Rato asegura que la venta de preferentes por las cajas tenía el visto bueno de la CNMV

El ex presidente de Bankia indica que "ninguna entidad financiera puede ofrecer a sus clientes un producto que no esté autorizado por la CNMV", por lo que "nadie obligó a nadie [a comprar preferentes]" y recuerda que "hubo gente que lo aceptó y gente que no".

3 min
Rodrigo Rato, al inicio de su comparecencia en la comisión del Parlamento autonómico
Redacción
Lunes, 11.11.2013 15:08

El presidente de Bankia entre enero de 2010 y el 7 de mayo de 2012 y ministro de Economía entre 1996 y 2004, Rodrigo Rato (PP), ha admitido este lunes ser responsable de las decisiones que Caja Madrid, primero, y Bankia, después, tomó durante el periodo que la caja de ahorros estuvo bajo su mando.

En ese periodo, según ha señalado Rato, en la Comisión de Investigación sobre las Posibles Responsabilidades Derivadas de la Actuación y la Gestión de las Entidades Financieras y la Posible Vulneración de los Derechos de los Consumidores del Parlamento autonómico de Cataluña, las participaciones preferentes no se comercializaron a minoristas, y sí su canje.

Rato ha indicado, en respuestas a los distintos grupos parlamentarios, que él "cumplía las condiciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)" y ha dicho que la cotización de Bankia hasta el 7 de mayo de 2012 "era equiparable a la del resto de entidades".

Respecto a las preferentes, ha indicado que "ninguna entidad financiaera puede ofrecer a sus clientes un producto que no esté autorizado por la CNMV", ha recordado que "nadie obligó a nadie [a comprar preferentes]" y que "hubo gente que lo aceptó y gente que no", pues "el cliente podía mantenerse en el instrumento comprado antes o elegir un instrumento más líquido [como las preferentes]".

Acompañado de Sánchez-Camacho

El ex presidente de Bankia, imputado en la causa que investiga la salida a bolsa del banco nacionalizado y las condiciones en las que se produjo la fusión de las siete cajas que dieron lugar a la entidad, ha explicado que el procedimiento abierto por la Audiencia Nacional limita sus declaraciones.

Pese a la advertencia -y solo al margen de las "valoraciones políticas"-, Rato ha respondido a los distintos portavoces de los grupos políticos del Parlamento autonómico, rodeado de una gran expectación que, incluso, ha llevado a la presidenta del PP catalán y diputada autonómica, Alicia Sánchez-Camacho, a acompañarle hasta la mesa de la comisión.

El compareciente ha señalado que ya expuso su parecer sobre muchos de los temas que le han preguntado en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, en julio de 2012, donde reivindicó que su equipo actuó "correctamente", en colaboración y sintonía y con el control de los organismos correspondientes, atendiendo de forma estricta a la ley y sin coste alguno para el contribuyente.

Rato ha informado de que por su último año al frente de Bankia cobró 600.000 euros y que el año antes esta cantidad fue de 1,4 millones de euros. Y ha añadido que, al dejar voluntariamente la entidad financiera, no cobró ninguna indemnización posterior.