"Hablar de fronteras hoy en día da risa"

Vila ve un "argumento para la secesión" en las discrepancias con el Gobierno por la implantación de la euroviñeta

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, que pasa para ser uno de los miembros más moderados del Gobierno autonómico, insiste en matener la ambigüedad ante el independentismo en sus declaraciones. Ya lo demostró hace tres semanas, cuando en menos de 24 horas, pasó de defender una posición dialogante y constructiva a protagonizar una salida de tono propia del sector más radical de CDC. Este miércoles ha apostado por ver "motivos para la secesión" y, a la vez, minimizar la importancia de "las fronteras".

2 min
Santi Vila, en el alnuerzo-coloquio en el Ateneo Barcelonès este miércoles
Redacción
Miércoles, 30.10.2013 20:23

En una conferencia en el Ateneo Barcelonés, el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila se ha extendido este miércoles sobre las discrepancias entre el Gobierno y la Generalidad en torno a la euroviñeta, el peaje para vehículos pesados que defiende el Ejecutivo autonómico y que rechaza el Gobierno. Y ha sorprendido a la audiencia afirmando que estas discrepancias podrían ser un "argumento para la secesión".

Vila ha explicado que la Generalidad quiere implantar este impuesto en 2014 en el Eje Transversal, que depende de la Administración autonómica. Y ha añadido que, para que la medida fuera un éxito, también tendría que hacerlo el Gobierno en las vías que dependen de él, algo que no sucederá hasta que "lo imponga Europa". "Es lamentable, y un argumento para la secesión", ha declarado.

Una afirmación que ha matizado cuando ha relativizado el proceso independentista, al asegurar que "hoy en día, hablar de fronteras da risa", y que también "da risa" que "algunos sufran" por la deriva secesionista en Cataluña.

Así, Vila ha negado que la Generalidad pretenda "levantar barreras". Y, sin posicionarse claramente a favor o en contra de la independencia, ha negado que el hecho de que "nos organicemos de forma diferente desde el punto de vista administrativo" tenga que ser un motivo para desanimar las inversiones en Cataluña. O, al menos, no más que algunas decisiones en materia económica que ha recriminado al Gobierno, como por ejemplo el cambio de criterio en política energética.

Los matices de Vila

Hace tres semanas, Vila subrayó en una conferencia su buena sintonía con la titular del Ministerio de Fomento, Ana Pastor, poniendo en valor los acuerdos logrados en materia de infraestructuras Y lanzó una serie de mensajes que no pasaron desapercibidos para la cúpula de CDC.

"Los últimos 30 años han sido los mejores de la historia de Cataluña", aseguró. "Siempre viviré los progresos y los fracasos de España como propios", insistió, contradiciendo frontalmente el relato que plantea el presidente autonómico, Artur Mas, habitualmente.

Estas palabras que fueron recibidas con satisfacción y halagos los desde sectores no independentistas. Unas horas después, Vila volvió a la equidistancia, al publicar un mensaje en su cuenta personal de Twitter en el que comparaba las respuestas de la UE asegurando que la independencia de Cataluña la dejaría fuera de la Unión con la inhibición de las autoridades comunitarias ante la tragedia del naufragio de una barcaza con inmigrantes ante la isla italiana de Lampedusa.