Sánchez-Camacho insinúa que Mas plantó a Sáenz de Santamaría por ser mujer

"¿Qué le molestó? ¿Que la presidenta [en funciones] fuese una mujer?". La dirigente popular se pregunta si este fue uno de los motivos. Y señala que, en su opinión, el presidente de la Generalidad "hizo el ridículo y pecó de soberbia".

2 min
Sánchez-Camacho, durante la rueda de prensa en la sede del PP catalán
Redacción / Agencias
Lunes, 21.10.2013 15:37

Alicia Sánchez-Camacho (PP) ha insinuado que entre los motivos que llevaron a Artur Mas (CiU) a plantar a la portavoz y vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (PP), en un acto en Barcelona celebrado la semana pasada, está el hecho de que es mujer.

"¿Qué le molestó? ¿Que la presidenta [en funciones] fuese una mujer?", ha indicado la presidenta del PP catalán, este lunes, en la rueda de prensa tras la reunión semanal de la cúpula de los populares de Cataluña. Así, Sánchez-Camacho ha recordado que en la beatificación masiva de Tarragona, unos días antes de la polémica, Mas no puso reparos al protocolo que establecía que el acto estaba presidido por el presidente del Congreso, Jesús Posada (PP).

"Es presidente autonómico y no de una nación"

Sánchez-Camacho ha insistido hasta en cuatro ocasiones en la condición de mujer de Sáenz de Santamaría, pero no ha respondido cuando se le ha preguntado si considera que el presidente de la Generalidad actuó de forma machista: "Yo he dicho lo que he dicho. [...] Hizo el ridículo y pecó de soberbia".

En este sentido, la dirigente popular ha pedido a Mas que "no vuelva a equivocarse otra vez" en la inauguración, este próximo miércoles, del Foro Económico del Mediterráneo Occidental en Barcelona, una jornada que abrirá el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y que no tiene prevista la participación del presidente autonómico.

"Esperamos que Mas actúe con sentido común y se dé cuenta de una vez de que es presidente autonómico y no de una nación", ha añadido Sánchez-Camacho, quien ha recordado que Rajoy representa a todos los españoles, incluidos los millones de catalanes.