Mas responde a 'La Vanguardia': exigir un referéndum secesionista no es ser "radical"

Tres días después de que el diario de referencia del Grupo Godó se preguntara si "tiene miedo el Gobierno de la Generalidad de los moderados catalanes", Mas lamenta que intentar "discernir cuál es el mejor camino" para Cataluña "algunos lo consideran radical".

2 min
Daniel Osàcar -el segundo por la izquierda, sentado- observa atentamente la intervención de Artur Mas en el acto de la CatDem de este miércoles
Redacción / Agencias
Jueves, 31.10.2013 07:33

"Intentamos discernir cuál es el mejor camino, y esto algunos lo consideran radical. Levantamos la bandera de la normalidad: lo que pretendemos es lo más normal del mundo, ninguna excentricidad, ni extremismo ni radicalidad; es poder votar y decidir el futuro de Cataluña al servicio de los 7,5 millones de catalanes".

Con estas palabras, el presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha respondido este miércoles al editorial que tres días antes publicaba La Vanguardia, en el que se preguntaba: "¿Tiene miedo el Gobierno de la Generalidad de los moderados catalanes?".

El líder nacionalista ha realizado estas declaraciones durante su intervención en un acto de la CatDem, la fundación de su partido, en la que ha insistido en su mensaje:

"¿Cómo queréis que un pueblo basado en la cultura, en la mezcla, en el comercio y en la industria, con vocación de expandirse, sea extremista? Nuestras armas son las mejores cartas posibles para conseguir unos ideales: la libertad, la igualdad y la justicia social".

Otros caminos han acabado en "choques"

"Buscamos lo mejor para el conjunto del pueblo catalán y quizá tenemos la opción de conseguirlo", ha añadido, y ha asegurado que en el pasado Cataluña ya ha recorrido otros caminos, con una relación "leal e íntima" con el resto de España, que generalmente han acabado en "choques".

En ese sentido, Mas ha reconocido que los "vientos en contra" de su proyecto independentista "son poderosos", pero ha reiterado que, "con los pies en el suelo, pero la mirada hacia adelante, bien arriba, en este momento hay que fijar la mirada adelante aunque sin perder el sentido del realismo".

En el acto estaban presentes algunos dirigentes actuales y pasados de CDC, pero uno de ellos -que ha ocupado un lugar preferencial en la sala y que ha recibido un efusivo saludo por parte del presidente de la Generalidad- destacaba por encima de los demás: Daniel Osàcar, el ex tesorero de CDC imputado en el caso Palau de la Música.

A Osàcar se le acusa de haber intermediado en la presunta financiación ilegal del partido de Mas (que podría haber recibido 6,6 millones de euros en comisiones ilícitas) a través de la institución musical y de la Fundación Trias Fargas, precedesora de la CatDem. El fiscal pide siete años y medio de prisión para él.

 

Comentar