Revista de prensa

Alboroto en el PP por la ley del aborto y ciclogénesis positiva

Gallardón presume de reforma en Abc y La Razón; El País jalea a los disidentes. El Gobierno, a favor de los elementos, "sólo" sube la luz un 3%.

10 min
Pablo Planas
Viernes, 27.12.2013 09:17

La ciclogénesis explosiva ha convertido la subasta de la energía en un salón de saldos inmobiliarios. Los efectos del temporal se traducen en desgracias personales y en el abaratamiento de la luz. Los molinos, Sancho. La policía montada del Canadá está que se sube por las paredes. En la sección de Economía de El País describen las consecuencias del vendaval. Firma M. Á. Noceda una información en la que subraya que "los fuertes vientos de estos días han reducido los precios de la electricidad en la subasta diaria del 'pool', a la que ayer acudieron menos comercializadores". Y dice más: "Según la Asociación Empresarial Eólica (AEE), la energía eólica cubrió el 47,5% de la demanda de electricidad en España el martes 24 y el 53% de la demanda total del miércoles 25 de diciembre. No obstante, hubo momentos durante la madrugada que el precio fue cero (es decir, que la generación eólica era igual o superior a la demanda)". Esto es poesía. Viento y coste cero. Surf.

En la misma página, la 26 de la edición catalana del diario capitalino, el reverso en un anuncio inquietante: "El fondo de pensiones de Canadá demanda a España por las energías renovables". Es una nota de Miguel Jiménez datada en Madrid que comienza así:

"Hasta la Policía Montada de Canadá está involucrada ya en la avalancha de demandas contra España por sus reformas eléctricas. (...) Entre las últimas demandas registradas está la solicitud de un arbitraje por parte de una sociedad conjunta de Isolux y PSP Investment, el fondo de pensiones de los funcionarios, el Ejército y la Policía Montada de Canadá, que gestiona 76.000 millones de dólares canadienses (52.000 millones de euros) en activos".

Se les va a atragantar el mojito a los jubiletas canadienses que retozan al sol de Miami cuando se enteren de que el viento en España reduce sus expectativas financieras. Raro.

Los policías españoles "invertían" en preferentes y compraban pisos con hipotecas multidivisas. En El Mundo, una información sin firma explica uno de estos casos: "Hallan muerto al agente que apuñaló al director que le vendió preferentes". En cuatro líneas: Policía local en Castellón de 38 años invierte los ahorros de toda su familia en preferentes, 370.000 euros. Caja Madrid se convierte en Bankia y en paralelo, él y su familia se convierten en pobres. El policía le metió cuatro puñaladas al que le vendió las preferentes, el director de su sucursal, que sobrevive. Cárcel más depresión, suicidio en la tarde de Nochebuena.

En el invierno peninsular, el Gobierno de Mariano Rajoy se va a dar una alegría en el último consejo de ministros. La Vanguardia abre su portada con las consecuencias de los vientos en la electricidad: "El Gobierno aprueba hoy una subida de la luz inferior al 3%". Tanto que iba a llover y resulta que el presunto tiro en el pie del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, se ha convertido en un gol para el Ejecutivo, que lucha a favor de los elementos y de los molinos. En el periódico de Carol, la fotografía de la primera página también alude a los imponderables de la ciclogénesis, gran palabra para rematar el 2013. Un rayo alcanzó el santuario de Muxía, en la Costa de la Muerte, el día de Navidad, cuando murió Germán Coppini. Es la iglesia de la Virgen de la Barca. La crónica sobre el extraño suceso es de Anxo Lugilde, quien escribe que Nuñez Feijóo, el presidente de la Junta de Galicia, ha jurado restaurar el templo "cueste lo que cueste".

El contrapunto de la portada de La Vanguardia es la de El Mundo. Allá donde Carol vislumbra una luz, Pedro J. detecta una ñapa (que es una chapuza en cheli): "Soria evitará el 'tarifazo' con un parche para salir del paso". Víctor Martínez firma una crónica en la que se asegura:

"El Gobierno pondrá hoy un nuevo parche al maltrecho sistema eléctrico nacional al aprobar una subida del recibo en enero de entre el 2% y el 4%, tal y como le recomendó ayer la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). De esta forma, el Ministerio de Industria que dirige José Manuel Soria, evita trasladar a la factura el 'tarifazo' del 11% derivado de la última subasta eléctrica, pero a cambio introduce nuevos riesgos que amenazan con distorsionar el mercado o provocar nuevas subidas de la luz".

La reforma de la ley sobre el aborto compite con el recibo de la luz en las portadas. En Abc y La Razón entrevistan al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, quien defiende desde perspectivas inauditas los cambios. En Abc, por ejemplo, le entrevista Nati Villanueva, que consigue el siguiente subtítulo para la portada del diario: "Yo sí tendría un hijo con malformaciones graves". El titular principal de la entrevista es: "Mi ley es la más progresista del Gobierno". Será por esa razón que Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid, ha manifestado que ella hubiera preferido que se mantuviera el sistema de plazos en lugar del de supuestos. Es el mundo (el normal, no el periódico) al revés. Gallardón, que era lo que la izquierda decía que tenía que ser la derecha "civilizada", reforma la ley del aborto. Cifuentes, que según la izquierda es la derecha "cavernícola", refuta la propuesta.

En La Razón se muestra el ministro algo más contenido, menos íntimo y más político. Firman la entrevista el director del diario, Francisco Marhuenda, y el corresponsal judicial Francisco Velasco y titulan: "La Ley del Aborto es un compromiso del PP y no se modificará en el Congreso". Gallardón está tan orgulloso de su reforma que asegura que será pionera en Europa: "Estoy convencido de que va a abrir un debate en muchos países de la Unión Europea. Puedo decir que en el mes de febrero iré a Bruselas para reunirme con el grupo parlamentario popular europeo para darles cuenta de este proyecto y tengo la convicción de que iniciativas legislativas semejantes las veremos tramitarse en los respectivos parlamentos nacionales de muchos países miembros de la Unión".

El Periódico de Catalunya abre su portada con Siria, un agujero negro donde treinta periodistas están en paradero desconocido. "Siria, la guerra sin testigos" es el titular. Pero también se ocupan de la polémica sobre la reforma de Gallardón en un pequeño titular en la parte inferior de la primera página: "Primeros desmarques en el PP por la Ley del Aborto". Citan los casos de Cifuentes, el popular vasco Borja Semper y la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón. Además, recogen en un breve, igual que La Vanguardia, el episodio de la irrupción de unas "militantes proabortistas" en la Misa del Gallo de Sabadell. En otros diarios optan por el desnudo de una mujer de Femen en la catedral de Colonia. Llevaba escrito en el pecho "I am God". ¿Tendrán que poner seguratas en las puertas de los templos? A los pobres ya no les va a quedar ni dónde pedir. Vaya Navidad...

El mismo enfoque sobre el aborto de El Periódico es el de El País para abrir su portada. "La reforma del aborto despierta voces críticas dentro del PP". Centran la crónica, de Vera Gutiérrez Calvo y María R. Sahuquillo, en la disidencia de Cifuentes, pero añaden otros nombres: "La delegada del Gobierno en Madrid y figura emergente dentro del PP, Cristina Cifuentes, se declaró partidaria de la ley de plazos (la que está en vigor), aunque anunció que acata la voluntad de su partido. (...) El alcalde de Valladolid, el ginecólogo Francisco Javier León de la Riva, criticó la exclusión de ciertas malformaciones de los supuestos. Y el Gobierno de Castilla y León defendió que se 'matice y mejore' la reforma legal".

A estas alturas y todavía ni una línea sobre el expediente catalán. Ayer, 26, día de canelones, había prensa en Madrid. El 25, de la escudella, había prensa en Barcelona. Es el hecho diferencial de los quiosqueros. Así, el discurso del Rey y el homenaje a Macià forman parte de un triángulo de las Bermudas en papel que distorsiona los relatos del día después. Vamos, que hay que sondear en Internet para componer un guión cabal del minuto y resultado de la cuestión catalana. Al grano. Ofensiva de Mas ante los llamados del Rey a la unidad, la convivencia y la habilidad política. El presidente de la Generalidad responde que se reitera en lo de la consulta, que el alcázar soberanista no se rinde y que sin novedad en el frente separatista. Los diarios de hoy recogen dos apuntes singulares: apoteosis estelada en el concierto de San Esteban del Palau de la Música, con el president emocionado, y caída en picado de la audiencia del mensaje real, censura en Cataluña aparte.

En El Punt Avui dedican páginas y más páginas a las camisetas reivindicativas, de la Vía Catalana a los profesores baleares pasando por el verde antidesahucio y la cuatribarrada del Barça. Es la pasarela del Fossar de les Moreres, un elogio subliminal a los descamisados, un diccionario visual de la revuelta. Hay algo en Cataluña cada vez más vasco, una parte del discurso independentista (de Mas a Fernàndez) que tiende a enlazar la política con los deportes rurales y los pañuelos palestinos. Algo así como una moda borroka en la que predomina, por cierto, el amarillo.

En Ara, la Navidad es el futuro del Camp Nou. Afirman en el diario que la directiva del club estudia la viabilidad de la construcción de un nuevo estadio en la Diagonal. Albert Llimós y María Ortega firman un amplio "dossier" con variadas opiniones. El nuevo recinto costaría 1.200 millones. Más o menos por lo que podría salir derribar las dos manzanas entre la Sagrada Familia y la calle Aragón. No parece viable, pero como asunto especulativo entretiene las interrupciones entre un discurso de Mas y otro de Junqueras.

Tirar dos manzanas del Ensanche y construir un Nou Camp en la Diagonal. Magnos proyectos para una ciudad incapaz de implantar el tranvía en la dicha Diagonal. Sí, sí, dos manzanas y un estadio.

Pilar Rahola escribe de Siria; ya no habrá más Gaceta en papel y el Gobierno congelará el salario mínimo. 645 euros.