El Banco de España alerta: la secesión de Cataluña supondría la quiebra de sus bancos

"Estaríamos en un escenario muy malo para ese país [escindido], porque los pasivos estarían en euros y los activos en moneda propia. Este es el escenario que lleva a la quiebra, a la suspensión de pagos o a un problema financiero gravísimo", asegura el gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

4 min
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde
Redacción
Lunes, 25.11.2013 18:33

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha asegurado este lunes que la secesión de un territorio pequeño de la UE -en clara referencia a Cataluña, pero sin citarla- comportaría la quiebra de sus bancos porque estos no estarían bajo el amparo del Banco Central Europeo (BCE) y no tendrían acceso a la financiación necesaria para su supervivencia.

En una conferencia organizada por la Asociación de Mercados Financieros, en Madrid, Linde ha señalado que, tras una hipotética separación, este nuevo territorio independiente se vería obligado a emitir su propia moneda y a tener su propio supervisor bancario. "Estaríamos en un escenario muy malo para ese país, porque los pasivos estarían en euros y los activos en moneda propia. Este es el escenario que lleva a la quiebra, a la suspensión de pagos o a un problema financiero gravísimo", ha subrayado.

"¿Los bancos que están situados en el territorio pequeño pueden acceder a la liquidez del BCE a través de sus filiales en el territorio grande o de un territorio miembro de la UE? La respuesta es no", ha insistido el gobernador del Banco de España

"Sería un escenario muy malo para los dos"

Linde ha explicado que el BCE solo suministra liquidez a los bancos que están dentro de la Unión Monetaria y ha citado, a modo de ejemplo, que sería "impensable" que la banca japonesa se quisiera financiar por el BCE a través de una oficina en París.

"No hay ninguna posibilidad de que, de modo sistemático e importante, la banca de un territorio que no es miembro de la UE se financie en el BCE a través de sus filiales en territorios que sí son miembros", ha reiterado.

En cualquier caso, Linde ha advertido de que, en una supuesta secesión de un territorio de la UE, los dos países afectados "sufrirían mucho". "Sería un escenario muy malo para los dos", ha sentenciado.

Enésima advertencia

En el último año, el proyecto rupturista promovido por el presidente de la Generalidad, Artur Mas (CiU), ha recibido advertencias desde foros muy diversos sobre los efectos económico-financieros que conllevaría.

En octubre de 2012, el banco suizo UBS, uno de los más importantes e influyentes del mundo, auguraba un futuro económico "sombrío" y "desastroso" para Cataluña en caso de secesión.

Poco después, el estadounidense JP Morgan Chase, banco de inversión de referencia a nivel internacional, advertía de que Cataluña no mejoraría su fiscalidad con la independencia.

Y un mes más tarde, la multinacional Credit Suisse, uno de los grandes bancos de inversión y de gestión de activos a nivel mundial, aseguraba que el PIB de Cataluña caería, al menos, un 20% en caso de una hipotética separación del resto de España.

En diciembre pasado, fue el Instituto de Macroeconomía y Finanzas (IMF) de la Universidad Camilo José Cela, dirigido por el economista David Taguas, el que apuntó que la secesión tendría "efectos muy negativos" para el sistema financiero de Cataluña, que podrían suponer "la suspensión de pagos o la quiebra de sus entidades financieras".

Hace solo unas semanas, un estudio econométrico desarrollado por el profesor de Economía de la Universidad de Edimburgo José Vicente Rodríguez Mora cuantificaba que la secesión supondría una caída del PIB de Cataluña de, al menos, el 3%, una vez descontadas las transferencias fiscales y siempre y cuando Cataluña permaneciese en la UE y que la ruptura fuese amistosa y sin boicots.

Comentar