"Si el periodismo de este país estuviera más despegado de la épica del proceso, el lío organizado sobre cómo deberían contarse los votos hubiera abierto una crisis que habría dejado inservible el acuerdo sobre la pregunta al día siguiente"

Joaquim Coll, historiador, impulsor de Federalistes d'Esquerres y colaborador de CRÓNICA GLOBAL, este jueves en El Periódico:

"[...] Si el periodismo de este país estuviera más despegado de la épica del proceso, el lío organizado sobre cómo deberían contarse los votos hubiera abierto una crisis que habría dejado inservible el acuerdo sobre la pregunta al día siguiente.

Que algo tan importante como determinar la regla de la mayoría no se hubiera acordado y esté sujeto a interpretaciones diversas, es de una enorme gravedad. Que Artur Mas diga que "importa votar, no cómo contaremos", ya lo dice todo. Ante eso solo caben dos explicaciones. La tesis de la conspiración: la doble pregunta eliminatoria sería una trampa para posibilitar una victoria secesionista, aun contando globalmente con menos votos. O de la improvisación: la fórmula no es otra cosa que una chapuza con la que esos partidos han intentado salvar un acuerdo que, poco antes, parecía imposible. Quedémonos con la segunda, solo posible, claro está, porque todos saben que esa consulta no se llevará a cabo en esos términos ni en la fecha establecida. Con todo, eso no quita importancia a la falta de opiniones críticas en los medios, sobre todo cuando una voz tan autorizada como la del quebequés Stéphane Dion ha declarado que, "en Canadá, esta pregunta en dos partes sería denunciada" por manipulación. Escaso eco han tenido las palabras del padre de la ley de la claridad. Seguro que si hubiera dicho que la pregunta le parecía acertadísima, se le entrevistaría en TV3 como autoridad internacional que avala el proceso".

Comentar