"El desafío independentista está condenado al fracaso y hay que evitar tensiones innecesarias. [...] El referéndum no lo van a convocar. En Cataluña no va a haber ninguna consulta, eso es segurísimo. De todas formas, el Gobierno tiene muchos instrumentos en caso de que se produjera un golpe de Estado para romper España"

Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán, en una entrevista publicada este domingo en El Mundo:

"[...] ERC tiene que ir preparándose para que CiU, después de conseguir su voto el 20 de diciembre en la Ley de Presupuestos, se vaya alejando progresivamente de ellos. Estamos en el momento de mayor inflexión de la relación entre ERC y CIU. Sólo hay que ver su falta de consenso para conseguir una única pregunta y una respuesta clara en la posible consulta.

[...] Duran es un actor relevante y, si sus 14 diputados en el Parlamento [autonómico] de Cataluña hubieran frenado la deriva independentista, como por ejemplo en la votación de la declaración de soberanía, no hubiera habido mayoría y Mas no habría llegado tan lejos. Mas no puede proponer una consulta si no le apoya Duran, no puede ser cómplice silencioso del proceso independentista y responsable de esta locura.

[...] Se debe actuar con firmeza y dentro de la Constitución, que es lo que está haciendo Rajoy. Se está produciendo un retroceso del proceso independentista y Artur Mas cada vez tiene más claro que es inviable dar un golpe de Estado a la democracia constitucional de todos los españoles, que es lo que pretende.

[...] Primero, [ha cambiado] que no hay apoyos internacionales; segundo, que el establishment empresarial no apoya este proceso independentista; y tercero, que no hay unidad dentro de los partidos que apoyan el proceso. El desafío independentista está condenado al fracaso y hay que evitar tensiones innecesarias.

[...] El referéndum no lo van a convocar. En Cataluña no va a haber ninguna consulta, eso es segurísimo. De todas formas, el Gobierno tiene muchos instrumentos en caso de que se produjera un golpe de Estado para romper España, y esos instrumentos los permite y los contempla la Constitución, sin tener que modificar nada. [...] Incluido el artículo 155. Ese artículo está ahí y su aplicación o no estaría en función de la gravedad de la situación que algunos quieran provocar".