Revista de prensa

'La Vanguardia' acusa a Pere Navarro de estar a las órdenes de Mariano Rajoy

El diario de Godó advierte al PSC de los riesgos adoptados: "Marginación o abandono electoral"; en Abc evitan sacar en portada a Rajoy y denuncian que Chacón estaba en la playa.

11 min
Pablo Planas
Lunes, 18.11.2013 09:19

Todo el apoyo que recibió el domingo Pere Navarro, el líder del PSC, se vuelve hoy escepticismo mediático. Y eso, en el mejor de los casos. En La Vanguardia -paladines editoriales del moderantismo e instructores de vuelo de la tercera vía-, el repaso al Consell Nacional socialista es de una dureza inusitada, más propio del periodismo cavernícola que de las florituras del analismo socialcristiano a la catalana. Para el director del diario de Godó, José Antich, la mayoría obtenida por Navarro, más que un amplio respaldo, es el anticipo de un problema: "No serán muchos -el 13% de los críticos así lo hace prever-, pero el ruido de diputados, alcaldes y concejales opositores lo tiene asegurado (Navarro). Y quién sabe si alguna escisión importante y sonora también". Sólo le falta desearle los buenos días al dirigente socialista, pero de eso ya se encarga Jordi Barbeta. En un análisis-tuit de menos de 200 palabras (y le sobran 150) acusa al primer secretario del PSC de estar a las órdenes de la derecha española, de ser un criptopepero: "El hecho político más insólito de las últimas décadas ocurrió ayer. Mientras Mariano Rajoy reiteraba su rechazo absoluto al derecho a decidir de los catalanes, el consejo nacional del PSC, decidía no apoyar en la práctica el derecho a decidir hasta que lo autorice Mariano Rajoy".

¿El "hecho político más insólito de las últimas décadas"? ¿El consejo nacional del PSC? ¿Pero en Europa o a nivel mundial? Barbeta, en plan constructivo, asegura que Navarro despreció la alternativa de tomarse un tiempo de reflexión así como la idea de celebrar un referéndum entre la militancia, que es precisamente lo que La Vanguardia suele recomendar en estos casos. Que Duran tiene una idea, va La Vanguardia y le dice que la someta a consulta de las bases. Se le ocurre una vuelta de tuerca a Mas y La Vanguardia es lo que le aconseja, que lo voten la militancia y las cámaras de comercio. Por si le quedaba alguna duda a Navarro de lo que tiene que hacer, el editorial del diario moderado le advierte de los riesgos asumidos: "Navarro y el PSC se han decidido por una vía intermedia: ni el independentismo, ni el statu quo actual. En momentos de alta polarización como el presente, decidirse por el camino de en medio exige una enorme capacidad política para no ser arrastrado a la marginación y abandonado por los electores". ¿Pero La Vanguardia no era el periódico que apostaba por una tercera vía? Pues, al parecer, dicha tercera vía moderantista incluye la consulta unilateral que ahora rechaza el PSC.

Sea como fuere, Enric Juliana suaviza un poco la tunda a Navarro y fija el comienzo de esta historia en el primer tripartito, del que se cumplen diez años: "Una década después, el ciclo aún no está resuelto. Ahora vienen dos años apasionantes. El Tinell sigue emitiendo radiación y el PSC, con más puñaladas en el cuerpo que César en el Foro, sigue vivo. Maltrecho, pero vivo. El Partido Híbrido sigue existiendo y ese es, hoy, un dato clave".

Certificado que el PSC no está muerto, sino de parranda, los partidarios de Navarro, ese 83,5% de almas en pena, tampoco hallarán mucho consuelo en la lectura de otros diarios. En El Periódico le otorgan la imagen de portada a Navarro con un título funcionarial: "El PSC avala las tesis de Navarro frente a los críticos". Es tal el entusiasmo que no provoca el desenlace del Consell Nacional que el titular principal de la portada es: "Barcelona estrena red de desfibriladores". En dos años, dice, todas las farmacias dispondrán del aparato. Será maravilloso... para las que hayan resistido abiertas hasta entonces.

En el apartado de opinión de El Periódico, Marçal Sintes, se muestra, no obstante, optimista sobre el futuro del socialista catalán: "Espero que la elección no sea irremediable, porque, quizá prisionero de esquemas antiguos que debería haber superado, sigo pensando que el PSC es y debería ser muy importante para Cataluña".

Con estos precedentes en La Vanguardia y en El Periódico, la versión de El Punt Avui casi resulta algodonosa. No son partidarios, pero sí realistas y titulan: "Navarro culmina el giro antisoberanista del PSC". En Ara, en cambio, apuestan por el periodismo zodiacal y aventuran: "El PSC, roto en el Parlamento [autonómico]". Entre dos y cinco diputados, afirman en el diario, podrían abandonar el grupo socialista para apoyar el "derecho a decidir" desde el grupo mixto. Uno de los grandes orientadores editoriales del diario soberanista, Antoni Bassas, dedica su artículo a jalear a las masas y replicar a los socialistas y a Duran. Alude al resultado del debate en el PSC y a la entrevista del domingo a Duran en El Periódico (en la que afirmaba que el "proceso" acabará mal), para, en clave de juvenil entusiasmo, alentar a sus lectores: "Sin desmerecer las dificultades del objetivo, hoy es necesario que nos digamos que el proceso puede acabar muy bien, porque detrás hay una buena parte del país que empuja con una ilusión que ya quisieran los partidos para sus proyectos. Porque la manifestación de julio de 2010 y los 11-S de 2012 y 2013 son una respuesta de dignidad colectiva de las que hacen sentir el orgullo de pertenecer a una nación. Una nación castigada en su autoestima hasta el límite de la aniquilación...".

Fuera del ámbito del éxtasis y la iluminación independentista; es decir, en el mundo real, El País le dedica el título principal al cónclave del PSC: "Los socialistas catalanes se descuelgan del plan soberanista". "Navarro derrota a sus críticos y rechaza una consulta sin pacto", subrayan en el subtítulo. Pere Ríos firma la crónica y un editorial respalda la decisión del PSC: "Así pues, los socialistas catalanes se descuelgan de un proceso que sus propios promotores saben condenado al fracaso. Se aclara así el panorama catalán. Pero haría mal el Gobierno de Mariano Rajoy si dejara estar las cosas en Cataluña. La unidad de los distintos catalanismo se rompe, pero el malestar de la ciudadanía se mantiene".

Valentí Puig, en las páginas de la edición catalana de El País, cambia la perspectiva y analiza los cambios de humor en la contraparte al hilo de la "propuesta" de huelga de Junqueras, que califica de "happy hour del secesionismo". "Todos los vientos parecían soplar a su favor y, de repente, el trasvase de votos de CiU a ERC puede parar, sin que CiU tenga que hacer casi nada. Curiosa paradoja: si hasta ahora la Convergència de Mas parecía estar trabajando para los intereses de ERC, el episodio de Bruselas implica que CiU recupere el aliento [...]. Hasta ayer, la presunta calma política de Junqueras era una presencia infalible, intocable", escribe Puig.

En el piso de abajo de la misma página hay un artículo titulado: "CUP: repolitizar la política", del catedrático de Ciencia Política de la UB Jordi Matas Dalmases, quien alejado de toda ironía afirma: "La CUP ha realizado un excelente trabajo parlamentario y se ha convertido en el partido revelación de este primer tramo de la décima legislatura catalana". ¿Cómo? Totalmente en serio, hasta el punto de que Matas Dalmases sostiene que la "izquierda radical de liberación nacional" progresa más que adecuadamente y "ha realizado elaboradas argumentaciones con un sólido trasfondo teórico y un buen nivel cultural". ¿Y la sandalia? Para el catedrático de Ciencia Política, "un incomprendido episodio". "La fórmula CUP no es fácil: conexión con las demandas de la calle, responsabilidad social, pedagogía transformadora, fidelidad ideológica, radicalidad cívica, respeto a las instituciones democráticas, aprendizaje permanente, humildad, honestidad y humanidad. Sin duda, un paso firme para repolitizar la política", concluye el ditirámbico e inusual artículo de El País.

Tras la propaganda de las CUP en el diario de Prisa, turno de encuestas. En El Mundo, la segunda entrega de su sondeo a mitad de legislatura nacional les sugiere abrir la portada con este titular: "Carme Chacón y Susana Díaz favoritas para liderar el PSOE". En su artículo, Federico Jiménez Losantos pasa por alto las interioridades del PSC para profundizar en el análisis de los sondeos: "Todo lo que pase en Cataluña en 2014 tendrá que ver con el separatismo y todo lo que pase en España en 2015 tendrá que ver con Cataluña. En el previsible naufragio de las alianzas de PP y PSOE, a Rosa Díez se le pantea un dilema decisivo: atreverse ya a buscar el Gobierno con Ciudadanos, forzando el cambio, o aguantar sola una legislatura contra un Gobierno de coalición o aluvión".

En La Razón también abren portada con un sondeo: "El PP revalidaría su poder autonómico dos años después de llegar a Moncloa". Es una forma optimista de verlo, puesto que el mismo diario advierte que en "feudos" como en la Comunidad de Madrid y en la Comunidad Valenciana se vería obligado a formar pactos. En cuanto a la cosa catalana, el análisis de Toni Bolaño se centra en el PSC. "Se tantearon fuerzas", afirma el columnista del diario de Planeta, quien destaca la distancia entre las expectativas de representatividad de los críticos, cifradas en un 25% y el magro 13% obtenido en la votación secreta.

En Abc, pelea de gallegos. Si las fotografías de El Mundo, La Razón y La Gaceta son para Rajoy y su pregón a los jóvenes, Bieto Rubido, el director del diario monárquico, cede la primera plana al Papa Bergoglio por no dársela al paisano Mariano, a quien reprocha dejadez en lo catalán. El Papa pues, aparece en la primera del Abc con su caja de "Misericordina" en la mano. Bergoglio recetó eso, ché, una caja con un rosario y ese nombre, "Misericordina", en su prédica dominical. Un gesto de márketing pontificial que consistió en el reparto de 80.000 rosarios empaquetados en un envase de valium con la leyenda: "Medicina para el espíritu". Impresionante. Ya dice Matas Dalmases en su artículo de El País que lo de la sandalia de Fernàndez es un gesto pío y constructivo.

En cuanto a la política catalana, el artículo de María Jesús Cañizares, repasa el consejo del PSC, que califica de "inclusivo". "Tras la catarsis socialista, ahora le toca el turno de la inclusión partidista a CiU, donde Unió y un amplio sector de CDC empiezan a hartarse del milenarismo de Artur Mas, empeñado en que llegará un día en que el bien, Cataluña, vencerá al mal, España, porque así está escrito", sostiene la periodista.

Al margen de los sondeos, fuera de las páginas de política y como quien no quiere la cosa, el Abc aporta al debate general el domingo de Carme Chacón en una "exclusiva playa" de Florida. La crónica, con la firma "ABC" (una de las múltiples variantes del anonimato a las que recurren los diarios) en la página 71, explica que la dirigente socialista "fue vista" en compañía de su hijo y de su marido. Dan una foto de la ex ministra en la que se la ve hablando por teléfono con el mar al fondo. Un día de playa y "no se despegó del móvil". De la conversación no explican nada, pero sí dicen que hablaba "en castellano". Qué bárbara, aquí lloviendo y ella en Miami. De la "misericordina" a la "abeceína".

En obituarios, ha muerto Doris Lessing, premio Nobel de Literatura en 2007. Su imagen ilustra las portadas de El País y La Vanguardia.

Comentar