Sin noticias del referéndum independentista ni de un acuerdo con el PSC sobre el tema

Rubalcaba clausura la Conferencia Política instando al PSC a unirse a "reconstruir la relación de Cataluña con el resto de España" desde "la unidad y la diversidad". Navarro se emociona al recibir una ovación de los asistentes, y asegura que comparte "totalmente" esa "pasión por España". En todo el fin de semana no se ha hablado sobre la discrepancia entre ambas formaciones acerca de la celebración de una consulta secesionista en Cataluña.

6 min
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, este domingo, durante la Conferencia Política de su partido
Alejandro Tercero
Domingo, 10.11.2013 16:58

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha querido entrar a valorar a fondo este domingo el problema del nacionalismo catalán ni la relación de su partido con el PSC durante su discurso de clausura de la Conferencia Política que el PSOE ha celebrado este fin de semana en Madrid.

En su intervención, de casi una hora de duración, se ha referido a estas cuestiones muy brevemente, y casi de pasada. "Tenemos que reconstruir nuestras relaciones territoriales, nuestra convivencia territorial. Y hacerlo sobre la base de dos palabras que han estado presentes en la historia de España: la unidad y la diversidad. Forman parte de nuestra historia. Así es como tenemos que reconstruir nuestra convivencia territorial", ha indicado.

Y ha añadido:

"Tenemos que reconstruir la relación de Cataluña con el resto de España, sobre la voluntad de seguir viviendo juntos, sobre el mutuo respeto y sobre el mutuo afecto. Y lo vamos a hacer junto al PSC, Pere [Navarro]. Con vosotros. Vamos a reconstruir este sistema de vida común para seguir juntos, trabajando juntos, progresando juntos. Los socialistas queremos a Cataluña con nosotros, y la queremos tal como es; y estamos convencidos de que la mayoría de los catalanes quieren a España y la sienten suya".

En ese momento, el primer secretario del PSC, Pere Navarro, visiblemente emocionado, se ha puesto en pie para aplaudir a Rubalcaba, y los asistentes a la conferencia le han devuelto el gesto con una clamorosa ovación.

"Somos socialistas, no nacionalistas"

Pero Rubalcaba ha continuado. "Nosotros somos socialistas, no somos nacionalistas", ha advertido. "Hay algunos nacionalistas que presumen ante nosotros de emocionarse más con los símbolos y con las banderas; no lo creo. Pero de lo que estoy plenamente seguro, en todo caso, es que no hay ningún partido en España que tenga tanta pasión por España y por su gente. Pasión por los españoles, por sus derechos, pasión por sus lenguas, por sus culturas, pasión por su igualdad. Pasión por España y los españoles. Eso es el Partido Socialista, pasión por los ciudadanos. No somos nacionalistas, somos socialistas. Pasión por la gente".

El líder del PSOE también ha reivindicado su propuesta de reforma constitucional federal:

"El Estado autonómico ha funcionado muy bien, pero estamos convencidos de que tiene que seguir transitando hacia una estructura federal. Federal, esa es la palabra. Nos ha costado 30 años pronunciarla. Es bastante contradictorio, si tenemos en cuenta que en nuestros estatutos se menciona nada menos que 204 veces".

"Federal es respetar la diversidad de todos los pueblos de España; federal es que haya una claridad en el reparto de las competencias, que haya una justicia en la distribución de los impuestos; federal es que haya coordinación y cooperación y lealtad entre CCAA y el Estado en el marco de un Senado territorial; federal es que haya igualdad de oportunidades para todos los españoles, nazcan donde nazcan. Federal es la solidaridad, eso es federal. Federal es Alemania, es Austria y es la Europa que queremos construir los socialistas. Eso es lo que queremos", ha concluido.

Navarro comparte la "pasión por España" del PSOE

Posteriormente, Navarro ha asegurado que comparte "totalmente" la "pasión por España" del PSOE que ha expuesto Rubalcaba, "que es una pasión sobre todo por los españoles, no sólo por los símbolos y las banderas". "Ahí están los derechos, la igualdad, el feminismo, el laicismo, la protección del medio ambiente; esa es la pasión, no sólo la pasión por los símbolos y las banderas", ha insistido Navarro.

El líder del PSC ha considerado que la ovación que le han dedicado los asistentes a la conferencia refleja que el proyecto de España del PSOE y el PSC está vigente. "Hoy se ha visto claramente y públicamente que esa España existe y está mas fuerte que nunca", pese a que, según ha recordado, las relaciones entre ambos partidos han pasado por meses "muy difíciles y complicados". "Si alguien tenía dudas, el aplauso al trabajo del PSC por parte de todo el PSOE ha sido emotivo y esclarecedor", ha añadido.

En ese sentido, Navarro ha abandonado la conferencia convencido de que el PSC va a "defender con fuerza" ese proyecto común, porque "otra España existe, la España representada por el PSOE", y en que "no hay que resignarse a las propuestas de recentralización del PP, ni a las políticas de recortes de los servicios públicos, ni a aquellos que quieren poner fronteras entre Catalunya y el resto de España". "Aquí hay una propuesta que está fuerte, compartida por el PSOE y por el PSC, que hoy se ha expresado con mucha fuerza y mucha contundencia", ha sentenciado.

Sin embargo, durante todo el fin de semana no ha habido ningún acercamiento en relación a la cuestión clave que separa ambas formaciones: la celebración de un referéndum independentista en Cataluña que supondría la ruptura de la soberanía nacional. Sobre esta cuestión, el silencio ha sido total tanto en el PSOE como el PSC.

Rubalcaba: "El PSOE ha vuelto"

Por otra parte, el cónclave socialista ha conseguido su propósito: insuflar moral entre los suyos para hacer más llevadera la travesía del desierto que supone estar en la oposición y con unas encuestas electorales no demasiado optimistas.

Las conclusiones de la Conferencia Política recogen, entre otros compromisos, abrir a los simpatizantes las primarias para elegir al candidato a la Presidencia del Gobierno en las próximas generales, y rebajar del 10% al 5% el número de avales exigidos a los precandidatos, aunque sin fijar todavía una fecha para el proceso; derogar la reforma laboral del PP; modificar la ley electoral; derogar el concordato con el Vaticano; ilegalizar los partidos ultra; y garantizar el Estado del bienestar (especialmente en el ámbito de la sanidad, la educación, las pensiones, la dependencia y la igualdad). Como curiosidad, destacar los abucheos que ha recibido la propuesta para exigir mayor "austeridad y transparencia" a la Monarquía; a los asistentes le ha parecido un planteamiento demasiado tímido.

Rubalcaba se ha mostrado "más orgulloso que nunca" de su partido, hasta el punto de proclamar que "el PSOE ha vuelto". Mientras que los posibles aspirantes a encabezar la lista del PSOE en las próximas generales (Carme Chacón, Patxi López, Eduardo Madina y Emiliano García-Page, entre otros) han mantenido un respetuoso segundo plano durante toda la conferencia.

Comentar