Choque inminente entre CDC y la ANC

La entidad que servía de coartada a Artur Mas para aferrarse a su apuesta secesionista, la Assemblea Nacional Catalana, podría volverse contra el Gobierno autonómico. Forcadell exige una declaración unilateral de independencia en el probable caso de que no se celebre un referéndum secesionista. Vila descarta esa opción y advierte de que con acciones unilaterales e ilegales "nos haremos daño".

3 min
La presidenta de la ANC, Carme Forcadell, y el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila
Redacción
Lunes, 4.11.2013 13:38

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila (CiU), ha defendido este lunes la celebración de un referéndum para la independencia de Cataluña "ajustado a derecho". De lo contrario, ha asegurado, "nos haremos daño".

En efecto, Vila, que dice estar "desengañado" con el Gobierno, sigue siendo partidario de celebrar una consulta secesionista. Así lo ha confirmado este lunes en una entrevista para Catalunya Ràdio, donde ha dejado claro que la consulta es "absolutamente imprescindible" para no decepcionar a los ciudadanos que han creído en el proyecto de CiU. "Sólo nos faltaría eso", ha comentado, para añadir:

"La hoja de ruta que el Gobierno [autonómico] ha fijado es la que inevitablemente ahora tenemos que seguir, y en todo caso si esto tiene que revisarlo alguien debería ser el Gobierno de España poniendo sobre la mesa una tercera vía que no ha puesto nunca".

Aún así, una vez más, ha vuelto a cargar contra quienes alimentan el espantajo de una declaración unilateral de independencia. "Podemos marcharnos [de España] por la puerta o por la ventana", ha declarado Vila, "pero yo creo que si estamos decididos a marcharnos por la ventana ya podemos ir poniéndonos el casco porque nos haremos daño".

"Personalmente no contemplo una consulta que sea ilegal", ha asegurado el consejero. "Las cosas admiten más de una posible solución […] y este proceso está lleno de interrogantes", ha añadido para dejar por sentado que "es absolutamente necesario que pongamos toda nuestra inteligencia a hacer posible que este proceso acabe bien", adoptando el "moderantismo" sin "idealizar el futuro" y aceptando para ello que "no somos infalibles".

Forcadell, el azote de los moderados

Por su parte, la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, no es proclive a sumarse a ese savoir faire al que apela Vila. Sin ningún tipo de duda ni recelo, Forcadell exige que la pregunta sea "clara" y que se descarten "terceras vías": "La gente no ha salido a la calle el año pasado en una manifestación y este año en la Via Catalana por el federalismo".

Invitada este lunes a participar en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Barcelona, Forcadell ha declarado que "el Estado español no nos puede ofrecer nada lo suficientemente atractivo como para dar marcha atrás en nuestras ideas soberanistas".

"El mínimo común del catalanismo", ha continuado Forcadell, "se resumía con el Estatuto que aprobó el Parlamento [autonómico] y la sentencia [del Tribunal Constitucional de junio de 2010] nos hizo ver que no podríamos convivir en el Estado español sin tener que renunciar a una parte importante de nuestra catalanidad".

Forcadell ha relacionado en un solo discurso tres conceptos controvertidos en todo este proceso: moderación, autodeterminación, y declaración unilateral de independencia. Así, en primer lugar ha declarado que "la moderación en Cataluña es que el pueblo pueda votar para decidir su futuro" y, si la pregunta no es "clara", habrá sido un "fraude".

A continuación, la presidenta de la ANC ha arengado a los parlamentarios autonómicos a declararar unilateralmente la independencia de Cataluña si el Gobierno se opone a celebrar la consulta. "Es una manera de ejercer el derecho a la autodeterminación", ha zanjado.

En el acto estaban presentes el portavoz de CiU en el Parlamento autonómico, Jordi Turull; la secretaria general de ERC, Marta Rovira; el diputado autonómico de ICV-EUiA y miembro de la Mesa, David Companyon, y el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Forn (CiU).

Comentar