Mas destina 200.000 euros a una campaña institucional sobre los actos de 1714

Generalidad y Ayuntamiento de Barcelona no escatiman en gastos para convertir la conmemoración del 300 aniversario de la batalla de la ciudad de Barcelona durante la Guerra de Sucesión española en una reivindicación independentista por todo lo alto. Ni la crisis, ni los recortes, han privado a Mas y Trias de destinar cantidades multimillonarias a explicar a todo el mundo que en 1714 "Cataluña perdía su libertad".

4 min
Mas y Trias, el pasado 9 de septiembre, durante la inauguración del Borne Centro Cultural
Alejandro Tercero
Martes, 26.11.2013 10:09

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, está decidido a poner toda la carne en el asador para hacer de la conmemoración del 300 aniversario de 1714 todo un escaparate de su proyecto independentista, y no está dispuesto a escatimar gastos en ello.

Así, este viernes, el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) ha publicado un anuncio para licitar "un contrato de servicios para la realización de la creatividad y producción de una campaña de publicidad institucional para informar de la Conmemoración del Tricentenario de 1714".

En total, el departamento autonómico de la Presidencia destinará 199.900 euros más IVA (esto es, 241.879 euros) a publicitar los festejos. Y, es que, al parecer, la crisis no es un problema cuando se trata de exaltar el nacionalismo catalán.

Gastos multimillonarios

En realidad, esta cantidad no es más que una gota en el mar de derroche que Generalidad y Ayuntamiento de Barcelona están dedicando a conmermorar el 300 aniversario de la Guerra de sucesión española. La remodelación del mercado del Borne, convirtiéndolo en el Borne Centro Cultural, que actuará como epicentro de los actos del tricentenario, le ha costado al Consistorio 74 millones de euros. El mantenimiento de lo que ya es un museo dedicado a la independencia de Cataluña supondrá otros dos millones anuales al erario público.

Hace solo cinco meses, el departamento de la Generalidad adjudicó a Magmacultura un contrato por un millón de euros para crear "una oficina técnica que realice las funciones de conceptualización, planificación, coordinación y dirección técnica sobre los actos y actividades incluidas en la Conmemoración de 1714". Casualmente, el presidente ejecutivo de Magmacultura es Artur Duart, hermano del presidente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Brauli Duart, ex dirigente de CDC y una de las personas de máxima confianza del portavoz de la Generalidad y consejero de la Presidencia, Francesc Homs.

Pero el dispendio no termina ahí. Los 80 actos que el Ayuntamiento ha programado para la ocasión tienen un presupuesto de 2,5 millones de euros. A eso hay que sumar los 74.000 euros que ha costado el mástil y la señera gigante que preside el Borne Centro Cultural (de los que casi 7.000 corresponden al estudio técnico), de 17,14 metros de altura, en honor a tan señalada fecha.

También hay otras formas de derivar dinero público hacia la causa. Por ejemplo, entre los criterios establecidos por el Ayuntamiento para otorgar los más de 11,5 millones de euros previstos en subvenciones "a las entidades o particulares que llevan a cabo actividades o proyectos en el término municipal de Barcelona" en 2013 para "actividades de interés público o social", destaca uno de ellos: aquellos proyectos relacionados con el 300 aniversario de 1714 recibirán, de entrada, cuatro de los diez puntos máximos del baremo utilizado para el reparto de las ayudas, tantos puntos como los que se otorgan a las entidades dedicadas a los discapacitados o a ayudar a las mujeres maltratadas.

Un ejercicio de adoctrinamiento sin precedentes

Si había alguna duda sobre el objetivo de la conmemoración del tricentenario de 1714, Mas la aclaró durante su presentación el pasado 27 de abril, con un discurso digno de una situación prebélica. "Dicen que la historia la escriben los vencedores, pues convirtámonos nosotros esta vez en vencedores", animó entonces el dirigente nacionalista.

Con ese preámbulo, no sorprenden casos como los informativos infantiles de TV3 explicando a los niños que en 1714 "Cataluña perdía su libertad", o la guía elaborada por el Ayuntamiento para profesores en la que se les insta a que expliquen a los escolares que la batalla de la ciudad de Barcelona durante la Guerra de Sucesión española supuso "la defensa de las libertades de un pueblo", el catalán, incluyendo un vídeo en el que Mas asegura que "en 1714 nos quitaron nuestras libertades".

Tampoco sorprende el simposio organizado por la Generalidad para medidados de diciembre titulado "España contra Cataluña". En 22 conferencias, a lo largo de tres días, un grupo de expertos, de la mano del Centro de Historia Contemporánea de Cataluña y del Instituto de Estudios Catalanes, analizarán la supuesta "represión" económica, social, institucional, política, administrativa, militar, cultural y lingüística del "Estado español" contra Cataluña.

Aunque lo parezca, no se trata de una broma de mal gusto, pese a que todo el espectáculo esté dirigido por dos conocidos humoristas: Miquel Calçada Mikimoto (máximo responsable de los actos conmemorativos organizados por la Generalidad) y Toni Soler (encargado de los actos del Ayuntamiento). Curiosamente, ambos han levantado importantes empresas mediáticas gracias a generosas subvenciones y a suculentos contratos con la Generalidad.

Comentar