Hollande: el independentismo catalán "es un tema interno de España"

El presidente de Francia evita posicionarse a favor del proyecto secesionista promovido por Artur Mas y destaca que "Cataluña es una región de España", por lo que esta cuestión es "competencia de su soberanía exclusiva".

2 min
El presidente de la República Francesa, François Hollande
Redacción
Miércoles, 27.11.2013 19:37

"Cataluña es una región de España, por tanto, este [tema de la hipotética secesión] es un tema interno de España. Es competencia de su soberanía en exclusiva. No tengo nada más que comentar al respecto".

Con esta contundencia se ha pronunciado el presidente de la República Francesa, François Hollande, al ser preguntado este miércoles sobre el independentismo catalán.

De hecho, esta respuesta coincide con la expresada hace dos meses por el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Laurent Fabius. "Lo que ocurre en Cataluña es un asunto interno español y tenemos toda la confianza en que el Gobierno español sabrá encontrar una solución", indicó entonces, al igual que han repetido otros mandatarios internacionales en otras ocasiones.

Rajoy: la secesión de un país europeo le deja fuera de la UE

Hollande ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa conjunta con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras un encuentro que ambos han mantenido en la Moncloa, en el marco de la XXIII cumbre hispano-francesa, para afrontar diversos asuntos de la acatualidad política internacional.

En esa rueda de prensa, Rajoy ha lanzado una nueva advertencia a los promotores del proyecto independentista en Cataluña:

"Los tiempos en que vivimos demandan países fuertes y la unidad no es contraria a la autonomía. Tengo muy claro, como lo tiene todo el mundo, que un país que obtuviera la independencia de la UE quedaría fuera de ella, y eso es bueno que lo sepan los ciudadanos escoceses y todos los ciudadanos de la Unión".

El presidente del Gobierno ha recordado que "los tratados de la UE se aplican únicamente a los países miembros que los han acordado y ratificado, y si una parte de un Estado miembro se escinde de este, se convertiría en un tercer país con relación a la UE". "Es la ley, y la ley se aplica", ha zanjado.

Y ha añadido que "los tiempos en que vivimos demandan países fuertes y la unidad no es contraria a la autonomía, es garantía de fortaleza en un mundo cada vez más complejo y globalizado". "En nada favorece a nuestras regiones europeas y a nuestros ciudadanos plantear divisiones ni aventuras en solitario de futuro muy incierto en las cuales el punto de salida puede parecer claro pero el de llegada es desconocido", ha insistido.

Comentar