Revista de prensa

El notario López Burniol se apunta a la vía federalista de Navarro

El Mundo destaca que el alcalde Junqueras pide al Estado 373.000 euros para pagar a proveedores. En Ara, glosan el premio que les ha dado la Generalidad y extienden el felpudo para Mas.

8 min
Pablo Planas
Viernes, 22.11.2013 08:53

La Generalidad ha concedido al diario Ara un Premio Nacional de Periodismo, a los efectos de lo cual Artur Mas y Francesc Homs ejercieron de maestros de ceremonias, repartidores de palmaditas en la espalda y trompeteros de buenas intenciones. Alpiste para los chicos de la canallesca. De periodismo iba la cosa. Del bueno. Tan bueno que merece premios y subvenciones. Cómo será de bueno que en la misma portada de hoy ofrece Ara un ejemplo notorio: "CiU y ERC negocian que los altos cargos no cobren más de 79.650 euros". ¡Zasca! Pedazo de exclusiva. ¿Es o no de premio de la Generalidad? Llevaba El País de Cataluña dos días divirtiéndose a costa de los sueldos, dietas y pijerías de los altos cargos de la Administración autonómica y sale el Ara con ese mazo temazo. El subdirector David Miró aporta las claves analíticas: "¿De verdad el presidente [autonómico] de Cataluña debe cobrar como un directivo medio de una empresa más bien pequeña? Alerta con los discursos populistas que no hacen más que favorecer la mediocridad y la endogamia en la política...". Bien dicho. Y ahí es cuando Mas te da un premio y Homs, una tertulia. Periodismo periodismo.

El citado acto fue el magno marco también de la réplica de Mas a Rajoy, que por la mañana había pedido seny. El presidente autonómico, que no da un balón por perdido, contestó en su modo Robert de Niro. Cada día se parece más al prota de Taxi Driver ante el espejo, en plan: "¿A mí me vas a decir que no puedo convocar una consulta, eh, eh?". Que seny no significa "renuncia" dijo. Obvio, ni transparencia quiere decir decencia.

En La Vanguardia optan por el presidente del Gobierno para el titular principal de la portada: "Rajoy anuncia una rebaja del IRPF que se aplicará el 2015". Firma la crónica Carmen del Riego, que fusiona las declaraciones de Rajoy a Radio Nacional de España -sí, hay una radio que se llama así- y el recibimiento a los campeones motociclistas Márquez, Espargaró y Viñales. Impresionante documento gráfico de los tres chavales, que lo flipaban.

Según El Mundo, Rajoy les dio las gracias de una manera rara: "Nos hacéis muy felices y no nos cobráis nada a cambio". What? ¿Pagar por ser feliz? ¿Qué quiere decir, exactamente? Que El Mundo y Rajoy están peleados se nota en el titular trampa: "Rajoy dice que creará un millón de puestos de trabajo en dos años". Y en la foto también se percibe. La firma Sergio Pérez, de Reuters. Se ve a Rajoy desencajado, en una mueca que acentúa el prognatismo del personaje. Casi todos los articulistas del periódico le arrean estopa a Rajoy, desde Santiago González y Victoria Prego a Federico Jiménez Losantos, que afirma: "El trato con CiU y el PSOE ha convertido a Rajoy a la doctrina del 'cordón sanitario', que ayer esgrimían la izquierda y los separatistas contra el PP y hoy esgrime el PP contra los pocos medios molestos que quedan". Alude Jiménez Losantos a los premios periodísticos de El Mundo a los que no fue ningún ministro y aprovecha para denunciar el acuerdo entre PP, PSOE, CiU, ERC, BNG e IU para vetar una propuesta de UPyD que pretendía excluir a los etarras del cobro del subsidio de desempleo.

En La Razón este mismo asunto cobra una perspectiva inédita e inaudita: "Amaiur veta el acuerdo para evitar que los etarras cobren subsidios", muestran en un pequeño titular en su portada. Así, sin más, por una triquiñuela parlamentaria Amaiur, que está en el mero grupo mixto, impone su santa voluntad en el Congreso de los Diputados. Se ha de tener en cuenta que Rajoy y los ministros sí acuden a las convocatorias del periódico de Planeta, como Mas y Homs a los de Ara. Al asunto de las excarcelaciones se refieren hoy todos los diarios por la inminente puesta en libertad del "loco del chandal". Àlex Gubern, en Abc, explica que han citado a sus víctimas para advertirles de la salida de este individuo.

Sin salir de Abc, sorprende su portada, no tanto por el tema principal, una subvención millonaria de la Junta de Andalucía a UGT, sino porque renuncian a dar la foto del Rey saludando antes de la operación de cadera. Sí la llevan La Razón y El País. El diario de Prisa elige para asunto principal de su portada el conflicto diplomático desatado con China por la orden de detención de la Audiencia Nacional contra algunos ex jerarcas por la represión en el Tibet. Si es justicia universal o ridículo planetario es en lo que no entra El País.

Es El Mundo de Cataluña quien toma el relevo en materia de noticias frappantes sobre Cataluña. Son dos y las firma Daniel G. Sastre. En la primera titula: "Ofensiva federalista del PSC" y revela que Navarro emprenderá una gira por las principales ciudades catalanas con la buena nueva del federalismo. Se hará acompañar, apunta un teletipo de Europa Press, por Juan José López Burniol, el notario, columnista de La Vanguardia y tertuliano de TV3, así como acérrimo partidario del moderantismo. Eso es mojarse. Será el próximo día 28 en Lérida. Segunda historia: "El pueblo de Junqueras pide al Estado 373.000 euros para pagar a proveedores". Hay que aclarar que el pueblo de Junqueras no es un idílico enclave pirenaico, sino Sant Vicenç dels Horts, localidad de la que este Rey del Paralelo es alcalde. Así pues, otro ayuntamiento de la Associació de Municipis per la Independència que se lo gasta en estelades y pidola al Estado para fontaneros.

En El Periódico aventuran que "Rajoy mira a la derecha con otra reforma". Se refieren a la promesa de una ley de servicios mínimos y titulan: "Cerco a las huelgas". Contrasta la visión de El Periódico con los acuerdos alcanzados con el PSOE y el bloque nacionalista sobre el reparto del Poder Judicial y el paro de los terroristas. Coinciden El Periódico y El Punt Avui en la imagen de portada, la de un sujeto con un cigarrillo electrónico. Que si hay humo dónde está el fuego, se preguntan. En el Avui, el titular principal es: "En la recta final". Hay que explicarlo. Que cada vez quedan menos días para la fecha límite en la que el frente soberanista ha de presentar propuesta, fecha y pregunta ante Madrid y ante las tres bessones (Forcadell, Casals y Forcades). Destacan las dificultades para consensuar la pregunta y la posibilidad de que ERC se descuelgue del trámite en Madrid, lo que añade al momento la singular perspectiva de que sea Junqueras finalmente quien desactive el mecanismo. El Punt Avui es referencia en estos asuntos.

De las páginas de opinión destaca un artículo de La Vanguardia a cargo de Lluís Duch, al que presentan en el diario como antropólogo y monje de Montserrat y Albert Chillón, director del máster en Comunicación, Periodismo y Humanidades de la UAB. Se titula: "Los derechos a decidir", y aunque no lo parezca, son partidarios. Sin embargo, escriben: "La sacralización de una causa cualquiera -la revolución proletaria, la apoteosis de una nación, el culto al crecimiento o el independentismo- suele implicar la desacralización de todas las demás, como en nuestro país viene ocurriendo con la sanidad, la educación, la pobreza o la exclusión, alevosamente postergadas por unas autoridades obcecadas por tapar sus vergüenzas y las ajenas. [...] Por más que existan legítimas razones para apoyar tal derecho, de acuerdo con el radicalismo democrático que defendemos, nos parece objetable -y grave, por la ceguera que comporta- que tan deseable prerrogativa haya adquirido la condición sacralizada, exclusiva y 'totalista' que acabamos de glosar. Porque no son las élites del dinero las que lo vindican, ni tampoco las machacadas clases subalternas, sino un aglomerado mesocrático que lo ha erigido en tótem y mantra inapelable, por lo visto convencido de integrar una comunidad homogénea llamada a consumar la 'independencia' y 'la libertad' -ese fulgente horizonte-, y no una sociedad heterogénea aherrojada por la interdependencia que la globalización promueve".