"Por la falta de un papel no se puede procesar a nadie"

Rosell tiene diligencias penales abiertas en Brasil por el 'caso Ailanto', según 'Ara'

Vuelven los dolores de cabeza por la prensa para Sandro Rosell, en relación a sus problemas legales en Brasil. Esta vez, con una información que asegura que el caso Ailanto ya se ha convertido en un procedimiento penal. Algo que el interesado niega rotundamente.

5 min
El presidente del F.C. Barcelona, Sandro Rosell
Redacción
Martes, 8.10.2013 15:08

El presidente del F.C. Barcelona, Sandro Rosell, tiene "diligencias penales abiertas" en Brasil en relación al caso Ailanto, según publica este martes el diario Ara. Ailanto Marketing es una sociedad de la que Rosell, al menos según el documento de constitución, tenía el 99% del capital social, y está siendo investigada en el país sudamericano en relación a un presunto fraude en la organización de un amistoso Brasil-Portugal. El propio Rosell ha negado hoy mismo tener ningún procedimiento penal abierto en su contra, y lo ha reducido todo a una "falta administrativa". "Por la falta de un papel no se puede procesar a nadie", ha dicho.

Según informa el diario Ara a partir de la fiscalía y un tribunal brasileño, Rosell "tiene diligencias penales abiertas por el caso Ailanto", y está siendo investigado "en dos procesos". Uno de ellos, por una presunta "mala conducta administrativa" de Ailanto, de la que consta como representante legal. El otro, derivado del primero, ya de tipo penal.

Según esta información, la justicia brasileña investiga posibles delitos referentes a licitaciones y contratos, así como al uso de documentos falsos, con penas que van de uno a cinco años de prisión. También se explica que el proceso penal está "en una fase muy inicial" y podría acabar siendo archivado, pero que el proceso administrativo está en una fase mucho más avanzada.

Preguntado por esta cuestión en la Cadena Ser, Rosell ha admitido en parte lo que se refiere al proceso administrativo, pero ha negado tener algún procedimiento penal abierto, además de añadir que no cree que se lo abran nunca. "Una empresa tenía una falta administrativa que derivó en un proceso civil, que gané porque sólo faltaba un papel, y ya está cerrado", ha dicho. "Por la falta de un papel no se puede procesar a nadie", ha añadido. El presidente azulgrana también ha opinado que se habla del caso porque "hay un político detrás que quiere darse publicidad y quiere reabrir el caso".

El caso estalló en 2010

Los problemas legales de Rosell en Brasil no son nuevos. En el año 2010, El Debat ya informó ampliamente del estallido del caso Ailanto, incluyendo los documentos íntegros de la demanda del Ministerio Público y las alegaciones de la empresa de Rosell.

Según la fiscalía, Ailanto obtuvo la organización de un amistoso de la canarinha con un contrato "desprovisto de los más elementales componentes de un contrato administrativo". También enumeraba las carencias: ausencia de proyecto básico, insuficiente delimitación del objeto del contrato, ausencia de la plantilla de costes unitarios, ausencia de justificación del precio y ausencia de aprobación de la minuta del contrato por la asesoría jurídica.

Además, el Ministerio Público señala que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) se hizo cargo de gastos que tendría que haber cubierto Ailanto, y que de 19.513 entradas para el partido, 7.723 fueron distribuidas como invitaciones y que la mayor beneficiada del acontecimiento fue la empresa de Rosell. Finalmente, se señala que Ailanto era una empresa creada ad hoc para el acontecimiento, con ánimo fraudulento.

En sus alegaciones, Ailanto explicaba que la demanda se basaba en suposiciones, que no en hechos, negando radicalmente que hubiera beneficios extraordinarios para Ailanto, y recordando que los ingresos por entradas fueron 1,4 millones de reales y los gastos más de 8 millones. También alegaba que los gastos a cargo de Ailanto estaban perfectamente establecidos en el contrato, y además fueron superiores a las previstas, así como que los gastos sufragados por la Federación eran ajenos al contrato. Finalmente, afirmaba que las supuestas irregularidades administrativas no eran de su responsabilidad y en todo caso son enmendables.

Rosell y sus negocios con Teixeira

Al año siguiente, en 2011, el semanario económico The Economist recordó el caso, en un artículo en que repasaba varios casos de corrupción en los que podría estar relacionado el entonces presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, e insinuaba que podría haber recibido una comisión por la organización del amistoso Brasil-Portugal que es el centro del caso Ailanto.

El semanario británico también recordaba que Rosell "ha hecho negocios con Teixeira durante años", en su época como directivo de marketing de Nike en Brasil.

El pasado mes de agosto, finalmente, Catalunya Ràdio explicó que Teixeira estaba tramitando la residencia pasiva en Andorra, un país que no tiene ningún convenio de extradición con Brasil. Esta información también aseguraba que los asesores de Teixeira estaban haciendo trámites para trasladar una parte de la fortuna personal del ex dirigente futbolístico brasileño, una cantidad que rondaría los 4,9 millones de euros, a un banco andorrano, y que uno de los bancos contactados por el entorno de Teixeira sería uno en el que tiene un cargo de responsabilidad Ramon Ciero, directivo del Barça. Rosell prometió que daría explicaciones sobre todo ello, añadiendo: "No quiero que nadie dude de mí". 

Comentar