construcción de la Línea 9 del Metro de Barcelona (entre 2001 y 2010) por 890 millones de euros (Ferrovial-Agroman formaba parte de una UTE); y construcción de la Ciudad de la Justicia de Barcelona y Hospitalet (2003) por 263.035.900 euros.

De esta forma, los tesoreros de CDC habrían recibido 2.314.495,21 euros; a través de la "facturación falsa" mediante empresas interpuestas, entre 2004 y 2009, otros 2.235.052,16 euros; y mediante convenios de colaboración con Trias Fargas, hoy CatDem, entre 1999 y 2008, otros 630.655 euros. En total: el partido que lidera Artur Mas habría recibido 5.180.202,37 euros a través de comisiones ilícitas. Mas y la dirección de CDC niegan haber recibido un solo euro mediante financiación ilegal.

Comentar