El frenazo del PSC en relación a la consulta independentista descoloca a CiU

El PSC se ha desmarcado visiblemente de su posición de los últimos meses de defender una consulta -siempre pactada con el Gobierno- sobre la independencia de Cataluña. Un giro que los socialistas han escenificado en parte al descolgarse del acuerdo de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP para trasladar al Congreso una petición para convocar un referéndum, pero también en un cambio en el tono y en el acento de las declaraciones de sus dirigentes. Esto ha desorientado -e irritado- a CiU.

5 min
El primer secretario del PSC, Pere Navarro, entrevistado este lunes en el programa '8 al día'
Carles Bellsolà
Martes, 12.11.2013 20:05

El presidente de la Generalidad y líder de CiU, Artur Mas, ha hecho este martes una dura crítica al PSC, a quien ha acusado de "bajarse del tren" del referéndum independentista justo cuando el resto de partidos que han estado defendiendo hasta ahora la celebración de esta consulta -CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP- habían decidido pedir permiso a las Cortes Generales para convocarla. Es decir, cuando, según Mas, el "tren" está yendo "en la dirección" que pedían los socialistas catalanes.

Mas, en declaraciones hechas desde Israel, donde se encuentra de viaje oficial, ha criticado que los socialistas no participaran en el acuerdo -en el fondo, aunque no en la forma- cerrado en la comisión parlamentaria del "derecho a decidir", en la que también participa el PSC. El presidente autonómico ha recordado la insistencia del PSC en pedir una consulta "legal y acordada" con el Gobierno, y ha lamentado que "ahora que el Parlamento [autonómico] de Cataluña está haciendo exactamente esto, mediante una propuesta de delegación de competencias a la Generalidad según la Constitución, el PSC decide bajar del tren". "En este momento en que el tren va en la dirección que ellos querían y que nos pidieron, lo que no tiene sentido es que ahora se descuelguen absolutamente", ha insistido.

En la misma línea que Mas se ha expresado el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno autonómico, Francesc Homs. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo Ejecutivo, Homs ha considerado como una "incoherencia" que el PSC no participara de la decisión de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, porque esta corresponde "estríctamente" a lo que había pedido el PSC.

La decisión del PSC de no secundar al resto de partidos que han sido defendido una consulta llegó justo el día en que varias informaciones aseguraban que el PSC endurecerá su oposición a la deriva independentista de CiU y ERC. Estas filtraciones decían que los socialistas dejarán de centrarse en la defensa de una consulta "acordada", y pasarán a oponerse a "la consulta ilegal". El objetivo del PSC sería que se visualice su negativa a "acompañar" a CiU y ERC hacia lo que consideran un fiasco político, porque consideran que el referéndum "no se celebrará".

Collboni niega (pero avala) el cambio del rumbo del PSC sobre la consulta

Unas filtraciones que había negado rotundamente la mañana del lunes el portavoz del partido, Jaume Collboni, cuando negó cualquier cambio de posición del partido respecto al denominado "derecho a decidir", asegurando que siempre han defendido la celebración de una consulta "legal y acordada", y que lo seguirán haciendo.

No obstante, las propias palabras posteriores de Collboni sí que parecían avalar el cambio de posicionamiento de que hablaban estas filtraciones. Sobre todo cuando, para defender la no participación del PSC en el acuerdo de los otros partidos en la comisión parlamentaria del "derecho a decidir", el portavoz socialista argumentó que no sirve de nada llevar al Congreso una propuesta que este "tumbará".

Y todavía más ilustrativas parecieron las palabras del propio líder del PSC, Pere Navarro, horas más tarde. Ilustrativas en su contenido literal, pero más todavía por el tono, y por lo que decían entre líneas. Entrevistado por Josep Cuní en el programa 8 al día, Navarro proclamó hasta tres veces que "si no hay acuerdo, no puede haber consulta", y presentó esta consulta -que hasta ahora los socialistas siempre han defendido, si era pactada con el Gobierno- como un proyecto ajeno.

La consulta, "un callejón sin salida"

Formalmente, Navarro defendió ante Cuní que el acuerdo para celebrar la consulta se tiene que cerrar entre el Gobierno y la Generalidad, y de forma previa a cualquier votación en el Congreso. "Ha de haber el acuerdo, sin acuerdo no hay todo lo demás". "Hay una responsabilidad de los gobiernos de sentarse e intentar llegar a un acuerdo. Si no hay acuerdo, déjeme que le diga, no puede haber consulta", dijo Navarro.

Preguntado por si el PSC subscribirá o no el acuerdo de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP para pedir permiso al Congreso para celebrar el referéndum cuando este se vote formalmente en la comisión del Parlamento autonómico, se volvió a desmarcar:

"Le vuelvo a decir: si no hay acuerdo no hay consulta. Todo el resto, adaptar las leyes, interpretar la Constitución, etcétera, tiene que ser el resultado del acuerdo. ¿Cómo lo han hecho en Escocia, cómo lo hicieron en Québec? Como resultado del acuerdo. Hasta que no nos traigan una propuesta de acuerdo, esto es un brindis al sol".

Y todavía se descolgó más de la consulta. "Hay unas fuerzas políticas que han confiado absolutamente en la consulta. Nosotros también tenemos otro proyecto, que es la reforma de la Constitución", dijo. Y añadió que "en el fondo estamos hablando de que los catalanes y las catalanas vivamos mejor con el conjunto de los pueblos de España", y que con el "proyecto" del PSC, "esto es posible". "Lo otro", añadió, en clara alusión implícita a la consulta, "lo estamos viendo cada día, es un callejón sin salida, porque no hay acuerdo". "Empecemos a decir a los ciudadanos de Cataluña que si no hay acuerdo no puede haber consulta. Es imposible", concluyó Navarro.

Comentar