Otro puñado de votos menos

Por segunda vez en ocho meses, el PSC vuelve a enfrentarse al PSOE en una votación en el Congreso. En esta ocasión, los de Navarro han decidido abstenerse ante una moción de UPyD que reivindicaba que el llamado "derecho a decidir", en España, corresponde a todos los españoles.

4 min
Alfredo Pérez Rubalcaba y Pere Navarro.
Alejandro Tercero
Miércoles, 30.10.2013 10:31

"No podemos caer en las trampas de partidos que buscan rédito político en la confrontación de la sociedad en vez de apostar por el diálogo. Seguimos comprometidos con el proyecto conjunto de los socialistas españoles, para reformar la Constitución y hacer una España federal".

Con estas palabras, el primer secretario del PSC, Pere Navarro, justificaba la decisión de sus diputados de abstenerse en la votación de este miércoles en el Congreso en una moción presentada por UPyD para reivindicar que el "derecho a decidir" es de todos los españoles. El PSOE votó a favor del texto.

No es la primera vez que el PSC se enfrenta al PSOE en el Congreso. Ni parece que será la última. El pasado 26 de febrero catorce diputados del PSC -todos, menos Carme Chacón- apoyaron dos propuestas de resolución presentadas por la Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA y CHA) y por CiU, respectivamente, que defendían la celebración de un referéndum independentista en Cataluña. El PSOE se opuso. Aquel cisma en las filas socialistas generó unas heridas que todavía no han cicatrizado.

Ayer, la dirección del PSOE vivió otra jornada de tensión tratando de evitar que la propuesta de UPyD reflejase un nuevo enfrentamiento con el PSC y, por tanto, un nuevo motivo para que los votantes catalanes del otrora PSC-PSOE sigan migrando a otras opciones políticas más claras. Pero los de Rubalcaba no lo consiguieron.

No se puede "trocear el cuerpo de la ciudadanía"

La moción de UPyD subraya en su exposición de motivos que "el llamado 'derecho a decidir' está contemplado en nuestra Constitución en el artículo 23, en virtud del cual 'los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal'", y lo relaciona con el artículo 1.2, que indica que "la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado".

"Ni en Cataluña ni en ningún otro lugar de España se ha conculcado el 'derecho a decidir' ni cabe bajo ningún concepto que una parte decida sobre la organización territorial de todo el Estado, pues tal cosa supondría trocear el cuerpo de la ciudadanía y redefinir el sujeto de la soberanía, en contra de la propia Constitución", añade el texto.

Y concluye señalando que "la falacia de que se está vulnerando un supuesto 'derecho a decidir' es más que evidente, pero sin embargo no encuentra una respuesta clara y contundente desde las instituciones comunes".

Por ello, la moción aprobada por el Congreso:

"Proclama que, bajo ningún concepto, una parte de la ciudadanía puede decidir sobre la organización territorial del Estado, ni sobre cualquier otro aspecto o precepto de la Constitución, excluyendo al resto de dicha eventual decisión; afirma que ninguna autoridad o poder público tiene derecho a privar a todos o parte de los ciudadanos residentes en su territorio de los derechos y libertades que la Constitución española reconoce y garantiza a todos y cada uno de los españoles; proclama que en un Estado social y democrático y de derecho nadie está por encima de la ley y no puede permitirse trocear el cuerpo de la ciudadanía ni redefinir el sujeto de la soberanía nacional que no es otro que el pueblo español, único que puede ejercer, por los cauces legalmente establecidos, el 'derecho a decidir' sobre la unidad de la nación y los derechos del conjunto de los ciudadanos; y reafirma la vigencia de los artículos 1.1 y 1.2 de la Constitución española".

El texto fue aprobado por 265 votos a favor (UPyD, PP, PSOE, UPN y Foro Asturias), 39 en contra (CiU, PNV, IU, ICV, CHA, ERC, Amaiur, BNG y Compromís) y 13 abstenciones (PSC).

Entre quienes más se han felicitado de la posición del PSC se encuentran dos destacados miembros del sector nacionalista del partido: el alcalde de Lérida, Àngel Ros, y el diputado autonómico Joan Ignasi Elena. Sin duda, anoche, el PSC perdió otro buen puñado de votos. Mientras tanto, a 600 kilómetros de distancia, Albert Rivera todavía debe estar frotándose las manos.

Comentar