Roca defiende que con "voluntad política" se puede celebrar un referéndum secesionista

El convergente recuerda que "Cataluña, históricamente, los hechos rupturistas los juega mal", advierte a los diputados autonómicos que tienen un papel muy complicado y les recomienda que no jueguen "en el terreno en el que previsiblemente seamos menos fuertes".

3 min
Miquel Roca y Núria de Gispert, durante la comparecencia del primero en la comisión parlamentaria
Daniel Tercero
Martes, 15.10.2013 19:02

Al más puro estilo del peix al cove de la CiU que lideró Jordi Pujol durante más de dos décadas desde el Palacio de la Generalidad, Miquel Roca (CiU) ha defendido que las aspiraciones nacionalistas son "un problema político" y solo "con voluntad política" se resolverán, "aunque tengan trascendencia constitucional".

El que es padre de la Constitución -uno de los tres que quedan vivos de los siete ponentes que la redactaron- ha comparecido, este martes, ante la Comisión de Estudio del Derecho a Decidir del Parlamento autonómico -en la que no participan ni PP ni Ciudadanos- para defender la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Roca, que se ha manifestado satisfecho de haber participado en "el documento solemne" de 1978 y ha recordado que, en su opinión, la "ruptura" de la estabilidad política en España se produjo después del recurso del PP contra el Estatuto y la posterior sentencia del Tribunal Constitucional (2010), defiende la legalidad de la convocatoria de un referéndum independentista ya que, en su opinión, la Constitución es "flexible".

Esta "consulta" se podría celebrar en toda España de manera consultiva pero, desde su punto de vista, en Cataluña sí sería "vinculante". Así, según Roca, se cumpliría con el artículo 92 de la Carta Magna, que recoge que el referéndum es un instrumento de consulta para "todos los ciudadanos", pero admite que sería algo rocambolesco.

Evitar la Constitución con un pacto

Para el ex líder de CiU en el Congreso, la cuestión no es jurídica ni legal (o ilegal), sino simplemente "una cuestión de voluntad política". Peix al cove. Pactos con el Gobierno de espaldas a la Constitución, o al margen de esta. El mejor ejemplo lo ha expuesto el mismo Roca: se evitó la Constitución con el traspaso de tráfico a los Mossos, pese a que el artículo 149 fija que pertenece al Gobierno su competencia en exclusiva sobre tráfico en toda España.

Así, uno de los siete padres de la Carta Magna ha confesado que no cree "en el derecho como solución política", y sí como "una herramienta" para conseguir fines políticos. Otro ejemplo: la proclamación de la II República, que se hizo al margen de la ley.

Pese a esto, Roca no es partidario de la "ruptura" con la democracia. Entre otras cosas, porque "a quien te enfrentas tiene una base de legitimidad democrática" y, sobre todo, porque "Cataluña, históricamente, los hechos rupturistas los juega mal". Por eso, después de indicar a los diputados autonómicos que tienen un papel muy complicado les ha recomendado que no jueguen "en el terreno en el que previsiblemente seamos menos fuertes" y, ya que las fuerzas son desiguales, estas "han de ser compensadas con inteligencias desiguales".

Comentar