En febrero sí que fueron multados

El PSOE no multará a los diputados del PSC que rompieron la disciplina de voto

El "nuevo tiempo" de las relaciones entre el PSOE y el PSC se ha puesto claramente de manifiesto este jueves. Los diputados del PSC que en octubre desobedecieron las consignas del grupo parlamentario en una votación sobre el "derecho a decidir" han recibido la menor sanción posible, una simple advertencia. En febrero, en una situación similar -pero no idéntica-, la sanción fue la máxima prevista.

4 min
El primer secretario del PSC, Pere Navarro, y la portavoz del Grupo Socialista al Congreso, Soraya Rodríguez, durante la conferencia política del PSOE, a comienzos de noviembre.
Redacción
Jueves, 28.11.2013 18:00

Los 14 diputados del PSC en el Congreso que el mes pasado rompieron la disciplina de voto añ no apoyar -no emitieron ningún voto- una propuesta de UPyD que remarcaba que el denominado "derecho de decidir" sólo de puede aplicar al conjunto de los ciudadanos de España, se saldrán con una sencilla advertencia, sin sanción económica. Cosa que no pasó la anterior vez que los socialistas catalanes votaron diferente del PSOE en la Cámara Baja, en febrero -también en relación al independentismo-, cuando sí que fueron multados.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, en una conversación con periodistas, y en presencia del coordinador de los diputados y senadores del PSC, Albert Soler, ha explicado este jueves que la dirección del grupo parlamentario ha decidido renunciar a su prerrogativa de aplicar una sanción económica a los diputados díscolos. Con esta decisión, el expediente abierto ayer a los 14 diputados se cerrará con la sanción más baja que prevé el reglamento interno del Grupo Parlamentario Socialista: una advertencia por escrito.

Según han remarcado los dos, las circunstancias actuales son muy diferentes a las del mes de febrero, cuando los diputados del PSC también rompieron la disciplina de voto -votaron a favor de dos propuestas de CiU e ICV-EUiA que pedían abrir conversaciones entre el Gobierno y la Generalidad para celebrar una consulta independentista en Cataluña-, y recibieron una multa inmediatamente. Rodríguez y Soler han estado de acuerdo que ahora hay un "tiempo nuevo" en la relación entre el PSOE y el PSC.

El giro del PSC

El tiempo nuevo al cual han aludido los dos dirigentes socialistas no es otro que el giro que ha culminado recientemente el PSC, alejándose del resto de partidos catalanes que defienden un referéndum independentista. A pesar de que, teóricamente, el PSC continúa abogando por una consulta "legal y acordada" en Cataluña, no ha apoyado al proyecto de CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP de llevar al Congreso una petición para celebrarlo.

Además, el propio líder de los socialistas catalanes, Pere Navarro, se ha encargado últimamente de presentar la consulta como un proyecto ajeno. Este giro se puso claramente de manifiesto a partir de la última Conferencia Política del PSOE, en la cual los delegados del partido -y el mismo secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba-, se deshicieron en aplausos hacia Navarro.

Rodríguez y Soler también han señalado que, mientras que en febrero los diputados del PSC desobedecieron una consigna de voto que ya había sido perfectamente definida antes del pleno, en la votación de la propuesta de UPyD en octubre, en cambio, el Grupo Socialista estuvo debatiendo hasta el último momento el sentido de su voto, dudando entre la abstención que proponían los socialistas catalanes y el 'sí' que finalmente se impuso.

Diferencia en el fondo y en las formas

Con todo ello, la sanción disciplinaria a los diputados socialistas catalanes y la forma de ejecutarla ha sido muy diferente ahora que en febrero. Entonces, el Grupo Socialista les multó de forma fulminante, al día siguiente, con 600 euros por persona, la máxima que permite el reglamento.

Una multa de la cual no se salvó ni la cabeza de lista del PSC en las elecciones generales, la ex ministra de Defensa Carme Chacón, que no emitió ningún voto -desobedeciendo, a su vez, las consignas de la dirección del PSC-. Además, el entonces secretario general adjunto segundo del Grupo Parlamentario Socialista, el dirigente del PSC José Zaragoza, tuvo que dimitir del cargo. Un cargo que no fue vuelto a ocupar por un socialista catalán hasta meses después.

Ahora, en cambio, el expediente no se ha abierto hasta un mes después de la votación, y se ha saldado sin multa y sin ninguna depuración de cargos en el grupo parlamentario, además del clima de entente que han querido dejar patente Rodríguez y Soler.