"Sinceramente opino que se han vuelto todos locos [en el nacionalismo catalán] y que son profundamente incompetentes e incapaces de salir del bache donde nos han metido. Sinceramente creo que se están llevando ellos mismos de cabeza a un barranco político y para que no se note pretenden que nos despeñemos con ellos todos los demás. Sinceramente creo que con dirigentes catalanes así, ¿quién necesita anticatalanes?"

Anna Grau, periodista y escritora, colaboradora de CRÓNICA GLOBAL, en una entrada publicada este domingo en su blog de Abc:

"[...] A algunas personas que me conocieron cuando empecé a escribir en la prensa catalanista las ha sorprendido mucho verme criticar en público lo que considero el fracaso objetivo (y una putada objetiva para Cataluña) de la actual deriva del nacionalismo catalán. Sinceramente opino que se han vuelto todos locos y que son profundamente incompetentes e incapaces de salir del bache donde nos han metido. Sinceramente creo que se están llevando ellos mismos de cabeza a un barranco político y para que no se note pretenden que nos despeñemos con ellos todos los demás. Sinceramente creo que con dirigentes catalanes así, ¿quién necesita anticatalanes?

Pero lo peor ni siquiera es eso, en mi opinión. Lo peor es la división entre nosotros mismos, la quiebra de la complicidad colectiva, del respeto al matiz. La reducción al absurdo cuando no al fascismo. Los que ahora se escandalizan de verme desmarcarme del discurso indepe, ¿dónde estaban cuando me tuve que ir de medios de comunicación como el Avui o el Ara porque por desgracia una sensibilidad catalana plural e integradora había dejado de tener cabida en sus páginas? ¿Porque o estabas contra España y contra la realidad, o estabas contra ells, entendiendo por ells la genteta que en los últimos años se ha aferrado a ciertas atalayas mediáticas catalanas como a un clavo ardiendo? Como digo a veces, cuando yo empecé a escribir en determinados medios de comunicación catalanes, no era condición indispensable para hacerlo ni ser independentista, ni ser un simple. Ahora parece que se exigen las dos cosas, y que se exigen con mucha vehemencia.

Tras pasarme años aguantando pullas de todo tipo de modernos que consideraban que era una cutrez escribir en Avui, comprenderán que no me impresionan los perdularios que creen que me voy a acomplejar por escribir actualmente en Abc... Yo escribo donde me da la gana y me aceptan como soy. Y si algo demuestra mi trayectoria, para el que la conozca, es que en cuanto dejan de aceptarme como soy, me largo. Dejé el Avui después de sufrir todo tipo de zancadillas y de acosos por parte de quienes consideran mi discurso excesivamente españolista. Acepté escribir una contraportada semanal en el Ara porque, al venirme ellos a buscar, creí que se abrían nuevas ventanas de aire fresco en la prensa en catalán. Bueno, me equivoqué. Menos de un año después, después de varios malos rollos y reconvenciones que culminaron con la desfachatada censura de un artículo íntegro, me tuve que convencer que eran los mismos perros con casi el mismo collar, y volverme a salir del tema.

Me gustaría hacer constar que mi intento de ser coherente conmigo misma, que no con esta gente, me ha hecho perder mucho más dinero del que me ha hecho ganar. Por manifestar mis opiniones he tenido que dejar colaboraciones o he pasado a ser persona non grata en determinadas tertulias. Gano ahora bastante menos dinero del que ganaba cuando escribía en la prensa catalana. No lo cuento por dar pena ni porque me hagan un monumento, me parece que es lo normal. No me arrepiento, lo volvería a hacer. Simplemente lo menciono como nota a pie de página y para que se entienda por qué no accepto lecciones de ¿ética? de según qué personajillos que bastante daño ya han hecho... y van a hacer, si nadie parla clar. Visca Catalunya REALMENT lliure, viva Cataluña REALMENTE libre...".

Comentar