La mayoría de municipios de la AMI dependen de la financiación del Gobierno

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas financia, mediante la participación en ingresos del Estado y otras partidas, a la mayoría de los ayuntamientos de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), que al ser muchos de ellos pequeños municipios dependen de la financiación gubernamental para garantizar su viabilidad.

6 min
'Estelada' gigante en Camprodon
Joan López
Sábado, 16.11.2013 12:13

Centenares de ayuntamientos catalanes se han adherido a la Associació de Municipis per la Independència (AMI), un ente destinado a promover el separatismo e incumplir la ley en los municipios en los que gobierna al amparo de la legalidad que quieren vulnerar. Sus actividades son las previsibles y conocidas: decorar rotondas -casi siempre de dudoso gusto estético- con esteladas, ceder locales a coste cero a agrupaciones locales de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), dar cobertura con recursos materiales o humanos municipales a las performances que el independentismo organiza, etc.

Pero cabe preguntarse: ¿Cómo se financian los municipios independentistas? Y lo que es más interesante: ¿Tienen los vecinos no independentistas derecho a sentirse liberados de su ayuntamiento separatista y por lo tanto objetar del pago de impuestos municipales? Temo que la vulneración de la ley es unidireccional. Solo la pueden conculcar aquellos que prometieron cumplirla y hacerla cumplir en el momento de acceder al cargo.

Este año, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas enviará a los ayuntamientos de Cataluña unos 4.000 millones de euros y a las diputaciones de nuestra Comunidad Autónoma otros 1.000 millones. Asimismo, muchos ayuntamientos catalanes reciben ayudas directas del Gobierno central para financiar su, endémicamente, deficitario transporte público.

Son muchos los casos en los que la financiación estatal supera la capacidad de recaudación tributaria del propio municipio. En definitiva, muchos de los municipios adheridos a la AMI, especialmente los de menos de 1.000 habitantes, son municipios deficitarios, son inviables desde un punto de vista financiero. La mayoría de municipios de la AMI son subsidiados del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de España, o sea, sin esa ayuda estarían condenados a la desaparición.

¿Cuánto reciben del Gobierno?

Los municipios de la AMI, como el resto, reciben cada mes una transferencia del Gobierno de España. Eso es algo que los ayuntamientos de la AMI esconden, pero utilizan esas transferencias para fomentar el odio al Estado que les mantiene.

¿Cuánto dinero reciben los ayuntamientos de la AMI de las manos de Cristóbal Montoro? Por ejemplo, Berga cobrará, este año 2013, 3,1 millones de euros; Calella, 3,9 millones de euros; Molins de Rei, 4,8 millones de euros; Sitges, 8,2 millones de euros; y Vic, la muy separatista Vic del muy independentista alcade Vila d'Abadal, recibirá este año, nada más y nada menos que, 9,07 millones de euros con lo que comprar esteladas.

La Diputación de Gerona, también miembro de la AMI, recibirá 104 millones de euros procedentes de la hacienda pública española. En definitiva, si el Gobierno de España actuara como ellos, que se niegan a pagar los impuestos a la Agencia Tributaria española, la AMI desaparecería en dos días, al igual que Cataluña sin España sería económicamente inviable.

Las ayudas también cubren el transporte público. Los independentistas pueden ir de manifa subvencionados por el Gobierno de Rajoy (PP). Por ejemplo, Manresa ha recibido para su autobús urbano 109.000 euros; Sant Cugat del Vallès, 72.000 euros; Vic, 24.000 euros; y Gerona, 174.000 euros. Hasta día de hoy se desconoce si hay algún ayuntamiento adherido a la AMI que sienta tal asco por el dinero español -y por lo tanto catalán- que haya renunciado a las transferencias de Madrid.

Y las empresas...

No solo el dinero público financia la matraca de los alcaldes indepes, también las empresas que tienen matriz española, internacional o su clientela repartida por toda España son fundamentales para los municipios de la AMI. Pagan impuestos, dan empleo, subvencionan actividades municipales, patrocinan fiestas...

Veamos algunos ejemplos, Cabrera de Mar, municipio de la AMI, acoge la única planta de Procter and Gamble en España, así, el Vics, Ariel, Lejia ACE, etc., que se vende en medio mundo, están producidos en un municipio que aspira a aislarse del mundo y que pretende que el camión que traslada el Ariel que se vende en Mercadona por toda España tenga que parar en una frontera. ¿Qué sería de Cabrera y de su gente sin la empresa más importante de su municipio? ¿Alguien sabe donde están las oficinas de P&G? En Madrid.

En Gurb, también entusiásticamente adherida a la AMI, hay una de las plantas más importantes de Leche Pascual, que se bebe en toda España. ¿Tendrá la leche que se produce en esta planta pagar doble imposición o una tasa aduanera y, por lo tanto, dejar de ser competitiva en un mercado de 47 millones? Si es así, la planta cerrará.

También en Osona, con consejo comarcal miembro de la asamblea independentista, está la fábrica de Tarradellas. ¿Y las magníficas pizzas precocinadas de Tarradellas que se comen en todos los rincones del país podrán seguir siendo competitivas con las de Campofrío producidas en Burgos? El hotel más importante de Sitges es un Meliá que celebra anualmente decenas de convenciones de gente procedente de toda España. ¿Quién pagará la tasa turística? ¿No será más barato celebrar la misma convención en Peñíscola?

Prometen lo que no pueden cumplir

La AMI es, pues, un insulto a la inteligencia, una amenaza y un engaño, principalmente a los vecinos residentes en esos municipios, entre los que me cuento. Un insulto porque nos toman a todos por tontos al no contarnos la verdad de cómo se financian, una amenaza porque la consecución de sus objetivos nos haría pobres y un engaño porque prometen lo que no pueden cumplir.

Si nunca, Dios no lo quiera, los objetivos de esos alcaldes se alcanzaran y Cataluña fuera independiente, sencillamente, esos municipios quebrarían, no habría dinero para financiar la seguridad que otorga la policía municipal, no habría servicios sociales ni dinero para mantenimiento de redes de alcantarillado o abastecimiento de aguas.

En definitiva, los objetivos de la AMI son una pesadilla y la consecución de los mismos, la extinción de los municipios que hoy son miembros de la misma.

Comentar