Adiós, Mr. Adelson

El Gobierno rechaza la pretensión de asumir las posibles pérdidas del macrocomplejo Eurovegas, por lo que este finalmente no se construirá en España.

3 min
Las Vegas Sands
Redacción
Viernes, 13.12.2013 16:04

El Gobierno ha rechazado las condiciones que pedía Las Vegas Sands para desarrollar el macrocomplejo de ocio y juego Eurovegas en Madrid. El magnate Sheldon Adelson, propietario de Las Vegas Sands e impulsor del proyecto, pretendía que el Gobierno asumiera las perdidas del macrocasino en caso de haberlas, según fuentes de La Vanguardia. El Gobierno ha considerado que asumir las pérdidas de un proyecto privado atenta contra el derecho comunitario al privilegiar el complejo frente al resto. Una demanda sin precedentes en los anteriores complejos de Las Vegas Sand en EE.UU. o Singapur.

El Ejecutivo ha valorado esta condición como "no asumible". Una demanda a la que también hay que sumar otras, como que Las Vegas Sands quería recuperar toda la inversión realizada en caso de que cambiaran las condiciones del proyecto durante su ejecución, o una fuerte disminución a los impuestos sobre el juego, además de modificar la ley antitabaco. No obstante esto, ya desde hace meses algunas voces estaban advirtiendo que era Las Vegas Sands quien se estaba planteando renunciar a la inversión.

Las Vegas Sands ve mejores perspectivas en Japón o Corea

Adelson, mediante un comunicado, ha confirmado el cese del proyecto: "No vemos un camino que pueda conducir a obtener los criterios necesarios para sacar adelante este desarrollo de gran escala. Como resultado, ya no perseguiremos esta oportunidad". El consejero delegado de Las Vegas Sands, Michael Leven, ha agradecido el "esfuerzo" y el "tiempo y energía" dedicados por el Gobierno y la Comunidad de Madrid.

Este es el fin de un proyecto que, según los cálculos de los promotores y del Gobierno autonómico madrileño, contemplaba, en una primera fase, que debiera haber estado lista en 2017, crear 80.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. A partir de entonces, el complejo de cuatro resorts se hubiera ampliado a doce más, con unas 3.000 habitaciones cada uno y una zona de teatros y auditorios, con un coste total de unos 30.000 millones de dólares.

Asimismo, Adelson ve mejores perspectivas de negocio en Asia -en Corea y Japón, concretamente-, que en España y afirma que su "responsabilidad" es velar por el futuro de la empresa y "los intereses de los accionistas".

El polémico proyecto Eurovegas saltó a la primeras páginas de la actualidad a principios de 2012, cuando los gobiernos autonómicos catalán y madrileño empezaron a pugnar en público por atraer las inversiones prometidas por Adelson. En septiembre de 2012, Las Vegas Sands confirmó que optaba por Madrid, y en febrero de este año anunció que edificaría el macrocomplejo en Alcorcón.

No obstante esto, ya en julio de este año, el líder de la oposición en la Comunidad de Madrid, el socialista Tomás Gómez, empezó a advertir de que Adelson había decidido dar marcha atrás en el proyecto. La empresa desmintió al dirigente socialista, y a finales de julio presentó oficialmente el proyecto. Un proyecto que -como pronosticó Gómez- ahora ha caído definitivamente.