Revista de prensa

Las megadietas de Santi Vila y los altos cargos de Mas, según 'El País'

Guerra abierta entre El Mundo y Rajoy. La Vanguardia celebra la derrota de Rouco. Albiol irrumpe en la Ciudad de la Justicia al estilo mossos. Nacionalismo gastronómico en Ara.

10 min
Pablo Planas
Jueves, 21.11.2013 09:08

Que vivimos en el mejor de los mundos posibles es algo que se puede comprobar al echarse a la cara portadas como la del periódico Ara. Una fotografía de Xavier Bertral muestra a los hermanos Adrià, Albert y Ferran, en el momento en el que se le comunicaba al primero que la Guía Michelin le distinguía con una estrella por restaurante. Tiene un par. Impresionante. Todos los diarios dan los nuevos lamparones de la biblia gourmet -en el periodismo, aunque se pasen estrecheces, se come muy fino siempre que hay ocasión-, pero sólo en Ara es el asunto principal. "De Adrià a Adrià" titulan. Nacionalismo de cuineta. Lo mejor es que ni citan al restaurante madrileño que ha conseguido tres estrellas. "DiverXo" se llama, cerca de la Plaza de Castilla. Lo rige un chaval de 33 años con cresta que se llama David Muñoz. Hace casi diez años, cuando empezaba, servía un carpaccio de langostino, mojado con una reducción de los jugos de la cabeza de la cabeza del crustaceo decápodo. Una parida, vamos. Se decía muy influenciado por la cocina china.

Después de los huevos fritos con virutas de foie y la barra libre para los chicos de Ara en Casa Adrià, el resto de las portadas oscila entre lo anodino y lo previsible. Salvo Abc, que muestra una fotografía del etarra Juan Carlos Arruti tomándose un vino en un bar de Córdoba a la salud de Parot. Los diarios también cuentan que el Estado ha liberado al individuo que organizó el atentado de Vic, pero el interés por las excarcelaciones decae. Ya sólo es una llamada en portada, un asunto de rango menor. Se explica, sí, pero en un mero antetítulo en La Razón: "Un mes después de derogarse la Parot ya hay 47 terroristas y violadores en la calle". Aunque la novedad, según este periódico, es: "La Audiencia cambia de criterio: Los radicales de Herrira ya no son un 'peón de ETA' sino un 'Grupo Social'". Tremenda noticia. ¿Quién no ha oído hablar de Herrira?

La foto del diario de Planeta, de Javier Fernández Largo, es para Rajoy, ayer, hecho un brazo de mar. "El presidente pondrá en marcha las reformas pendientes antes de fin de año", se afirma. También se destaca que agradece a los españoles sus esfuerzos. ¡Qué majo Rajoy!

El Mundo es el diario que más destaca un informe de la Guardia Civil en el que se advierte del predicamento de ETA en las escuelas del norte de Navarra. La información corre a cuenta de Fernando Lázaro y el título de portada es: "La Guardia Civil alerta: ETA se infiltra en la escuela navarra". Se explica, como en Abc y en La Razón, que al menos el 5% de los profesores han formado parte de la banda y que una gran mayoría justifica el terrorismo. Sin embargo, la imagen, del fotógrafo Bernardo Díaz, es para Vargas Llosa y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que posan ufanos en la gala de los premios periodísticos de Pedro J. El escritor recibió ayer el galardón Columnistas del Mundo de manos de Botella. Pero la gracia está en el interior: "El Gobierno boicotea por primera vez los Premios Periodísticos de El Mundo". Mal rollo, porque según subtitula el mismo El Mundo: "En todas las ediciones de estos galardones siempre han acudido el presidente o un vicepresidente, así como otros miembros del Ejecutivo, a veces casi al completo". Están que trinan. Rajoy y sus ministros, en cambio, no tienen problemas en asistir a los saraos de la competencia, a condición, eso sí, de que Aznar no presente su libro o el acto. Como decía Manquiña, se avecinan hondonadas de hostias.

Hay que entrar en las profundidades de El País para encontrar una de esas informaciones que desmienten la perspectiva panglossiana de los diarios, que pasan de la malnutrición infantil a las estrellas Michelin como quien se cambia de calcetines con solo darles la vuelta. La portada del diario de Prisa no anticipa el contenido. Opta por otro titular, optimista a su manera: "El PP ofrece un alza mínima en la revalorización de las pensiones". Si pretendían denunciar que las pensiones son una mierda, el uso de "alza", "revalorización" y "PP" en una misma frase no parece lo más adecuado. Allá películas. La sustancia está en las páginas de la edición para Cataluña. Maiol Roger firma esta información: "La Generalidad reparte más de 700.000 euros en dietas para altos cargos". "Santi Vila percibe complementos de siete empresas públicas", ejemplifica en un subtítulo El País. Escribe Roger: "Economía es el área que más cantidad dedica a dietas, con 278.000 euros, porque sus organismos son los que mejor pagan: asistir a la reunión mensual de la Entidad Autónoma de Juegos y Apuestas, por ejemplo, supone un total de 7.529 euros [...]. El segundo departamento que más dinero reparte es el de Territorio y Sostenibilidad. Su titular, Santi Vila, es el consejero que más dietas cobra. Percibe hasta siete complementos, que le reportan 11.587 euros brutos anuales adicionales a los 103.176,38 euros de su sueldo base. Le siguen de cerca Felip Puig, Germà Gordó y Joana Ortega". La información salta de la portadilla catalana a las páginas interiores con otro dato relevante: "El 'número 3' de Territorio cobra de 13 organismos diferentes". Ricard Font es el nombre del afortunado, a la sazón secretario de Infraestructuras. ¡Toma transparencia y toma cinturón prieto! Los directivos de las cajas quebradas, unos aficionados al lado de estos altos cargos. Hay, según El País, capos de negociado que cobran dietas por estar presentes en las reuniones de sus propios negociados. Y todo legal.

En Cataluña los diarios se hacen eco también de la declaración ante el juez del alcalde de Badalona, el popular Xavier García Albiol. Sin salir de El País, "Albiol admite que empleó palabras 'inadecuadas' sobre los gitanos rumanos" es el titular de la crónica de Jesús García. Se juzga si unos folletos del PP repartidos por Albiol en los que se vinculaba la inseguridad con la presencia en Badalona de los dichos "gitanos rumanos" son constitutivos de "incitación a la discriminación racial". Un año le piden.

Cuando se editaron y repartieron aquellos dípticos, en julio de 2010, Albiol era un concejal de la oposición. Ahora es el alcalde, lo que debe, en buena medida, a la campaña que se organizó en su contra. Pero ayer, según las fotos de los diarios y las imágenes de televisión, no parecía el alcalde de Badalona, sino el líder del PP catalán, apoyado por Alicia Sánchez-Camacho y flanqueado por los dirigentes Jordi Cornet y Alberto Fernández Díaz en unas fotografías de cuello para arriba dada la altura del protagonista. Se organizó un tumulto a las puertas de la Ciudad de la Justicia. Un grupo de "vecinos" jaleaba a Albiol. Todo de una gran espontaneidad. Y luego disertamos un rato sobre el respeto formal a la Justicia y el deplorable espectáculo de los mossos de Ciutat Vella arropando, en plan matón, a sus colegas del caso Benítez por los pasillos de los juzgados.

Dicho lo cual y de vuelta al lado naíf de la vida, los compañeros de El Punt Avui dedican su portada a la inauguración de la línea del AVE Barcelona-París, el próximo 15 de diciembre y quince años más tarde, se escandalizan. La foto, para el antedicho Albiol en el banquillo de los acusados, en ese tipo de tratamiento periodístico que, en contra de lo que pretende, afianza sus opciones de ser reelegido alcalde o lo que se proponga. Es una singularidad: fuego amigo por parte del enemigo. Hasta un manifiesto periodístico se llegó a firmar contra Albiol en lo que fue la confirmación de la alternativa.

Ayer hubo pleno de presupuestos en el Parlamento autonómico. La Vanguardia es quien más espacio dedica al asunto. En portada titula: "Mas saca adelante el presupuesto por primera vez con ERC". Josep Gisbert e Iñaki Ellakuría firman la crónica, en la que destacan las justificaciones del consejero Mas-Colell: "No son estos unos presupuestos ideales, pero son los presupuestos necesarios". El diario de Godó presta una atención singular a los asuntos de la Iglesia. Prueba de esa mirada es la carta de su director, José Antich, que se refiere al cambio de portavoz en la Conferencia Episcopal. "Los aires de Roma" titula un artículo en el que asegura rotundo: "El nombramiento del sacerdote extremeño José María Gil Tamayo como secretario general de la Conferencia, por una muy abrumadora mayoría de los obispos españoles es una cierta derrota personal de Rouco Varela, que apoyaba para el cargo a su obispo auxiliar, César Franco". Enric Juliana ahonda en el argumento con el titular: "Centrismo franciscano", para un análisis en el que percibe una "derrota del continuismo y preaviso de los tiempos que vienen en la Iglesia católica española". "La votación de ayer augura la consolidación de un centrismo transversal y moderado en el episcopado español, en tiempos de Francisco", escribe Juliana. Grandes expectativas por tanto para Gil Tamayo, a quien describe el periodista como "bien relacionado en Roma y vinculado al Opus Dei". El "sector moderado" es el que ha ganado, se titula en la crónica de María-Paz López. Así sea y será así como dicen.

En un plano tan poco terrenal como el eclesiástico, internet, La Vanguardia esconde una noticia singular en las páginas de Cultura: "Detenido por piratear el disco de Extremoduro". En once líneas contadas explica que la Guardia Civil dará hoy una rueda de prensa para explicar el correctivo al "presunto responsable" (el Snowden del heavy metal hispano) de la "filtración en la red" del disco antes de su comercialización. El disco se llama Para todos los públicos, pero se ve que no es así. Ojo con internet, que está más perseguido que convocar consultas por la cara.