Camacho califica de "espectáculo lamentable" que los soberanistas no se pongan de acuerdo ni en la pregunta

La popular compara la situación actual con la que se vivió cuando se reformó el Estatuto de Autonomía. Considera que Mas  "está dando largas a su socio de gobierno, ERC, porque sabe que no habrá acuerdo con ellos sobre la pregunta y porque sabe que la consulta nunca se realizará, porque es ilegal".

2 min
Alicia Sánchez-Camacho y Alberto Fernández Díaz, en los Encantes de Barcelona
Redacción
Miércoles, 27.11.2013 15:09

La presidenta del PP catalán ha criticado, este miércoles, a los partidos partidarios de celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña por no ponerse de acuerdo, ni siquiera, en el texto de la supuesta pregunta a presentar a los ciudadanos. "El escenario de división de los partidos favorables a la consulta es un espectáculo lamentable que demuestra que el proceso separatista está estancado y abocado al fracaso", ha señalado.

Alicia Sánchez-Camacho, en un comunicado, ha indicado que "los catalanes estamos hartos de la historia interminable de la consulta y de tener un gobierno que tiene como único punto en su agenda el proceso independentista". En esta línea, la diputada autonómica y senadora ha comparado esta negociación con la que se vivió para reformar el Estatuto de Autonomía.

Recuperar "el clima de convivencia" 

Además, la dirigente popular ha advertido que el presidente de la Generalidad, Artur Mas (CiU), "está dando largas a su socio de gobierno, ERC, porque sabe que no habrá acuerdo con ellos sobre la pregunta y porque sabe que la consulta nunca se realizará, porque es ilegal". Por eso, le ha instado a que recupere "el clima de convivencia" y se dedique "a recuperar la economía catalana y a ayudar a las pequeñas y medianas empresas".

Así, finalmente, Sánchez-Camacho, en un mensaje económico ha recordado que "mientras Mas y Junqueras son un lastre que tenemos que sufrir todos los catalanes, el Gobierno de Mariano Rajoy ha pagado 933.000 facturas a pymes catalanas, salvando 180.000 puestos de trabajo que se habrían destruido ante la morosidad de la Generalidad".

Comentar